Región

Estarán atendidos por más de 17.500 docentes

Más de 194.000 escolares de Segundo Ciclo de Infantil, Primaria y Educación Especial se incorporan mañana a las aulas

El Plan para la Reducción del Abandono Escolar, el Proyecto Escuela 2.0 y la Ley de Educación son los principales retos para este nuevo curso. Además, la Consejería de Educación y Ciencia impulsará medidas para ayudar a las familias que menos recursos o que peor lo están pasando debido a la crisis económica.

La Comarca

09/09/2009

(Última actualización: 09/09/2009 14:00)

Imprimir

Más de 194.000 alumnos y alumnas de segundo ciclo de Educación Infantil, Primaria y Educación Especial de Castilla-La Mancha se incorporarán a sus aulas a partir de mañana jueves, día 10, con carácter general.

Un curso en que, a pesar de las dificultades económicas, la educación sigue siendo la gran prioridad para el Gobierno regional y el gran objetivo trabajar para el éxito escolar y personal de todo el alumnado y para un sistema educativo de mayor calidad y con más equidad.

El curso comienza mañana en estos niveles, sin bien en algunas localidades, como Albacete, su inicio se producirá el día 14 de septiembre como consecuencia de la celebración de ferias y fiestas. En estos casos los calendarios escolares han sido adaptados para que se recuperen las jornadas lectivas a lo largo del curso.

Estos alumnos y alumnas estarán atendidos por más de 17.500 maestros y maestras, en los 682 centros de Infantil y Primaria y Educación Secundaria que hay en toda la región.

Como ya avanzó el pasado día 31 de agosto la consejera de Educación y Ciencia, María Ángeles García, las novedades más relevantes del curso 2009-2010 serán el Plan para la reducción del Abandono, la extensión de la enseñanza de idiomas, el inicio del proyecto Escuela 2.0, la aprobación de la Ley de Educación, y el despliegue de las medidas educativas que contiene el Pacto por Castilla-La Mancha.

La Consejería de Educación y Ciencia ha diseñado además un conjunto de planes e iniciativas que tendrán en cuenta las necesidades de todos los ciudadanos de Castilla-La Mancha, especialmente de aquellos con más dificultades debido a la crisis económica, como la gratuidad de comedores escolares para las familias en paro o las ayudas para cursar idiomas en el extranjero, dirigidas al alumnado.