El XXIII Festival Folclórico "Campo de Calatrava" llega mañana a Argamasilla de Calatrava

La Comarca

28/08/2009

(Última actualización: 28/08/2009 14:00)

Imprimir

Organizado por la Asociación Folclórica Cultural ‘Grupo San Isidro’ de Argamasilla de Calatrava y con el patrocinio del Ayuntamiento rabanero, la vigesimotercera edición del Festival Folclórico ‘Campo de Calatrava’ llegará mañana sábado, día 29 de agosto, al Centro Cultural de la localidad a partir de las 21 horas. Un festival que según destaca la concejala de Cultura, Rosa Belén Escobar, “se ha convertido en un referente a nivel regional, nacional e, incluso, internacional, tras casi un cuarto de siglo de andadura en este municipio”; asimismo, la edil rabanera animó a vecinos y visitantes participar de este evento cultural cuya entrada tendrá un precio único de dos euros.

Así las cosas, tres serán los grupos participantes en esta vigesimotercera edición del Festival Folclórico ‘Campo de Calatrava’. En primer lugar se encuentra la Asociación Folclórica Cultural ‘Grupo San Isidro’ de Argamasilla de Calatrava, que a su vez son los organizadores del evento. El segundo grupo en cuestión procede de tierras malacitanas y es la Agrupación Folclórica de Tolox. Y, por último, desde México llega el Grupo ‘Ollin Mumpa’.

Asociación Folclórica Cultural ‘Grupo San Isidro’ de Argamasilla de Calatrava

La Asociación Folclórica y Cultural ‘Grupo San Isidro’ de Argamasilla de Calatrava se constituyó legalmente como entidad hace ya casi una veintena de años con el afán e interés de potenciar la investigación, conservación y divulgación de folklores castellano-manchego, comenzando por el rescate de todo tipo de cultura popular y tradicional de Argamasilla de Calatrava.

La asociación pertenece a la Federación Española de Agrupaciones de Folclore (FEAF) desde el año 1995, así como a la Federación Castellano-manchega de Agrupaciones de Folclore. Está formada por una escuela de música y danza integrada por noventa personas, aproximadamente, que se distribuyen en distintos grupos de cantera que aseguran la continuidad de la asociación.

El grupo de mayores, uno de los pilares de la Asociación Folclórica y Cultural ‘Grupo San Isidro’, está compuesto por ocho parejas de baile, una rondalla y un coro de jóvenes que, con su esfuerzo y dedicación, buscan consolidar un grupo estable y de calidad en la localidad rabanera.

En estos años de existencia han realizado actuaciones en semanas culturales, casas de cultura, asociaciones de vecinos, centros benéficos, etcétera, en diversas localidades entre las que se encuentran Bolaños de Calatrava, Agudo, Carrión de Calatrava, Puertollano, Granátula de Calatrava, Villamayor de Calatrava, Calzada de Calatrava, Arroba de los Montes, Aldea del Rey, Piedrabuena, Daimiel, etcétera. Asimismo, también han tomado parte en festivales de índole nacional en Cantabria, Asturias, Murcia, Valencia, Toledo, Tembleque, El Romeral, Argamasilla de Alba, Almodóvar del Campo, etcétera.

Vestuario

Durante estos años de existencia, la Asociación Folclórica y Cultural ‘Grupo San Isidro’ ha recopilado un vestuario acorde con la manera de vestir de la localidad rabanera en el pasado, compuesto por cuatro trajes reproducidos según prendas originales.

El primero de ellos es el Traje de Argamasilla o de Fiesta, el cual tiene una antigüedad aproximada de principios del siglo XIX. El de la mujer está compuesto por refajo de lana a rayas en tonos rojos, verdes, negros y blancos, corpiño negro adonado con encajes, pelerina de hilo de pelo de cabra, mandril negro con encajes de pedrerías, medias blancas de hilo caladas, enaguas y pololos blancos, y zapatos negros. También ha de llevarse moño de picaporte y lazo negro y faltriquera bordada. Y como aderezos, pendientes largos de oro con incrustaciones de piedras preciosas, camafeo y broches. Y del hombre está compuesto por pantalón negro de pana, chaleco de pana negra, camisa blanca con rayas azules, con jaretas y de hechura amplia, faja negra, sombrero de ala ancha de paño negro y botines negros.

El siguiente tipo es el Traje de Calle o Paseo, que es el que se vestía en la localidad a diario. El de la mujer cuenta con refajo de paño en colores lisos (azul, verde, rojo, etcétera) adornado con recortes negros en motivos florales y lentejuelas negras, corpiño negro con encajes, mandil negro adornado con pedrería, azabache, terciopelo y encajes, pañuelo blanco al cuello, enaguas y polos blancos, medias blancas caladas de hilo, zapatos negros, moño y lazo negro, faltriquera con adornos bordados, pendientes y camafeos. Y el del hombre consta de pantalón negro, chaleco negro y camisa blanca.

El tercer tipo es el Traje de Labranza, que era el utilizado en las labores agrícolas, tales como la vendimia, siega, aceituna, en la huerta, etcétera. Así, el de la mujer se compone de refajo recio y de colores oscuros cubierto por una sobrefalda generalmente de tonos estampados que tenía como cometido principal recoger la suciedad que pudiera manchar el refajo al realizar las tareas del campo. Esta sobrefalda se retiraba del resto del traje a la entrada del pueblo luciendo así la falda tan limpia como al comenzar la jornadas. Chambra amplia estampada. Mangas cubiertas con manguitos que servían para proteger las mangas de la suciedad, pañuelo grande a la cabeza y cuello, sombrero de paja, medias gordas y abarcas. Por su parte, el del hombre se compone de pantalón de pana gorda color negro cubierto en la cintura con una faja roja, chambra de rayas azules que podía ir suelta o anudada a la cintura, camisa blanca, pañuelo al cuello, llamado de yerbas. Se cubrían las pantorrillas con unos trozos de tela blanca llamados peales atados con unas correas de cuero, sombreo de paja y abarcas.

Por último, el Traje de Boda, que data de una antigüedad conocida del último tercio del siglo XVIII y que era utilizado en grandes celebraciones, como bodas y solemnes actos de carácter religioso. El de la mujer se compone de falda y corpiño en tela drapeada en colores sobrios y elegantes, adornado con pasamanería, el corpiño es ajustado a la cintura, luce mangas anchas en la parte superior que se ajusta al brazo a partir del codo, la falda está adornada con pequeños pliegues en la cintura; esto era asé porque con este traje no se utilizaba mandil al ser de lujo; se envolvía en un mantón de Manila negro bordado, enaguas y pololos blancos medias blancas, zapatos negros de medio tacón, moño, lazo negro, y como aderezo pendientes largos de oro y broches. Y el del hombre era un traje de paño adornado con rica botonadura de pantalón corto con polainas y chaleco de escote cuadrado, camisa blanca adornada con finas jaretas e la pechera, fajín de terciopelo negro profusamente bordado y cosido sobre cuero que hacía las veces de cinturón, sombrero de ala ancha de paño negro, capa española y zapatos negros.