El que busca, encontrará

"La Maleta" de Cuba, recogió anoche tres olas de aplausos tras una fantástica actuación en el III Festival Internacional de artes escénicas de Calzada de Calatrava.

Sasha Valdés Aragonés

20/08/2009

(Última actualización: 20/08/2009 14:00)

Imprimir

El teatro de La Maleta, de Cuba, es un proyecto independiente que se desarrolla a través de la libertad en su proceso de creación, no encuadrarse en ninguna línea o tendencia es lo que los hace libres y eso es lo que transmitieron anoche durante toda la actuación.

Trovadores, cuentistas, amigos, narradores, presentadores. Todo y nada fueron anoche estos tres juanes, dentro de ‘Los Tres Juanes’ en Jolgorio de Musicantes, la primera entrega de esta compañía que les ha servido como termómetro en su relación espectador–actor.

Enlazando música, historias y sobre todo cuentos sin acabar, o al menos no con un final cerrado que es lo que se supone debe tener cada cuento, se pasan tres antagónicos personajes una hora y cuarto. ¿Finales cerrados? Quizás a veces es lo que se necesita, pero desde luego no lo habitual. Lo normal es que a las historias siempre les quede algo por contar, algo que añadir, y como dijo uno de los tres: si quieres un final, búscalo. Porque el que busca, encontrará.

Estos cuentos, contados a través de una expresión y una puesta en escena delicada y en algunos momentos sublime, salieron del Cuentero Mayor de Cuba, Onelio Jorge Cardoso, que en su obra recogió muchos relatos con ese tipo de personajes desposeídos, humildes, que vacíos por fuera recogen y esconden una enorme humanidad.

La compañía cubana ha escogido tres de esas narraciones: Un brindis por el Zonzo, Me gusta el mar y Caballo de coral.

Esos tres cuentos, economizando recursos materiales y colocando sobre el escenario una potente fuerza actoral, las historias se van sucediendo sobre la música en vivo, sobre la vida, la muerte, el encanto o el desencanto de los tres personajes, tres que son más. O pueden ser más, todo depende: Tabaquito el loco, Sandó el jardinero o Elías el haitiano son cualquier de esos ‘posibles’. Esos posibles que existen en cualquier lugar del mundo en cualquier momento y que no debemos olvidar.

La risa está asegurada. Y el ritmo.

Para más información: www.festivaldecalzada.es