Región

A través de un programa con la Fundación Once

El gobierno regional se compromete con la integración de las personas con sordoceguera

Fomentar la comunicación de las personas que padecen esta discapacidad, aumentar su autonomía, evitar el aislamiento y mejorar su calidad de vida favoreciendo su desarrollo humano e intelectual es el objetivo de esta iniciativa que cofinancian la Consejería de Salud y Bienestar Social y la Fundación ONCE.

La Comarca

12/07/2009

(Última actualización: 15/07/2009 14:00)

Imprimir

El Gobierno de Castilla-La Mancha mantiene un compromiso de intervención en la eliminación de todo tipo de barreras que impidan la integración plena y efectiva en la sociedad de las personas con algún tipo de discapacidad y por ello colabora con la Fundación ONCE para la Atención de Personas con Sordoceguera (FOAPS) en el desarrollo de su programa de mediación socio-educativa.

El objetivo de este programa, cofinanciado por la Consejería de Salud y Bienestar Social, es fomentar la comunicación de las personas que padecen esta discapacidad, aumentar su autonomía, evitar el aislamiento y mejorar su calidad de vida favoreciendo su desarrollo humano e intelectual a través de una oferta de servicios que incluyen, entre otros, atención educativa, rehabilitación integral y apoyo al empleo, claves para la integración de las personas con esta severa discapacidad.

Las actividades que se realizan, para el cumplimiento de los objetivos, van dirigidas fundamentalmente a la formación de los profesionales de atención directa a las personas con sordoceguera, dotándoles de estrategias alternativas de comunicación, de cara a mejorar la calidad de sus intervenciones profesionales en los diferentes ámbitos de actuación educativa, laboral etc...

Para dicho programa, en el que la Consejería de Salud y Bienestar Social ha aportado una financiación de 7.120€, se cuenta con la participación de dos mediadores en sordoceguera, como personas competentes en el uso de sistemas alternativos de comunicación.

Estos profesionales se desplazarán dentro del territorio de nuestra Región a los lugares donde se encuentren las personas con sordoceguera, en un modelo de intervención de uno-a-uno, para prestarles los apoyos necesarios en su comunicación con el exterior.

Además, esta iniciativa se enmarca en una línea de colaboración más amplia del Gobierno de Castilla-La Mancha con todo el tejido asociativo de la Discapacidad con el objetivo de atender a sus demandas y necesidades, trabajar por la igualdad de condiciones y por la participación plena y la integración en la sociedad de todas aquellas personas que presenten alguna deficiencia física, mental , intelectual y sensorial, y en especial a las que presentan mayores dificultades como son los afectados por sordoceguera.

Por su parte, la ONCE y su Fundación llevan más de dos décadas dedicando una atención especial a las personas con sordoceguera, primero a través de una unidad técnica y, posteriormente, mediante la creación y consolidación de la Fundación ONCE para la Atención a Personas con Sordoceguera (FOAPS).

La colaboración entre la Consejería de Salud y Bienestar Social y la Fundación ONCE se manifiesta también en la gestión a través de su filial PERSONALIA de diferentes centros residenciales y servicios de centros de estancias diurnas para personas mayores. Unos servicios que benefician a más de 400 personas y que suponen para la administración regional un desembolso anual superior a los 7 millones de euros.