Después de un concurso dividido en tres fases

Telefónica adjudica a Interbrand-DDB y a Y&R Lambie Nairn el desarrollo de su nuevo modelo de marca en todo el mundo

El concurso se convocó para reordenar las enseñas del Grupo, con el objetivo de convertir a Telefónica en la marca corporativa e institucional y a Movistar y O2 en las marcas comerciales para todos los países

La Comarca

27/05/2009

(Última actualización: 27/05/2009 14:00)

Imprimir

Telefónica ha resuelto el concurso abierto para el desarrollo de su nuevo modelo de marca en todo el mundo y lo ha adjudicado a las compañías Interbrand-DDB y Y&R-Lambie Nairn. Se cierra así el proceso para seleccionar a las agencias que desarrollarán el proyecto de Telefónica de reordenar sus enseñas en todos los países, destinando las marcas Movistar y O2 para el catálogo comercial de todos los segmentos de clientes, en todas las regiones en las que opera, y reservando la marca Telefónica como emblema corporativo e institucional.

El concurso se dividía en tres fases. Las dos primeras, estrategia de marca, posicionamiento e identidad visual, han sido adjudicadas a Interbrand-DDB. Para la tercera, consistente en la implantación y vigilancia de la marca, se ha elegido la propuesta de Y&R-Lambie Nairn. La decisión se adoptó en el seno del Comité de Marca de Telefónica, que preside la Directora de Marketing Global, Belén Amatriain.

El objetivo de este programa, que se desarrollará en dos años, es convertir a Movistar y O2 en las dos únicas marcas comerciales del Grupo, claramente orientadas a los clientes, dentro de un modelo operativo globalizado y convergente, sin distinción por tipo de tecnología (fija, móvil o banda ancha). Mientras, la marca Telefónica se reserva el papel institucional y de comunicación con los accionistas, los inversores, los empleados y la sociedad, en todos aquellos países en los que el Grupo opera.

Telefónica quiere así desarrollar un nuevo modelo de marca que incida en su orientación al cliente y su oferta integrada de productos y servicios, en un entorno cada vez más convergente. Con la potenciación de Movistar y O2, el Grupo quiere hablar a sus clientes en todo el mundo con una sola voz, hacer más sencilla y homogénea su experiencia comercial con la Compañía, y, paralelamente, fortalecer esas marcas para conseguir una mayor eficiencia en las acciones de marketing y comunicación.

Tanto Movistar, que opera en España y Latinoamérica, como O2, la enseña del Grupo para Europa, figuran en los primeros puestos de los rankings internacionales de presencia y recuerdo de marcas. El nuevo planteamiento reforzará su posición, al tiempo que potenciará la marca institucional ampliando su presencia en todas las geografías.

La decisión de desarrollar un nuevo modelo de marca en el Grupo Telefónica fue anunciada por el presidente de la Compañía, César Alierta, en el marco de la última Convención internacional de Directivos, celebrada el pasado mes de marzo en Madrid.