Provincia

Con la presencia de Soledad Herrero, consejera de Cultura, Turismo y Artesanía

Almadén celebra el centenario de su biblioteca, la más antigua de Castilla-La Mancha

El acto se ha convertido en un homenaje a la figura de Rodrigo Prados Avilero, creador de este espacio cultural, al que donó su biblioteca particular, costeada y conformada por él mismo entre los años 1900 y 1909

La Comarca

21/05/2009

(Última actualización: 21/05/2009 12:00)

Imprimir

La consejera de Cultura, Turismo y Artesanía, Soledad Herrero, y los vecinos de Almadén, han celebrado esta tarde el centenario de la Biblioteca Pública Municipal, la más antigua de Castilla-La Mancha, en un acto en el que también ha participado el alcalde de esta localidad de Ciudad Real, Emilio García.

La Casa de Cultura de Almadén ha acogido esta celebración, en la que se ha rendido homenaje a Rodrigo Prados Avilero, impulsor hace ya un centenar de años de la creación de esta biblioteca, lo que le llevó a ser distinguido como Hijo Predilecto de la localidad.

Hacia su figura ha tenido palabras de recuerdo la consejera Soledad Herrero, que ha destacado cómo entendió que el progreso de los pueblos radica en la educación y la cultura de sus ciudadanos. Además de ser su primer bibliotecario, Prados Avilero fue quien donó el primer fondo bibliográfico, que permitió que este espacio cultural cobrase vida.

Tal y como ha señalado la titular de Cultura, Turismo y Artesanía del Gobierno regional, “la cultura nos lleva al placer, al conocimiento y al bienestar”, y en ese sentido, Castilla-La Mancha tiene mucho que decir, ya que ésta “es una región donde ya se nace con un libro bajo el brazo”.

En este sentido, Herrero ha recordado que “queremos que en 2010 la lectura llegue a todos los municipios de nuestra Comunidad Autónoma”. En esta tarea, cumplen una labor muy importante las 542 bibliotecas de nuestra región, de las que ocho son móviles, y de las que es socia el 40 por ciento de la población.

Por su parte, el alcalde de Almadén ha recordado cómo hace cien años “un ser entrañable e inolvidable para el pueblo, tuvo la feliz idea de crear la biblioteca”, gracias a “un acto de generosidad y altruismo”, ya que Prados Avilero entendía que “el desarrollo humano sólo podía venir de la cultura y los libros”.

Asimismo, Emilio García ha puesto en valor esta “magnífica biblioteca” que hoy hace que en Almadén “nos sintamos orgullosos de poder conservar este patrimonio bibliográfico”.

Como parte del acto de celebración de esta tarde, al que también han asistido el director general de Patrimonio Cultural, Luis Martínez, y la delegada de Cultura, Turismo y Artesanía en Ciudad Real, Carmen Olmedo, la consejera ha hecho entrega al Ayuntamiento de un carrito con libros, con el que prestar servicio a los vecinos, y que forma parte del programa ‘La biblioteca se sale’, puesto en marcha por la Consejería.

El acto, que contó con la presencia de familiares de su fundador, ha finalizado con el recital poético a cargo del actor y escritor, José María Arcos Funes.

La biblioteca en la actualidad

Instalada en la Casa de Cultura, la Biblioteca Pública ha conservado sus fondos originarios de forma admirable. Hasta el año 1981 estuvo situada en los bajos del Ayuntamiento, cuando se trasladó a sus actuales instalaciones, donde fue bibliotecario de la misma el actual alcalde de la localidad.

Actualmente, la biblioteca cuenta con un fondo cercano a los veinte mil volúmenes, de los que una cuarta parte pertenecen a su Fondo Antiguo, constituido fundamentalmente por el legado de Rodrigo Prados Avilero.

Con más de 440 socios, la biblioteca dispone de cinco puntos de Internet, 114 puestos de lectura, y a lo largo de 2008 recibió a más de 22.200 visitantes.

En la actualidad, aún conserva parte del original mobiliario, así como el mural sobre el que se escribió la frase que siempre ha presidido esta biblioteca, donde se recuerda que ésta es propiedad de los hijos de Almadén y a su cultura queda encomendada su fomento, conservación y custodia.

Orígenes de la Biblioteca de Almadén

Fue el 20 de mayo de 1909, cuando Rodrigo Prados Avilero donó a los vecinos de Almadén su biblioteca particular, costeada y conformada por él mismo entre los años 1900 y 1909.

Instalada en el Salón de Actos del Ayuntamiento, bajo la responsabilidad del funcionario municipal Luciano Avilero, la biblioteca pudo equiparse gracias a una colecta popular. Mientras, desde Madrid, Rodrigo Prados no dejó de enviar libros y editar allí unos magníficos catálogos que hoy se conservan entre los fondos más preciados de la biblioteca.

En sus inicios, la biblioteca contaba con 2.827 volúmenes de las más diversas materias, ejemplares de carácter científico y literario, procedentes de ediciones de los siglos XVIII y XIX en su mayoría, aunque las obras más antiguas datan de los últimos años del siglo XVII.

Tan solo cuatro años después, en 1913, la Biblioteca Pública de Almadén, bajo la tutela de la Fundación que llevó el nombre de su creador, estaba constituida por 4.200 libros.

Actualmente la Biblioteca conserva los discursos pronunciados aquel 20 de mayo de 1909, y publicados en el cuaderno editado por la Imprenta del Patronato de Huérfanos de la Administración Militar ese mismo año.