Región

El Consejo de Gobierno aprobó los planes de formación para colectivos con especiales dificultades de formación o acceso al mercado laboral

Las políticas activas de empleo del gobierno regional han beneficiado a casi 75.000 personas en lo que va de año

También se aprobó una Orden de ayudas por importe de 2,5 millones de euros para apoyar a los centros tecnológicos de la región en la promoción de la I+D en sectores tradicionales y estratégicos para la región como el textil, la madera, la construcción o el calzado.

La Comarca

13/05/2009

(Última actualización: 13/05/2009 12:00)

Imprimir

La portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Isabel Rodríguez, cifró en casi 75.000 personas el número de beneficiarios de las distintas políticas activas de empleo puestas en marcha por el Ejecutivo que preside José María Barreda en lo que va de año, un periodo en el que se han invertido en esta materia más de 117 millones de euros.

Isabel Rodríguez recordó que el empleo es la principal prioridad del Gobierno de Castilla-La Mancha, así como paliar los efectos negativos de la crisis en materia de empleo y se refirió a la aprobación ayer en el Consejo de Gobierno de una inversión de 3,7 millones de euros para la formación de trabajadores con especiales dificultades formativas o de acceso al mercado laboral, con la que el Gobierno regional quiere “incidir en la igualdad real de las personas y evitar la exclusión social por motivos laborales, ya que hay personas que llegan a quedarse al margen del mercado laboral y cada vez ven más difícil su reincorporación”.

En concreto, estas nuevas acciones formativas beneficiarán a unas 3.500 personas para las que se diseñarán itinerarios personalizados, según explicó la portavoz del Gobierno regional, quien precisó que los colectivos a quienes se dirigen son trabajadores de sectores en crisis con especial dificultad para el mantenimiento del empleo; mujeres que quieran incorporarse a sectores en los que la mujer no ha conseguido insertarse en el mercado laboral; personas con discapacidad o alguna deficiencia sensorial o minorías étnicas o culturales.

Asimismo, podrán beneficiarse de estos planes los inmigrantes o emigrantes retornados, personas de municipios menores de 5.000 habitantes en los que no exista ningún programa de formación público y para personas con especiales dificultades de integración, como drogodependientes, ex reclusos o mujeres maltratadas como objetivo prioritario.

Isabel Rodríguez también hizo balance de las políticas de empleo emprendidas por el Gobierno regional en lo que va de año y explicó que en los planes de Acción Local o Autonómica para el empleo ha habido 25.786 beneficiarios, con una inversión de 47,5 millones de euros; en los programas mixtos podrán participar 1.875 personas, con una inversión de 27 millones de euros; y en el Programa de Orientación para el Empleo y Asistencia para el Autoempleo, 18.000 beneficiarios y 4,1 millones de inversión.

En lo que se refiere a los Planes de Formación para el Empleo, en la llamada ‘modalidad 1’, dirigida a trabajadores ocupados y también desempleados, podrán participar 20.000 personas, con una inversión de 20,8 millones; en la ‘modalidad 2’, especialmente para desempleados, se podrán acoger 5.325 personas y supondrá una inversión de 14,2 millones de euros y a la ‘modalidad 3’, para colectivos con especiales dificultades, se podrán acoger 3.500 beneficiarios con una financiación de 3,7 millones de euros.

Isabel Rodríguez también se refirió a la aprobación de una Orden de ayudas por importe de 2,5 millones de euros para apoyar a los centros tecnológicos de la región en la promoción de la I+D en sectores tradicionales como el textil, la madera, la construcción o el calzado.

Así, explicó que se también se han agilizado los trámites para esas ayudas y se adelantarán 1,5 millones de euros a fin de los centros tecnológicos comiencen a trabajar en la promoción de iniciativas de I+D en las empresas, a las que ofrecerán ayuda técnica y tecnológica y orientarán para que la investigación que realicen se pueda aplicar a su actividad comercial y resulte rentable para las empresas.

La portavoz del Ejecutivo recordó que desde 1992 funcionan en Castilla-La Mancha cinco centros tecnológicos sobre calzado, madera y textil, sectores estratégicos sobre los que pivota el I+D de la región, unos sectores que siempre han estado aquí, pero que ahora los tratamos de forma diferente atendiendo a esa innovación”.