Región

Una iniciativa pionera de Caja Castilla La Mancha y la ONCE ha permitido acercar la exposición “El Greco. Toledo 1900” a las personas invidentes

El Greco: Una experiencia más allá de lo visual

La Comarca

12/05/2009

(Última actualización: 12/05/2009 12:00)

Imprimir

Caja Castilla La Mancha ha organizado, en colaboración con la ONCE, una visita guiada para invidentes a la exposición “El Greco. Toledo 1900” que se expone en el edificio de Santa Fe del Museo de Santa Cruz de Toledo. Una iniciativa pionera que ha permitido, a través de las explicaciones de la profesora y pintora Aurora Valero, transmitir las formas, la profundidad, la verticalidad y hasta los colores de los cuadros.

Los participantes en esta experiencia han podido disfrutar durante más de una hora de la exposición “El Greco. Toledo 1900” a través de diversas técnicas sensoriales. Así, han podido diferenciar el peculiar estilo pictórico del pintor cretense gracias a la descripción oral de los cuadros con metáforas que les han permitido imaginar el color, la composición o el ritmo.

Entre las obras que los visitantes han conocido de la mano de la profesora Aurora Valero están “Las lágrimas de San Pedro” o “La Inmaculada Oballe”, cuadros que han despertado su interés por el dinamismo de sus formas y su gran fuerza expresiva.

A través del sentido del tacto, mediante el uso de maniquíes ataviados con capas y túnicas, han percibido las formas de los pliegues de las vestimentas de las figuras religiosas representadas en las obras. Y gracias a los movimientos de su propio cuerpo han captado las formas alargadas y sinuosas de las figuras humanas representadas por El Greco.

Además, escuchando dos poesías totalmente opuestas en ritmo y composición han comprendido conceptos contrarios como apolíneo y dionisiaco o la contraposición entre estilos Barroco y Neoclásico.

La mayor complicación estaba en la captación de los colores, para ello se ha trabajado a partir de los conceptos de luz fría y luz cálida para, a partir de ahí, transmitir el contraste de luz sombra y claroscuro, tan típico del Barroco.

Los participantes en esta experiencia, que ya se realizó con notable éxito en el Museo de Bellas Artes San Pío V de Valencia, se han mostrado muy receptivos a las explicaciones de la guía sensorial, participando y haciendo preguntas en todo momento. El objetivo, según la profesora Aurora Valero, es que sientan la fuerza, la pasión y la espiritualidad que El Greco quería expresar en sus obras.

La exposición “El Greco. Toledo 1900” está organizada por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, a través de la Sociedad Don Quijote de Conmemoraciones Culturales y de la Fundación Cultura y Deporte, y el Ministerio de Cultura, con la colaboración de Caja Castilla La Mancha y el Arzobispado de Toledo. Permanecerá en el Edificio de Santa Fe del Museo de Santa Cruz de Toledo, hasta el próximo 12 de julio.