ASGECO Confederación, advierte de la crisis social que supone el disparo del número de embargos de viviendas

La Asociación General de Consumidores, ASGECO Confederación, denuncia el aumento medio del 126% del número de embargos de viviendas en 2008.

La Comarca

14/04/2009

(Última actualización: 14/04/2009 14:00)

Imprimir

El Consejo de Consumidores y Usuarios (CCU), al cual pertenece ASGECO Confederación, propuso ya a principios de año una serie de medidas contra la crisis entre las que figuraba la imposición a las entidades financieras perceptoras de ayudas estatales de un plazo de negociación con carácter previo al inicio de procedimientos judiciales de reclamación del crédito.

La Asociación General de Consumidores, ASGECO CONFEDERACIÓN, viene exigiendo desde hace años a las autoridades competentes adoptar las medidas necesarias para rebajar el peso del endeudamiento hipotecario en las economías familiares, y solventar las situaciones ya existentes de sobreendeudamiento a tenor de una ley de “quiebra familiar”.

La Asociación General de Consumidores, ASGECO Confederación, denuncia el aumento medio del 126% del número de embargos de viviendas en 2008 con lo referido a 2007. Según los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el número de ejecuciones hipotecarias, que llegó a las 58.686, conoció además una aceleración en el último semestre.

Este incremento, que va del 38% en Asturias al 168% en Murcia, significa que en 2008 se abrieron más ejecuciones hipotecarias que en el conjunto de los tres años anteriores, un escenario catastrófico para muchas familias que ASGECO Confederación venía advirtiendo desde hace ya varios años, sabiendo además que el CGPJ prevé para 2009 un crecimiento del 43,5%, lo que representaría unos 84.214 embargos.

La Asociación General de Consumidores, ASGECO Confederación, quiere recordar que el Consejo de Consumidores y Usuarios (CCU), máximo órgano de representación de los consumidores en España, al cual pertenece ASGECO Confederación desde sus inicios, propuso a principios de año una serie de medidas contra la crisis consensuadas entre todas las asociaciones de consumidores miembros.

Una de estas medidas supone el control y supervisión con carácter previo a la iniciación de los procedimientos de embargo judicial sobre créditos a los consumidores, particularmente cuando se trate de la vivienda habitual o de la nómina. Se pretende la imposición a las entidades financieras perceptoras de ayudas estatales de un plazo de negociación para que con carácter previo al inicio de procedimientos judiciales de reclamación del crédito se proceda a la determinación de planes de rehabilitación y reestructuración de las deudas razonables (como por ejemplo el establecimiento de un período de carencia de hasta dos años, con un interés de demora tasado y no superior al tipo del Banco Central Europeo) bajo la supervisión de las Instituciones de Consumo, Asociaciones de Consumidores y otras instituciones sociales, que designe el consumidor.

El CCU propone igualmente, de cara a un mayor desarrollo y profundidad de esta medida, que deben abordarse las reformas necesarias para que ante el inicio de procedimientos judiciales ejecutivos el consumidor dispusiese de un plazo de tiempo para abordar una negociación con la entidad según lo anteriormente expuesto que paralizase el procedimiento, así como que en este tipo de procedimientos el consumidor pueda pedir, discutir y alegar la existencia de cláusulas abusivas que pudieran haber llevado a la situación de sobreendeudamiento.

Desde ya hace años, la Asociación General de Consumidores, ASGECO CONFEDERACIÓN, viene exigiendo en este sentido a las autoridades competentes adoptar las medidas necesarias para rebajar el peso del endeudamiento hipotecario en las economías familiares. Estas medidas (en el mercado inmobiliario y crediticio) tendrían lugar en el marco de una política necesariamente transversal y activa para disminuir el peligroso nivel de endeudamiento de los hogares españoles y solventar las situaciones ya existentes de sobreendeudamiento, a tenor de una ley de “quiebra familiar” que ASGECO CONFEDERACIÓN pide desde hace años.