Los Cuarenta Latidos de Manuel Juliá

Cuarenta latidos

Manuel Juliá

Almud. Biblioteca Añil Literaria

Chema T. Fabero

22/03/2009

(Última actualización: 23/03/2009 13:00)

Imprimir

Antes nítido que limpio, he aquí un libro que sin olvidar los extremos abstractos de la literatura, se refunde a cada página en una belleza concreta y casi física: “Cuarenta latidos”. Manuel Juliá recurre a la sinceridad que se exige como imprescindible al discurso poético para mostrarnos un mosaico de paisajes singulares, ya interiores, pero revertidos hacia fuera; ya exteriores, aunque cernidos en ese caso en el tamiz de la intimidad. Y sorprende. Sorprende, entre otras cosas, porque se daba uno por avisado y acaso esperaba que retomando el modelo de “Intemporal” (Ediciones Soubriet, 2003), el libro sería un compendio de los artículos que el autor ha venido publicando en La Tribuna domingo tras domingo. Pero no, porque es bastante más. Y sí, porque también. Esto es: si bien el volumen editado por Almud recoge algunos de los mencionados artículos, al fin la selección llevada a cabo se cuida muy mucho de componer lo que pudiera haber sido una mera recopilación de escritos. Antes al contrario, embebecidas lectura y escritura en ese ponderado lirismo tan propio del autor, los artículos son distinguidos entre sí, reescritos algunos, separados con pinzas otros, casi destilados en aras de una afinidad última que termina por dotar al libro con una coherencia global definitoria, capaz de merecer el redondeo de la obra. Y, claro, la sorpresa es más que agradable. Quienes solemos acompañar el primer café dominical –o la primera caña de cerveza- con la columna de Manuel Juliá, acostumbrados por tanto a la lógica variedad y a una lectura fiada de un domingo a otro domingo, difícilmente podíamos adivinar que de entre esa innumerable cantidad de opiniones, asuntos y razones pudiera extraerse un libro como este. No en vano, de los innumerables títulos periodísticos con los que Juliá ha ido denominando a su artículos se escogen casi cuarenta (algunos de los textos aquí incluidos se han escrito especialmente para la ocasión) hasta finalmente conformar, entre contracciones y dilataciones, entre sístoles y diástoles, una obra propicia como pocas a la intimidad compartida, al cabo tan exclusiva del autor como de cada uno de sus lectores.