Región

La región por encima de media nacional en la aplicación de la Ley

El 86% de las solicitudes de dependencia en Castilla-La Mancha han sido valoradas

El director general de Atención a Personas Mayores, Personas con Discapacidad y Personas en Situación de Dependencia, Javier Pérez, inauguró una jornada regional dirigida a los equipos técnicos que bareman este nuevo derecho social en la región.

La Comarca

13/03/2009

(Última actualización: 13/03/2009 13:00)

Imprimir

Los equipos técnicos de la Consejería de Salud y Bienestar Social han valorado 46.126 de las 53.634 solicitudes de grado y nivel de dependencia que se han presentado en la región desde la entrada en vigor el 1 de enero de 2007 de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de la Dependencia. Eso supone el 86% del total de peticiones presentadas.

Este fue uno de los datos aportados hoy por el director general de Atención a Personas Mayores, Personas con Discapacidad y Personas en Situación de Dependencia, Javier Pérez, durante la inauguración en Talavera de la Reina (Toledo) de unas jornadas regionales sobre valoración de personas en situación de dependencia dirigido a los técnicos de la Consejería de Salud y Bienestar Social encargados de este cometido. En total, son 250 profesionales que se dedican de forma específica a la implantación de la ley en la región.

El director general se mostró durante su intervención moderadamente satisfecho de la consolidación progresiva de este nuevo derecho social en Castilla-La Mancha, que no estará plenamente desarrollado e implantado en España hasta 2015. En el acto ha estado acompañado por el delegado de la Junta en Talavera de la Reina, José Luis González; el director del Instituto de Ciencias de la Salud, Juan Atenza, la concejala de Bienestar Social, Carolina Cuesta, y la coordinadora de las jornadas, Aurora Sánchez.

Según la ley que regula este derecho, a fecha de hoy son beneficiarios aquellas personas que se les reconozca un grado II (dependencia severa) o grado III (gran dependencia), es decir, que necesitan ayuda para realizar varias actividades de la vida diaria dos o tres veces al día, o incluso contar con el apoyo permanente de un cuidador. Para los dictaminados como grado I (dependencia moderada) no será hasta 2015 cuando quede completamente efectivo su derecho a una prestación o servicio.

Pérez agradeció la labor que desarrollan cada día los 250 profesionales encargados de desarrollar e implantar el Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia en Castilla-La Mancha, entre personal administrativo, técnico y valoradores a domicilio.

La dependencia supone, según este responsable regional, la apuesta en lo social más relevante del presente y del futuro próximo en España, ya que avanza en la consolidación del cuarto pilar del Estado del Bienestar, tras la universalización de la educación y la sanidad y el establecimiento de un sistema público de pensiones.

Para alcanzar ese objetivo, se pretende triplicar el gasto social en Dependencia en apenas 8 años, pasando del 0,3% del Producto Interior Bruto nacional a superar el 1% en el horizonte del año 2015.

En ese sentido, recordó el compromiso del presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, de garantizar la calidad de las prestaciones sociales en esta época de crisis económica y financiera. Un compromiso que se refleja en que este año el Gobierno regional destina cada día 10 millones de euros a la atención sociosanitaria.