Provincia

La crisis multiplica las consultas sobre diversos productos financieros

FUCI alerta de la contratación de créditos rápidos

La Comarca

03/02/2009

(Última actualización: 04/02/2009 12:00)

Imprimir

La Federación de Usuarios-Consumidores Independientes, FUCI, ha recibido durante el pasado mes de enero 18 consultas diarias relacionadas con la contratación de créditos rápidos.

De los cerca de cuatrocientos consumidores que se han acercado a nuestras asociaciones federadas se pueden observar dos tipos de perfiles. Por un lado, el de personas de nivel adquisitivo medio que necesitan una cantidad determinada para afrontar un pago puntual bien sea imprevisto o un capricho. Por otro, personas de economía más débil, especialmente inmigrantes, tan endeudados que no consiguen crédito en su banco o caja de ahorros o, incluso, que necesitan refinanciar una deuda.

Debido a la ausencia de una regulación adecuada de este sector, que se nutre de los problemas económicos de muchas familias, la FUCI ha elaborado una práctica guía titulada “Productos financieros: consumidor, no endeudes tus derechos” en la que se explica, entre otros aspectos, a los usuarios que tipo de precauciones deben tener antes de contratar un crédito.

A tal efecto, la FUCI ha analizado la publicidad de media docena de empresas que conceden créditos rápidos para explicar de manera clara y sencilla al consumidor en qué debe fijarse antes de contratarlo. Si bien desde FUCI recomendamos antes de contratar créditos rápidos barajar otras posibilidades, en el caso de que un consumidor quiera contratarlo debe tener en cuenta las siguientes precauciones:

- Es fundamental conocer cual es el coste real de cualquier tipo de crédito a través de la TAE (Tasa Anual Equivalente). Si bien en los créditos personales dados por bancos y cajas se sitúa en un 10% anual, en el caso de los créditos rápidos se sitúan e incluso superan el 20% anual, aunque muchas veces enmascaran el dato en la publicidad hablando de TAE mensual, que lógicamente habrá que multiplicar por doce para conocer su valor real.

- Hay que tener en cuenta los plazos de devolución. Aunque la publicidad se refiere a ellos con adjetivos como “cómodos” o “ventajosos”, la realidad nos hace ver que a medida que se dilata el plazo de devolución aumentan los intereses y por tanto el coste de devolución del crédito, con lo que es recomendable elegir los plazos más cortos que la capacidad económica de cada persona le permita.

- Debe saber que el fin de los anuncios de este tipo de productos es el de estimular su contratación con frases como “facilidad de concesión”, “crédito a su medida” o “rapidez” … Desde FUCI recomendamos, sin embargo, centrar nuestra atención en conceptos como “comisiones”, “tipo de interés”, “seguro de amortización”,etc.

- En ocasiones, es habitual que la concesión del crédito lleve aparejado la contratación obligatoria de seguros o de una tarjeta sin haber sido solicitada por el consumidor. Es muy recomendable obtener información sobre sus condiciones que, a veces, pueden ser abusivas al cobrarnos comisiones de emisión, mantenimiento, renovación, disposición en cajeros o impagos.

- Debe conocer si el crédito lleva vinculado otro tipo de producto como es el caso de un seguro de vida, amortización. En caso de que así sea debe informarse de la póliza del seguro, su coste y sus condiciones.

- Respecto a la comercialización de los créditos a distancia mediante Internet, el teléfono o el correo, el consumidor debe disponer de la información contractual en formato papel con una antelación suficiente antes de formalizar la operación. Es fundamental saber que existe un plazo de desistimiento de 14 días, durante los cuales, el consumidor puede rescindir el contrato ninguna penalización.

- Las empresas que se anuncian en medios audiovisuales y escritos intentan hacer creer al interesado que tendrá el dinero que necesita en un plazo de 24 o 48 horas a partir de la llamada en que se solicita. La realidad es que el crédito se entrega dos días después de que el cliente haya firmado el contrato, con lo que el plazo es superior al anunciado.

- Pregunte si la empresa cuenta con una sede física disponible al público a la que poder acudir en caso de querer reclamar. La mayoría funcionan a través de un número de teléfono de tarificación adicional y otras mediante carta o e-mail al que no están obligados a contestar antes de dos meses lo que supone un grave perjuicio para el usuario.

- Es importante saber si estas empresas tienen suscrito un seguro o garantía financiera que cubra las responsabilidades a las que pueda incurrir la empresa.

Desde FUCI se recomienda evitar el endeudamiento de modo irresponsable mediante la valoración objetiva del presupuesto familiar mensual, sabiendo cuanto dinero necesitamos para cubrir los gastos básicos, como manera de conocer el límite de endeudamiento.

Asimismo, se aconseja que antes de contratar un préstamo conozca al detalle las condiciones del mismo y lea con detenimiento la letra pequeña antes de firmar. Debe evaluar también si está seguro de poder satisfacer las cuotas mensuales con sus ingresos.

Por otro lado, desde FUCI instamos a la administración central a crear un Registro Público Estatal que agrupe a las empresas dedicadas a estas actividades. Este hecho facilita la existencia de entidades que venden productos financieros con una comisión muy alta y una transparencia baja, aprovechando que no están supervisadas por el Banco de España.

Asimismo, desde la perspectiva de la Federación de Usuarios-Consumidores Independientes (FUCI) señalamos, como posible solución a la conflictividad derivada de las operaciones de financiación y prevenir las situaciones de sobreendeudamiento las siguientes medidas:

-Extensión y potenciación del Sistema Arbitral u otro medio extrajudicial conveniado ad hoc como medio para la resolución de conflictos, delimitando la posibilidad de extensión del conflicto a contratos dependientes pero no vinculados de la operación principal.

-Sumisión de todas las operaciones de financiación a la disciplina del Banco de España, independientemente de la personalidad jurídica del financiador.

-Promulgación de una normativa protectora para las situaciones de sobreendeudamiento.