Así lo indicó el presidente Barreda en el Congreso de los Diputados en la toma en consideración de la reforma del Estatuto de Autonomía

“HOY SE ABRE UNA GRAN ESPERANZA, UN PROCESO QUE DEBE CONCLUIR CON UN BUEN ACUERDO”

José María Barreda, que espera de la Cámara Baja rigor y respeto, aseguró que si el texto fuera modificado sustancialmente sin que los intereses de Castilla-La Mancha se vean reconocidos, antes de permitir que se apruebe un estatuto devaluado, pedirá a las Cortes de Castilla-La Mancha que lo retiren. Del mismo modo subrayó que “los castellano-manchegos no somos insolidarios. Desde que funciona el acueducto, se han trasvasado casi 10.000 Hm3, un Hm3 equivale al agua que llenaría el Estadio Santiago Bernabéu.

La Comarca

14/10/2008

(Última actualización: 14/10/2008 12:00)

Imprimir

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, aseguró hoy en el marco de la defensa del texto del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha en el Congreso de los Diputados, que “hoy se abre una gran esperanza, un proceso que debe concluir con un buen acuerdo para todos y desde luego para Castilla-La Mancha”.

El jefe del Ejecutivo autonómico que espera de la Cámara Baja rigor y respeto garantizó que si el texto fuera modificado sustancialmente sin que los intereses de Castilla-La Mancha se vean reconocidos, antes de permitir que se apruebe un estatuto devaluado, pedirá a las Cortes de Castilla-La Mancha que lo retiren.

El presidente castellano-manchego explicó que en la elaboración de este texto que hoy se somete a la consideración de la Cámara se valoró la unanimidad como condición necesaria y fruto de la misma resultó un documento consensuado para lograr, siempre dentro de la Constitución, los máximos niveles competenciales y de autogobierno.

“Quiero agradecer al Partido Popular y al Partido Socialista de Castilla-La Mancha, su esfuerzo para el entendimiento, su apoyo y su compromiso”, apuntó.

Las reivindicaciones hídricas ocuparon gran parte del discurso del presidente Barreda en su defensa del Estatuto en el Congreso. Así recordó que el Tajo desemboca en el Atlántico, no en el Mediterráneo, pero la mayoría de los días, el canal artificial que deriva el agua hacia el Segura lleva 20 m3 por segundo, mientras que el cauce natural del río, a su paso por Aranjuez, ni siquiera lleva los 6 m3 de caudal mínimo que establece la Ley del Trasvase.

“Yo no descalifico el trasvase por franquista, descalifico el trasvase por ineficaz e inservible a medio y largo plazo”, dijo Barreda que explicó que este proyecto estaba calculado para trasvasar 1.000 Hm3, cuando jamás en los pantanos ha existido esa disponibilidad. Después la previsión se rebajó a 600 y la mayoría de los años no se han podido trasvasar más de 400, por la sencilla razón de que no hay agua suficiente.

El agua es un problema estructural

El presidente de Castilla-La Mancha explicó que según datos del Ministerio, el agua trasvasada supone el 60 % de las aportaciones naturales de la cabecera del río.” No hay agua bastante. Y habrá menos en el futuro”, añadió a la vez que recordó que en Castilla-La Mancha “no nos sobra el agua, la escasez no es un problema coyuntural, sino estructural”.

En este punto, reiteró que el trasvase se concibió para sacar el agua de Entrepeñas y Buendía y llevarla hasta el Segura, sin dejar una gota de agua en el camino y se preguntó qué otra Comunidad Autónoma, qué Región o qué nacionalidad soportaría en silencio esa situación.

“Señorías, Castilla-La Mancha no tiene salida al mar. No tiene mar que desalar. Carecemos de alternativas. Necesitamos las aguas superficiales”, dijo el presidente Barreda a la vez que abogó por practicar en toda España otra cultura del agua que permita un desarrollo que sea sostenible contando sólo en nuestros planes con el agua verdaderamente disponible.

Según indicó, en esta propuesta de reforma se contempla que el volumen de agua trasvasable se reduzca progresivamente, hasta su definitiva extinción en 2015, coincidiendo con el plazo para el cumplimiento de los objetivos medioambientales y los referidos al buen estado ecológico de las aguas establecidos por la Directiva Marco.

En este marco indicó que el Gobierno autonómico apuesta por un Pacto de Estado que, dejando atrás polémicas sobre los planes anteriores sea capaz de abordar el problema con vocación de encontrar soluciones globales desde las posibilidades que ofrecen el presente y el futuro.

10.000 hm3 de solidaridad

Del mismo modo apuntó que “los castellano-manchegos no somos insolidarios. Desde que funciona, se han trasvasado casi 10.000 Hm3 (para que sus señorías tengan una referencia, les diré que 1 Hm3 equivale al agua que llenaría el Estadio Santiago Bernabeu)”, explicó.

Por todo ello argumentó que el agua de los ríos de España es de todos los españoles. También de los castellano-manchegos. “Estoy de acuerdo en que no se pueden blindar los ríos y, por eso, no quiero el blindaje, la hipoteca, que ahora pesa sobre el Tajo desde el Segura”.

Aseguró estar de acuerdo con que debe haber agua para todos pero para todo no. “La cuestión no son unos cuantos hectómetros cúbicos de más o de menos”, dijo Barreda que aseveró se trata “del derecho al acceso al agua de todos los españoles y la necesidad de hacer un uso responsable de un bien cada vez más escaso”.

“Señorías, les pido que tomen en consideración la unanimidad surgida de las Cortes y de la sociedad de Castilla-La Mancha. Les pido que tengan en consideración los antecedentes con los Estatutos ya aprobados, y les pido el voto a favor para que pueda seguir su trámite”, concluyó el presidente de Castilla-La Mancha.

Por parte del Gobierno de España tomó la palabra la vicepresidenta Primera del Gobierno, Mª Teresa Fernández de la Vega, que manifestó que el primer paso es votar a favor en este trámite de toma en consideración.