RODRÍGUEZ Y MOREIRA RECOGIERON SUS TROFEOS DE LA FERIA DE SEPTIEMBRE DURANTE EL ACTO SOBRE JOSÉ TOMAS DE LA PEÑA TAURINA "LA AFICIÓN"

La Comarca

14/10/2008

(Última actualización: 14/10/2008 12:00)

Imprimir

Con una destacada presencia de aficionados, el Ayuntamiento de Argamasilla de Calatrava acogió la charla-coloquio que, organizada también por la Peña Taurina "La Afición", giró en torno a "El toreo de José Tomás" y que desarrolló muy exhaustivamente Vicente de Gregorio García, fundador del Club Taurino de la vecina localidad de Almodóvar del Campo.

En el transcurso del acto, que contó también con la presencia del presidente de "La Afición", Florencio Peña, del promotor taurino Antonio Alegre, del crítico Enrique Moya, y de los concejales anfitriones de Festejos y Cultura, Ventura Huertas y Rosa Belén Escobar respectivamente, fueron entregados los premios taurinos de las Fiestas patronales rabaneras correspondientes a este año.

En este sentido, cabe destacar que Manuel Rodríguez fue agraciado por dos veces, recogiendo los trofeos a la "Mejor fanea de a pie" y a la "Mejor estocada". También fue galardonado Nivaldo Moreira, como merecedor del trofeo a la "Mejor faena de rejones". Este año se declararon desiertos, en cambio, las categorías de "Triunfador de la Feria" y "Mejor peón de brega".

En lo que respecta a la magistral lección que sobre el maestro galapagueño y sobre la cultura taurómaca en general impartió De Gregorio, para quien José Tomás Román Martín es actualmente, sin duda, “el rey indiscutible de la torería”, tras una trayectoria en la que, añadió, “ha sido un personaje molesto hasta que ha logrado imponer su criterio para convertirse en un mito en la vida de la España del siglo XXI”.

De esta manera, esbozó una historia “plagada de triunfos memorables y de cornadas, de valor, de arte y de hondura”, una vez que el madrileño nacido el 20 de julio de 1975 cambió sus tempranas preferencias por el fútbol cuando su abuelo le pinchó su balón preferido. Así, el ponente ofreció datos y fechas destacadas, como su debú con público el 25 de julio de 1989 o la toma de alternativa el 10 de diciembre de 1995 en Méjico, en el "Embutado de Insurgentes", “el coso más grande del mundo”.

Tras la introducción, el también alcalde de Almodóvar del Campo, glosó la figura de José Tomás y su tiempo, repasando qué otros toreros le acompañaron en las postrimerías del pasado siglo cuando llegó al escalafón superior, siendo "Morante de la Puebla" y "El Jul" “sus competidores más directos”.

Y en la “época más ‘derechista’ del toreo, sin que estemos hablando claro está de tendencias ideológicas”, José Tomás “con su valor estoico, la sobriedad de su arte, una personalidad única y una vergüenza torera muy en la línea manoletista, hace ver a los públicos que lo siguen con fervor qué es el oro y qué el oropel del toreo”.

De esta manera, significó Vicente de Gregorio cómo el sujeto de su intervención “recuerda y se fija en toreros antiguos, de entre los que destacan el empaque, el clasismo y la soberbia torera de Antonio Ordóñez; la sabiduría e inteligencia de Paco Camino; la técnica y la sobriedad castellana de Santiago Martín "El Viti" y, sobre todos, aquel que se erigiera en el califa más grande del toreo, Manuel Rodríguez "Manolete”.

También habló de su periodo de hartazgo y de su reaparición en 2007, volviendo “ante el estupor de muchos, añadiendo mayores exigencias y compromisos al concepto torero de su creación. Ha dado una vuelta de tuerca más y ha situado a muchos de los de arriba del escalafón en el lugar que les corresponde”.

Y recordó también el ponente que “este irrepetible torero quiere que el espectador lo acompañe en su ceremonia, en su rito, en su suerte, en su cogida y hasta en su posible muerte. Siempre sale a vencer o a morir”.