EL PP DE ARGAMASILLA CRITICA LA ACTITUD DEL ALCALDE DURANTE EL ÚLTIMO PLENO MUNICIPAL

El Grupo Popular de Argamasilla de Calatrava ha remitido a nuestra redacción una nota de prensa en la que expone su malestar ante lo que considera una actitud autoritaria del alcalde durante el último pleno municipal del 17 de septiembre.

Manuel Tabas (PP Argamasilla de Calatrava)

23/09/2008

(Última actualización: 24/09/2008 14:00)

Imprimir

El Pleno Ordinario celebrado en el salón de plenos del Ayuntamiento de Argamasilla de Calatrava, el pasado 17 de Septiembre, del año en curso, nos trajo nuevamente ese regusto amargo a un pasado ya lejano en donde imperaban los modos y las maneras del ordeno y mando y ¡mira por donde! por ironía de la política local se reproducen en nuestro Ayuntamiento, pleno tras pleno, cuando aparecen actitudes que ya creíamos superadas y que, por desgracia, nos devuelven a la memoria una ristra de aptitudes con un sabor añejo a otro tiempo.

Ya se barruntaba algo acerca de un carácter prepotente y autoritario en la forma de gobernar, no en vano ésta es la tercera legislatura con mayoría absoluta que soportamos estoicamente, pero lo que está aconteciendo en la presente legislatura nos deja atónitos y sin palabras, lo mismo que se nos quedó el monumento al “Hortelano” después de la última remodelación que sufrió en sus carnes y en su estructura sin contar con su autor y por dos millones y medio de las antiguas pesetas, cuando se despliega un amplio abanico de intolerancia y comportamiento antidemocrático con nuestro grupo y contra nuestro partido.

En otra legislatura cuando un concejal solicitaba intervenir en el Pleno le espetaba un simple “no procede”. En esta legislatura cuando el portavoz del grupo municipal popular pide su intervención durante una sesión plenaria por corresponderle como grupo político o, simplemente, por alusiones a su persona le espeta un simple “no quiero”. Pero, lo más curioso, es que a los demás sí que les permite que contesten por alusiones o intervengan cuantas veces sea preciso sin cortarlos con la palabra ni apabullarlos con las formas y cuando se le recrimina cierto trato de favoritismo, solamente contesta “usted siempre está pidiendo turno por alusiones”.

Primero, eso no es cierto. Si no lo aluden a uno pues no lo pide y si lo aluden a uno tiene que pedirlo y hay que dárselo, sólo que esto último se le olvida de tanto en cuanto ¿o no? Pues no, no es cuestión de olvidos ni de la floja memoria, no lo da porque no le da la gana y punto… ¿en esto consiste la democracia para el alcalde de Argamasilla de Calatrava?

Segundo, uno se pregunta inocentemente ¿a qué tiene miedo el alcalde? y, lo que no es menos importante, uno pregunta sin malicia alguna ¿por qué utiliza distintas varas de medir, según la propia conveniencia, con un grupo político u otro? Un silencio sepulcral flota en el ambiente pero se aguarda una respuesta coherente que satisfaga a nuestro grupo municipal.

El PP está totalmente en contra que un alcalde, que debe ser alcalde de todos, y un presidente de pleno, que debe ser presidente plenario para todos, use y abuse de tal sistema de actuación que rompe con total impunidad el libre juego democrático entre partidos anulando cualquier posibilidad de debate, replica o alusión en el seno de los órganos municipales establecidos al efecto y, solamente, para el PP o que, en otro momento y con una actitud de perdonavidas que no alcanzamos a discernir ni a comprender, sí permita que se intervenga por alusión o sin ella porque ahora “sí lo quiero”… ¿así entiende la democracia el alcalde de Argamasilla de Calatrava?

También está y lo sufrimos un doble rasero en la utilización torticera de los resortes de un pleno, siempre a favor de viento, así como un maquillaje del lenguaje entre ingenuo y partidista, siempre a favor de obra, escuchando lo que uno no dice para que conste y diciendo lo que uno no escucha para su constancia, o sea liando la madeja para que nadie se entere de que va la cosa y si, de paso, se deja al PP en entredicho pues miel sobre hojuelas.

Menos mal que ya lo vamos conociendo y lo tenemos calado y no entramos al trapo ni de la crítica ni del halago, eso lo dejamos para otros. El PP se centra en lo que verdaderamente importa, un trabajo día a día para nuestro pueblo y una atención preferente para con los ciudadanos, en la medida de lo posible y acorde con las posibilidades pero nunca, repito, nunca cerramos la puerta a nadie, a pesar de que pretenda desde la fuerte mayoría absoluta que detenta descentrarnos como grupo político y ridiculizarnos como partido político.

El alcalde no informa a la oposición de nada, al menos al PP, y hay que ingeniársela para enterarnos de las cosas que pasan en nuestro pueblo buceando en la prensa o indagando entre confidencia y denuncia. En lo que va de legislatura solamente se nos ha convocado para dos Juntas de Portavoces y la última tiene fecha de agosto del 2007, en la que se trataron unas mociones y propuestas del PP que no fueron al Pleno, se quedaron en el limbo y ¡va que chuta!

La desinformación, la tergiversación, la prepotencia, el autoritarismo, la falsedad, la arrogancia y los malos modos para con el principal partido de la oposición se han instalado, por obra y ¡gracias! a un alcalde que ha perdido el norte político, en el Ayuntamiento de Argamasilla de Calatrava y tienen su preferente expresión caciquil durante las sesiones plenarias donde actúa con el ordeno y mando cuando no deja que intervengan democráticamente los concejales del PP ni permite que pregunten libremente los ciudadanos cuando el tema incomoda o el asunto no interesa por lo que sea… pero ¿hasta cuando?