Perú, Burkina Faso o Senegal han recibido importantes ayudas

CCM DESTINA 450.000 EUROS A PROYECTOS DE COOPERACIÓN INTERNACIONAL

La Comarca

09/07/2008

(Última actualización: 25/08/2008 12:00)

Imprimir

Caja Castilla-La Mancha, a través de su Obra Social, colabora, junto a la Fundación Castellano-Manchega de Cooperación, en diversos proyectos de cooperación internacional. Una ayuda que entre 2006 y 2008 se ha materializado en un total de 450.000 euros, haciendo posible diversas actuaciones en zonas tan desfavorecidas del planeta como Perú, Burkina Faso o Senegal.

Se trata de iniciativas que organizaciones con sede en Castilla-La Mancha, como Medicus Mundi, Asamblea de Cooperación por la Paz o Manos Unidas, promueven en diferentes territorios para ofrecer a las comunidades beneficiarias formación y recursos. El objetivo es que en un futuro puedan generar y gestionar sus propios bienes y lograr una mayor calidad de vida. Para lograrlo, el trabajo sobre el terreno se realiza en estrecha colaboración con asociaciones locales, denominadas "contraparte". Éstas son quienes proponen los proyectos más necesarios para sus comunidades con el fin de que las ONG´s los analicen y decidan apostar por ellos.

Así, Manos Unidas, con la colaboración de CCM, ha impulsado desde nuestra región un proyecto para el desarrollo sostenible de comunidades campesinas en Cuzco, Perú. Según explica Juana Perete, delegada de Manos Unidas en Albacete, se ha trabajado en la capacitación económico-productiva de unidades colectivas y familiares gracias a la estrecha colaboración entre la organización y "Araritwa" -en castellano, "El guardián de las cosechas"-, una asociación local sin fines de lucro con más de 25 años de trayectoria y de reconocido prestigio en el país por su trabajo en la promoción ganadera, agrícola y las microfinanzas. Esta institución civil tiene como beneficiarias a 5.800 familias de 67 comunidades campesinas diferentes. El proyecto consistió en dar a la población unas bases técnicas para producir, comercializar y sacar un mejor rendimiento de sus productos.

Por su parte, Médicos Mundi en Castilla-La Mancha promueve en Burkina Faso la lucha contra las patologías oculares más graves, junto con un interesante programa de prevención, detección y tratamiento de glaucoma que ha llegado a numerosas personas de todas las edades. Entre otras acciones, la organización ha dotado de colirio a centros oftalmológicos para impedir el avance de la enfermedad. Además, este tipo de campañas están orientadas a la formación de personal sanitario en la zona. El objetivo, según Maxi Lizán, presidenta de Médicos Mundi en Albacete, es crear un sistema que, algún día, pueda gestionarse de manera autónoma. Además, Lizán, subraya cómo la atención sanitaria oftalmológica, que en nuestro país nos puede parecer "básica", para la mayoría de habitantes de Burkina Faso es un "lujo" -muchas personas ni siquiera pueden pagar el colirio- que solamente pueden permitirse gracias a la labor de ONG´s como Médicus Mundi y el apoyo de entidades como CCM.

Senegal también ha recibido importantes ayudas de Caja Castilla-La Mancha, en total 30.000 euros destinados a un proyecto para mejorar el procesamiento del arroz, que Asamblea de Cooperación por la Paz ha llevado a cabo en el Sur del país. Con esta actuación, siete agrupaciones de mujeres, de cinco localidades diferentes, han visto mejoradas sus condiciones de vida con la dotación de un molino "descascarillador" del arroz y la creación de cooperativas en torno a la construcción de dicho molino. Además, se les ha impartido la formación necesaria para gestionarlo y llevar a cabo la actividad económica de manera adecuada. Se trata de un proyecto que, además de beneficiar a estas 350 mujeres, mejorará la calidad de vida de muchas otras personas, que podrán acceder a este molino y, a muy bajo coste, fabricar harinas para abastecer a la población, cuya base alimenticia es el arroz.

OTROS PROYECTOS

Pero la ayuda a la cooperación que presta la Obra Social de Caja Castilla-La Mancha se extiende por muchos otros países donde trabajan organizaciones de nuestra región. Es el caso de Colombia, donde Asamblea de Cooperación por la Paz trabaja en un proyecto de mejora de 23 viviendas en el municipio de Apartadó. Los habitantes de esta zona mejoraron así sus condiciones de vida, pero además recibieron formación laboral.

Por su parte, Cáritas Diocesana de Cuenca está desarrollando un proyecto para la reconstrucción de una escuela en Massembo-Loubaki (República del Congo), que beneficiará directamente a setecientos menores en edad escolar y, de manera indirecta, a los 7.000 habitantes de esta comunidad. Una zona en la que la ayuda es vital, ya que se encuentra en proceso de reconstrucción tras las sucesivas guerras civiles que han tenido lugar en el país.

También Solidaridad de Henares-Proyecto Hombre ha puesto en marcha una escuela taller de albañilería en una comunidad de Nicaragua, para jóvenes en riesgo de exclusión social, en la que se imparten conocimientos sobre construcción y estudios primarios. Un proyecto que ampliará las expectativas laborales de estos jóvenes, ya que el Ayuntamiento de la localidad se ha comprometido a contar con estos alumnos para el desarrollo de sus obras públicas.

En definitiva, a través de estos ejemplos, podemos observar que los proyectos de cooperación internacional puestos en marcha con la colaboración de Caja Castilla-La Mancha, miran más allá de la simple ayuda y buscan fomentar en la población a la que van dirigidos la autosuficiencia laboral, un factor clave para el desarrollo de los países más desfavorecidos. Generar empleo, cuidar la salud y potenciar su educación es esencial para que estas comunidades logren un futuro mejor. Pero mientras ese futuro óptimo llega a ser algo "natural", serán muchas las organizaciones sin ánimo de lucro que sigan participando en el impulso de nuevos proyectos. Una labor en la que está implicada la Obra Social de Caja Castilla-La Mancha, que canaliza su ayuda a través de la Fundación Castellano-Manchega de Cooperación, haciendo posible lo que de verdad importa.