Cientos de calzareños disfrutaron de una tradición que sirve para engalanar las calles de la localidad ante la mirada de turistas y vecinos

CALZADA Y SUS HERMANDADES SE VUELCAN EN LA CELEBRACIÓN DEL CORPUS CHRISTI

La Comarca

26/05/2008

(Última actualización: 25/08/2008 12:00)

Imprimir

Calzada de Calatrava celebró ayer, domingo 25 de mayo, la tradicional festividad del Corpus Christi, una celebración que llena de flores el centro de la localidad, de la que ya hay noticias en distintos documentos del siglo XVI y XVII, y que hoy viven los calzadeños con gran intensidad y fervor.

La Corporación municipal, las Hermandades, Asociaciones y vecinos decoraron con alfombras de flores todo el recorrido procesional por las calles principales del pueblo, especialmente Real y Cervantes, colaborando de forma altruista con su esfuerzo personal, material y económico.

La procesión comenzó a las 12 horas, después de la función religiosa, y durante su recorrido, el sacerdote Vicente Díaz-Pintado Moraleda oró ante cada uno de los altares, salpicándolos de incienso. El palio lo portaban voluntarios que cumplen alguna promesa, y a su paso halla engalanadas fachadas y balcones, que se decoran para magnificar este día tan especial para los vecinos de Calzada.

La celebración del Corpus este año ha sido más especial, si cabe, ya que la Junta de Colaboradores del Corpus recordó a dos miembros entrañables que han fallecido: León del Campo y Antonio Díaz.

Tradición

En la década de los años 80 la procesión era seguida por muy pocos fieles; resultaba difícil encontrar personas para llevar en procesión el Palio y el Estandarte.

El párroco Diego Tercero, ante esta situación, decidió rodearse de un grupo de personas voluntarias que colaborasen con él para engrandecer la festividad del Corpus. En esa época se elaboró la primera alfombra floral en la puerta de la Iglesia, y se inició la formación de una Junta de Colaboradores del Corpus, sin estatutos, formada por hombres, mujeres y jóvenes con la única misión de colaborar con el párroco.

En casa de León del Campo, calzadeño muy vinculado por tradición familiar a esta festividad, se custodian el Estandarte y Palio, previa autorización del párroco. Este vecino encarga y dona la estructura del arco que adorna la entrada a la Iglesia.

Con el párroco Sixto Moreno se incorporan nuevas Hermandades y Cofradías a los actos religiosos, a los que asisten todos los miembros de las Juntas Directivas portando sus estandartes, insignias y banderas. Este acto se mantuvo con el párroco José Antonio Martín de la Sierra, que propició que uno de los altares se sitúe en la plaza del pueblo.