Después de visitar el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel

BARREDA ANUNCIA UN PLAN PARA REFORESTAR HASTA 50.000 HECTÁREAS DEL CORAZÓN DE LA MANCHA

El presidente de Castilla-La Mancha ha señalado que esta iniciativa persigue garantizar el futuro del corazón de España ante el riesgo de desertificación que se cierne sobre nuestra región; para ello, está previsto compensar durante al menos veinte años a los titulares de tierras que se acojan al programa de reforestación y abandonen la producción agrícola, con el consiguiente ahorro de agua.

05/01/2008

(Última actualización: 25/08/2008 14:00)

Imprimir

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, ha anunciado que su Gobierno va a poner en marcha un plan para reforestar hasta cincuenta mil hectáreas de La Mancha que en la actualidad están dedicadas a la producción agrícola.

Barreda, en su visita al Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, ha asegurado que “ésta va a ser la legislatura de la reforestación”. Se trata, ha explicado, de que “gracias a este plan y a las medidas contempladas en el Plan Especial del Alto Guadiana consigamos plantar veinte árboles por cada castellano-manchego”.

El presidente ha citado el estudio dado a conocer esta semana que pone de manifiesto el grave riesgo de desertificación que corre nuestra Comunidad Autónoma y ha señalado que este programa de reforestación es “muy interesante y ofrecerá resultados concretos a medio y largo plazo”.

Para conseguir esta masa forestal de cincuenta mil hectáreas en el corazón de La Mancha, José María Barreda ha hablado de compensar durante un mínimo de veinte años a los agricultores que se acojan al programa y abandonen sus cultivos y, por consiguiente, que dejen de utilizar agua para regarlos.

Según el presidente Barreda, esta iniciativa viene a sumarse a las medidas contempladas en el Plan Especial del Alto Guadiana de próxima aprobación, un plan que “es el mejor porque es el único posible, ya que va a permitir la regeneración hídrica de nuestros acuíferos sin que ello repercuta en la renta que perciben los agricultores”, ha apuntado.

Barreda ha defendido la necesidad de este plan porque, de seguir la sobreexplotación actual de los acuíferos, “el problema puede ser irreversible” y ha recordado que “acabar con la gallina de los huevos de oro no sólo repercutirá sobre los agricultores, sino que también afectará negativamente a las seiscientas mil personas que viven sobre los acuíferos 23 y 24”.

El presidente de Castilla-La Mancha ha puesto a Las Tablas de Daimiel, con quince hectáreas encharcadas de mil setecientas, como ejemplo de que “había que coger el toro por los cuernos porque estamos hablando del futuro de Castilla-La Mancha y del corazón de España” y ha calificado el Plan Especial del Alto Guadiana de “motivo de optimismo” porque, por primera vez, hay mucho dinero, hasta tres mil millones de euros, para fomentar el desarrollo sostenible de la zona.

En este sentido, ha comentado que la recuperación del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel es “posible y viable” porque “a diferencia de un monte que sufre un incendio, se trata de un ecosistema muy agradecido que se regenera con rapidez en cuanto dispone de agua.

En cuanto a la aprobación del Plan Especial del Alto Guadiana, José María Barreda ha manifestado que es muy probable que se apruebe en el Consejo de Ministros del próximo viernes, día 11.

El presidente de Castilla-La Mancha ha visitado el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel acompañado entre otros por el presidente del patronato rector, Luis Arroyo, por el director-conservador, Carlos Ruiz, y por los alcaldes de Daimiel y Villarrubia de los Ojos, José Díaz del Campo y Fernando García Santos.