Esta tarde en Almagro

ANTONIO COLINAS HACE VER AL PUBLICO DE ALMAGRO LA REALIDAD DE LA VIDA A TRAVÉS DE SU POESÍA

El poeta y Premio Nacional de Literatura inauguró el 23º Encuentro de Poesía Española.

La Comarca

23/10/2007

(Última actualización: 25/08/2008 12:00)

Imprimir

El escritor y poeta Antonio colinas, Premio Nacional de Literatura 1982, ha sido el encargado de abrir la vigésimo tercera edición del Encuentro de Poesía Española que, organizado por la Diputación de Ciudad Real en colaboración con el Ayuntamiento de Almagro, tuvo lugar el martes, 23 de octubre, en esta localidad, en la Iglesia de San Agustín, por encontrarse en obras el Teatro Municipal, sede de este evento en anteriores ocasiones.

Antonio Colinas ofreció ante un público receptivo y participativo, que llenó gran parte del aforo (alrededor de 250 butacas), un recital poético que fue, en resumidas cuentas, una síntesis de lo que ha sido su obra durante cerca de cuarenta años de creación poética, cuyo resultado se traduce en catorce libros de poemas publicados.

Este poeta, que además es novelista, ensayista, traductor y crítico literario, ofreció una visión simplificada de su producción poética y leyó poemas cuyos planteamientos se centran en el amor, la naturaleza, el tiempo, el más allá, símbolos o presencias como las vividas en Italia, el mundo mediterráneo, etc. Pero también ha deleitado al espectador con poemas inéditos de su próxima obra "La ofrenda silenciosa", que aparecerá en el mercado a comienzos de 2008. Coincidirá esta publicación con la reedición de su obra "El sentido primero de la palabra poética", sobre la que Antonio Colinas, según ha explicado a este periódico, ha corregido y ampliado.

El recital ha discurrido de forma cronológica, haciendo una inmersión por sus primeros poemas en los que se puede apreciar "un poco mi voz en la que cuenta la emoción, la intensidad poética", dice. Luego se ha paseado por "Un sepulcro en Tarquinia", de su estancia en Italia, para seguidamente llegar a una etapa más reflexiva y metafísica con "Noche más allá de la noche", "que es el libro que prefiero", comenta, aunque no desdeña para nada su última obra publicada "Tiempo y abismo".

Colinas ha basado su recital en poemas que están recogidos en "El río de sombra. Treinta y cinco años de poesía, 1967-2002", (sexta edición).Madrid, Visor Libros, 2004. Al hilo de este resumen nos hace su reflexión sobre la poesía. "La poesía es una manera de ser y de estar en el mundo, algo que afecta más a la vida que a la obra. Para mí, vida y obra tienen que estar fundidas, porque es un medio para conocer la realidad que ven nuestros ojos, pero no solo esa realidad aparente que los ojos ven, sino también una realidad más trascendente, una realidad oculta".

Su pasión por la poesía le vino a una edad temprana, a los 16 años, en Córdoba. "En esos comienzos el ser es trascendental en mi obra. A los veintitantos años la vocación de escribir se torna en profesión y hay que poner la carne en el asador", comenta. Después los años le irán forjando haciéndole más consciente y más firme. En Italia reside entre 1970 y 1974, años en los que trabajó como profesor invitado y lector de Español en las Universidades de Milán y Bérgamo. Entre 1977 y 1998 residió durante 21 años en la isla de Ibiza, plenamente dedicado a su labor de escritor y traductor. A esta rica etapa le debe una buena parte de sus libros, algunos de ellos fruto de una laboriosa investigación, como "Hacia el infinito naufragio (Una biografía de Giacomo Leopardi)", de 1988. O "Rafael Alberti en Ibiza. Seis semanas del verano de 1936", editado en 1995.

Desde el verano de 1998 reside en Salamanca, estancia que supone un regreso a sus raíces vitales y creadoras y que combina con frecuentes viajes a diversos puntos de España y del mundo para propagar su palabra poética y sus ideas sobre la poesía. En esta situación llega a Almagro, a los Encuentros de Poesía Española, de los que había oído hablar con anterioridad y por los que se muestra gratamente satisfecho de poder participar "además de volver a esa tierra en la que he tenido amigos muy buenos y que siento cercana por recuerdos del pasado, visitando el castillo de Rochafrida en las lagunas de Ruidera", evoca con nostalgia.

Recibir el Premio Nacional de Literatura en 1982 supuso un estímulo muy grande para Antonio Colinas, reafirmando de esta manera su pasión y su trabajo como algo que anima a seguir adelante. Pero en su historial tiene otros premios que valora muy positivamente como fue el Premio Nacional de la Crítica, que recibió en 1975. Y más adelante, en 1999, el Premio de las Letras de Castilla y León o, en Italia, el mismo año, el Premio Internacional Carlo Betocchi, concedido a su labor como traductor y estudioso de la cultura italiana de traducción (este premio lo recibió también en su momento Ángel Crespo). En 2005 recibió el Premio Nacional de Traducción, concedido por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Italia, por su traducción de la Poesía Completa del Premio Nobel Salvatore Quasimodo.

Mañana, Miguel Poveda

La cita en la Iglesia San Agustín de Almagro, a las 8,30 de la tarde y con entrada totalmente gratuita, continua hoy miércoles con el concierto flamenco sobre textos poéticos de Miguel Poveda.