El pedagogo Jesús Jarque acaba de publicar "Cuentos para portarse bien el colegio" destinado a educadores infantiles y que tiene como objetivo tratar aquellos comportamientos o conductas conflictivas

EL CUENTO COMO TERAPIA NARRATIVA

J. Carlos Sanz

14/06/2007

(Última actualización: 25/08/2008 14:00)

Imprimir

Ayer tuvo lugar en la Casa de la Cultura, la presentación del libro “Cuentos para portarse bien en el colegio” elaborado por el orientador educativo Jesús Jarque. Una publicación que vendría a ser una suerte de recetario pedagógico y en el que a través de 26 cuentos inéditos se tratan los problemas habituales de comportamiento y conducta que presentan niños cuyas edades oscilan de 3 a 9 años.

ANIMALES COMO PARADIGMAS DE CONDUCTAS

Cada cuento está protagonizado por un animal que hace hincapié en una problemática concreta como por ejemplo Fantito, un elefante que siempre está en las nubes, el conejo Bermejo que no escucha a los demás, la osa Rosa que nunca quiere trabajar o Yito, el caballito de mar que desobedece a su maestra.

Como contraste, otros cuentos están protagonizados por animales que llevan a cabo comportamientos o actitudes que servirán de modelo a los niños, caso del Pingüino Lino que tiene un truco para hacer amigos o la mariquita Paquita que les enseña a relacionarse con los demás adecuadamente. Asimismo, tres cuentos se centran en tesituras más específicas como la presencia de alumnos extranjeros y su relación con los compañeros, niños discapacitados y el acoso escolar.

Según Jarque, la intención era diseñar cuentos breves “ya que de no ser así, es complicado que los niños mantengan la atención sobre lo que se les está contando”. El desenlace de los mismos suele ser creíble y realista con objeto de que los niños posean una referencia nítida que simbolice la modificación del comportamiento correspondiente.

LOS CUENTOS SE ACOMPAÑAN DE ACTIVIDADES DE PROFUNDIZACIÓN

La publicación, que puede adquirirse en las librerías locales “La Mancha” y “Atenea” al precio de 9,80 euros, está destinada principalmente a Maestros de Educación Infantil así como aquellos que trabajan en 3º y 4º de Primaria.

Cada cuento se acompaña, a su vez, de un ramillete de actividades de comprensión y profundización sobre el contenido así como diversas ilustraciones que los niños deberán colorear “con la idea de reforzar en ellos la carga didáctica que conlleva cada animal”, aseguraba Jarque.

El autor considera que el libro puede servir de herramienta eficaz y pedagógica “tanto para educadores como para familias”, y que cada contenido está diseñado para transmitir un conjunto de valores que persiguen el que los niños “se porten bien en todas las facetas de su vida, es decir el respeto a los demás, la responsabilidad, el esfuerzo y los buenos modales”, apostilla.

EMPLEO DE LA TERAPIA NARRATIVA

La metodología que ha empleado Jarque encaja dentro de lo que se conoce como “terapia narrativa”, un enfoque pedagógico donde la prevención y la atención temprana despuntan como instrumentos eficaces a la hora de modificar aquellos comportamientos o conductas conflictivas; “algunos niños no son conscientes de lo que sienten los demás. Y a través de esta metodología conseguimos una mejora de este déficit”, afirma Jarque