Puertollano

Tiene como objetivo reducir los daños ocasionados durante la hospitalización a través de una serie de medidas correctoras

EL ÁREA DE SALUD DE PUERTOLLANO PONE EN MARCHA LA UNIDAD DE SEGURIDAD DEL PACIENTE

Con la idea de tatuar la cultura preventiva en el quehacer del profesional sanitario, el Área de Salud de Puertollano ha puesto en marcha un Plan de Mejora Integral a través de la creación de una Unidad de Seguridad del Paciente.

J. Carlos Sanz

12/06/2007

(Última actualización: 25/08/2008 14:00)

Imprimir

Según Álvaro Santos, Director Gerente, se hacía necesario materializar un conjunto de medidas encaminadas a evitar los daños “colaterales” en aquellos pacientes ingresados en el hospital. Aunque las intervenciones de atención de salud se realizan con el propósito de beneficiar a los pacientes, Santos señalaba que en ocasiones “pueden causarles daño”.

POR UNA CORRECTA GESTIÓN DE RIESGOS CLÍNICOS

Adversidades que se dan en forma de infecciones hospitalarias, fatalidades como caídas de los pacientes dentro del recinto hospitalario o efectos secundarios derivados de una larga hospitalización. La Gerencia Única de Puertollano considera que la seguridad del paciente es una prioridad asistencial y por este motivo, la gestión de riesgos clínicos pasaba por la creación de una Unidad de Seguridad.

Está constituida por diferentes profesionales de las distintas áreas de salud de Puertollano y tiene como objetivos la identificación, análisis y corrección de las causas que originan daño secundario al paciente tras el tratamiento médico. “Es imposible evitar completamente el daño al paciente. Toda actividad humana conlleva un margen de error; sin embargo, sí es posible identificar, estudiar, controlar y minimizar ese daño”, aseguraba Álvaro Santos.

PUESTA EN MARCHA DE UN CONJUNTO DE MEDIDAS

Los responsables de la nueva Unidad preventiva se reunieron el pasado 1 de junio con idea de concretar un conjunto de medidas. Así, a partir de ahora y tanto en el complejo hospitalario como en distintas actuaciones de los profesionales sanitarios en otros lugares, estos procederán al lavado de manos con soluciones hidroalcohólicas “para que de esta manera se evite la transmisión de algún tipo de infección al paciente”, explicaba Álvaro Santos.

También se ha elaborado un Protocolo de Prevención de caídas mediante la comprobación regular de los pavimentos en todo el recinto hospitalario, y con afán de eliminar aquellas superficies deslizantes. Otra de las medidas preventivas tiene que ver con el Protocolo de prevención de úlceras por decúbito que suele darse en aquellos pacientes postrados durante largo tiempo en las camas, bien del hospital o de sus propios domicilios. Los responsables de la Unidad tratarán de evitar la aparición de las dolorosas úlceras.

IMPLANTACIÓN DE PULSERAS IDENTIFICATIVAS EN LOS PACIENTES

Pero sin duda, la medida estrella que contempla el Plan de Mejora Integral tiene que ver con la implantación de un Protocolo de Identificación del paciente a través de pulseras. “Se trata de una medida simple, poco costosa pero muy bien recibida por los profesionales”, destacaba Santos. Y es que gracias a la pulsera se evitarán posibles confusiones a la hora de administración de fármacos, realización de pruebas diagnósticas, traslado de pacientes e intervenciones.

Es una actuación dirigida a los pacientes que ingresen en camas de observación de la UCI así como en unidades de hospitalización. En la pulsera figurará el nombre y apellidos del paciente, número de historia clínica y en caso de que el paciente sea alérgico se le facilitará un pulsera de color rojo, debiendo en ese caso el sanitario comprobar las alergias previamente a la administración de medicamentos o comidas.

La identificación se facilitará al paciente en el servicio o unidad donde se recepciones y lo llevará a cabo el profesional de enfermería de la unidad receptora durante la acogida en la misma.

Santos explicaba que antes de realizar cualquier procedimiento a un paciente, se comprobará la correcta identificación del mismo por medio de la pulsera. Por ejemplo cuando se produzca un cambio de habitación, cambio de unidad, pruebas diagnósticas, administración de medicamentos, extracciones de sangre, intervención quirúrgica, administración de alimentos y otros. Sólo se podrá retirar la pulsera identificativa en dos supuestos: bien dentro del hospital, y en ese caso habrá que tomar la precaución de romper la identificación para destruir los datos escritos para no vulnerar la confindencialidad del paciente, o una vez que el paciente haya abandonado el recinto hospitalario.

La novedad de esta medida está en el hecho de que el Área de Salud de Puertollano es de las pocas de toda España que ha implantado la pulsera identificativa en todas las extensiones sanitarias.