Algunos nos preguntamos cuando van a parar los atracos en pleno Paseo de San Gregorio.

PUERTOLLANO Y LA INSEGURIDAD CIUDADANA.

Hace dos noches de nuevo atracaban a una joven de 20 años a punta de navaja para robarle el móvil y poco más.

Antonio Mendez

09/02/2007

(Última actualización: 25/08/2008 12:00)

Imprimir

El Subdelegado de Gobierno ¿a que juega con Puertollano? ¿Se cree que nos vamos a quedar callados mientras el deja que campen y reinen los chorizos en las calles?.

Pues mire usted, no. Porque en Junio pagamos religiosamente ingresando en las arcas publicas su sueldo para que este en su despacho mientras en Puertollano atracan a nuestros hijos en el Paseo más céntrico de la ciudad.

Aquí no sólo no erradican los atracos con intimidación, sino que cada día hay mas delitos, cada día más los tirones de bolsos y los robos de ordenadores en Institutos, los robos con fuerza en las cosas y la puesta de ruedas a los Ordenadores del Instituto.

Vamos que no se puede pasear por la calle gracias a los esfuerzos hasta la extenuación de la Delegación de Gobierno.

No son capaces, y en vez de defendernos están ocupando la responsabilidad de un puesto donde no hacen nada de nada por eliminar la delincuencia en esta ciudad.

Ahí tienen al Sr. Alcalde de Puertollano. ¿Así quiere usted que crezca Puertollano?, la ciudad atractiva para vivir, ¿asi van a venir a comprar casas en los PAUS? ¿este es el Puertollano que usted quiere?.

A nosotros no nos consuela que diga usted que los delitos en Puertollano son como en cualquier ciudad de 50.000 habitantes, no, por que los que le votan no viven en otra ciudad, viven en esta.

Muchas reuniones y mucho cuento pero la verdad es que la ciudad esta en manos de los mangantes que se ganan la vida a costa de asaltar navaja en mano a los pobres hijos de estos sufridores habitantes de Puertollano o entrando en polideportivos municipales como si estuvieran en su casa.

Es una vergüenza para los que vivimos aquí que tengamos que hacerlo aterrorizados por la situación infernal que vive la ciudad.

Pero eso sólo lo sabe aquel padre al que le toca esta tarde que roben a su hijo a punta de navaja, aquel empresario al que desvalijan el bar o que sufre un alunizaje en su negocio para robarle el género. Esos ciudadanos se merecen un Alcalde más eficaz.