Según la consejera de Cultura

“AHORA YA SABEMOS COMO HACER DE CALATRAVA LA NUEVA UN GRAN CENTRO TURISTICO Y CULTURAL”

Blanca Calvo ha presentado hoy el Plan Director del Sacro Castillo-Convento de Aldea del Rey (Ciudad Real), plan que prevé conservar y consolidar la fortaleza para convertirla en un gran museo que sea apto también para manifestaciones culturales de relevancia; para ello se prevén diez años de obras en hasta dieciocho zonas del monumento y su entorno con un coste estimado de treinta y seis millones de euros.

La Comarca

03/02/2007

(Última actualización: 25/08/2008 14:00)

Imprimir

Diez años de obras en toda la fortaleza y treinta y seis millones de euros es lo que cuesta convertir al Sacro Castillo-Convento de Calatrava la Nueva de Aldea del Rey (Ciudad Real) en un gran referente cultural y turístico para la provincia y para la Comunidad Autónoma según el Plan Director de la fortaleza que hoy ha presentado la consejera de Cultura, Blanca Calvo.

Calvo reconoció que el coste estimado de todas las actuaciones contempladas en este plan es muy elevado y que excede a las posibilidades de su Consejería, como pone de manifiesto la cantidad que dispuso su departamento el año pasado para intervenir en el área de patrimonio en toda Castilla-La Mancha, que fue de cinco millones de euros.

No obstante, la consejera señaló que al patrocinar la redacción de este plan director lo que se pretendía era disponer de una “hoja de ruta” para programar la rehabilitación y consolidación de la gran fortaleza de la Orden de Calatrava y hacer de ella un gran museo con espacios para acoger también actividades culturales de primer nivel y, según Calvo, ese objetivo ya se ha conseguido porque “ahora ya sabemos lo que hay que hacer y lo que cuesta”.

El Sacro Castillo-Convento de Calatrava La Nueva data de principios del siglo XIII y fue Casa Principal de la Orden de Calatrava hasta 1802, año en el que la Orden hizo efectivo su traslado a Almagro. La fortaleza ocupa una superficie de cuarenta y seis mil metros cuadrados, que se pueden dividir en tres grandes áreas, militar, religiosa y de abastecimiento. Además de por su situación, en lo alto de un cerro, la sucesión de murallas concéntricas le confiere un carácter aún más imponente e inexpugnable.

La fortaleza pasó a manos privadas tras las desamortizaciones del XIX hasta que, en 1932, fue declarada Monumento Nacional. En 1983 pasó a titularidad de la Junta de Comunidades en aplicación del Real Decreto de traspaso de funciones y servicios del Estado; desde entonces se han sucedido varias escuelas-taller y talleres de empleo que han trabajado para mantener en pie varias zonas del castillo-convento que amenazaban con desmoronarse.

El Plan Director presentado hoy ha sido elaborado por el arquitecto Javier Navarro, la arqueóloga Ana María Segovia y por el historiador Juan Zapata. Además de asegurar su consolidación y conservación, el plan pretende adecuar el monumento para dotarlo de todos los servicios y comodidades que un museo ofrece a los visitantes: centro de interpretación, salas de exposiciones y de proyecciones, salones de actos y conferencias, tienda, cafetería, etc.

Para conseguir este objetivo, los redactores del plan han dividido la fortaleza en dieciocho zonas de intervención y han reseñado todas las obras y actuaciones a realizar en cada una de ellas: capillas de la iglesia; iglesia; sala capitular; claustro, torre, cocina y refectorio; convento, dormitorios, portería y parlatorio; acceso, bóveda y centro de interpretación; biblioteca; tahona y raso de la tahona; calle iglesia, hornos y fundición; campo de los mártires y terraza de la tahona; castillo y calle de acceso; villa vieja; recinto entre murallas; antemuralla; muralla principal; muralla de villa vieja; carretera principal y aparcamiento y, por último, otros caminos de acceso.

Asimismo, el Plan Director incluye un estudio de los posibles recorridos de visita que se podrían poner a disposición de los turistas y plantea tres rutas, una de carácter general para conocer toda la fortaleza, una ruta defensiva, que hace hincapié en la estructura militar, y un recorrido religioso que se centraría en el aspecto conventual del monumento.

En la actualidad ya se están ejecutando obras en el castillo según las directrices establecidas en el plan. Esta actuación tiene un presupuesto de 452.000 euros que sufraga el Ministerio de Fomento, a través del 1% Cultural, y el Gobierno de Castilla-La Mancha, que abona la cuarta parte de la cantidad citada.