Según dijo hoy el vicepresidente primero

EL GOBIERNO DE CASTILLA-LA MANCHA RECHAZA ELTRASVASE ACORDADO PARA REGADÍO

Fernando Lamata, anunció que se han dado instrucciones a los Servicios Jurídicos de la Junta de Comunidades para que estudien la presentación de un recurso contra la decisión del Consejo de Ministros de aprobar un trasvase de 22 hectómetros cúbicos, 11 de ellos para regadío.

La Comarca

02/02/2007

(Última actualización: 25/08/2008 12:00)

Imprimir

El vicepresidente primero, Fernando Lamata, manifestó hoy el “rechazo absoluto” del Gobierno de Castilla-La Mancha a la decisión “poco prudente e injusta” del Consejo de Ministros de aprobar un trasvase de agua para regadío, e indicó que defenderá los derechos de los castellano-manchegos de acuerdo a la ley.

A preguntas de los periodistas, Lamata argumentó la oposición del Ejecutivo castellano-manchego al acuerdo del Consejo de Ministros, recordando la crítica situación en la que se encuentran los embalses de la cabecera del Tajo. “Queda mucho por delante y no sabemos si continuara la sequía, por lo que se tendría que haber reservado el agua que se va a trasvasar por si fuera necesario para beber, que es la primera necesidad”, dijo.

El vicepresidente primero también incidió en que hay otras necesidades prioritarias antes que el regadío como las medioambientales, y aludió a la mala situación en la que se encuentra el Parque Nacional de la Tablas de Daimiel, en Ciudad Real, al que no se va a derivar nada de agua.

Asimismo, subrayó que en el Levante ha nevado y llovido recientemente, añadiendo que no está justificado un riego de socorro, al haber suficientes litros de agua para mantener los árboles. Lo que ocurre, dijo, es que también usan el agua en explotaciones de cultivos hortofrutícolas “bajo plástico”.

El responsable del Ejecutivo regional reiteró que se trata de “una injusticia” a la que “no hay derecho”, y recalcó que el presidente Barreda defenderá los intereses de los castellano-manchegos y el derecho de la Comunidad Autónoma a progresar utilizando el agua que necesita

Por eso, aseveró que el nuevo Estatuto de Autonomía fija la caducidad del trasvase Tajo-Segura, y agregó que “los castellano-manchegos son gente generosa y solidaria pero hasta 2015, ni un día más”, apuntando que Murcia tiene tiempo suficiente hasta esa fecha para contar con alternativas suficientes, como la instalación de desaladoras.