En relación con la iniciativa del Gobierno vasco de gravar los inmuebles vacíos

GIL: “ES MEJOR INCENTIVAR EL ALQUILER DE VIVIENDAS, QUE APLICAR SANCIONES O IMPUESTOS DE DUDOSA EFICACIA SOCIAL”

El consejero de Vivienda y Urbanismo ha recordado que, para evitar la existencia de pisos “supuestamente vacíos”, los inquilinos gozan en Castilla-La Mancha de una subvención de incluso el 40 por ciento del precio de alquiler y los arrendadores, por su parte, de hasta unos 6.000 euros para la suscripción de un seguro frente a daños o impagos.

La Comarca

12/01/2007

(Última actualización: 25/08/2008 14:00)

Imprimir

El consejero de Vivienda y Urbanismo, Alejandro Gil, se ha mostrado hoy partidario de mantener y ampliar los incentivos económicos ahora existentes al alquiler de inmuebles “y no tanto de establecer medidas punitivas para poner en el mercado casas supuestamente vacías”, en referencia a la propuesta del Departamento de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno vasco de gravar con 270 euros al mes ese tipo de inmuebles.

“No queda claro que el imponer tasas o sanciones para atender esta cuestión vaya a generar más beneficios que problemas al ciudadano”, ha asegurado, “máxime cuando la propia definición de casa vacía está por aclarar”.

En su opinión, “habría que preguntarse, por ejemplo, si una vivienda localizada en el medio rural está realmente desocupada cuando sus propietarios acuden a ella periódicamente para reunirse con su familia y reencontrarse con sus raíces”.

El consejero, tras la firma en Torrijos (Toledo) de un convenio con el Ayuntamiento de esa localidad para la remodelación de una plaza y de su entorno, ha asegurado que “ya antes otros dirigentes políticos han tenido que abandonar ideas similares por su dificultad de aplicación o por sus dudosas ventajas ciudadanas”.

Alejandro Gil ha destacado que el Gobierno de Castilla-La Mancha “prefiere pensar siempre en positivo” y ofrecer “verdaderas soluciones” a los retos sociales que se le plantean, como son las ayudas que desde hace más de dos años ofrecen el Ministerio de Vivienda y la Junta de Comunidades a arrendatarios y propietarios que alquilen su piso.

Así, ha recordado que los inquilinos gozan en nuestra comunidad autónoma de una subvención de hasta el 40 por ciento del precio de alquiler y los arrendadores, por su parte, pueden percibir unos 6.000 euros para la suscripción de un seguro frente a daños o impagos.

La legislación regional, además, contempla subvenciones a la compra y a la rehabilitación de viviendas que se destinen al alquiler, siempre que éstas se arrienden a precios tasados y a familias con ingresos no superiores a 5,5 veces al salario mínimo interprofesional.

“El camino, a nuestro entender, es incentivar el alquiler y acabar con las reticencias de aquellos propietarios que, ante el miedo de acabar litigando en los tribunales, prefieren tener realmente desocupada una vivienda”, ha concluido el consejero.