Se trata de la mayor campaña de comunicación al servicio de la ONU y los Gobiernos auspiciada por un grupo intersectorial de empresas

2015: UN MUNDO MEJOR PARA JOANA

Los Duques de Palma presidieron la presentación del proyecto “2015: Un mundo mejor para Joana”, la iniciativa del Foro de Reputación Corporativa destinada a apoyar y dar a conocer este movimiento de Naciones Unidas en su afán por mejorar la calidad de vida de las personas (erradicar la pobreza extrema, lograr la enseñanza primera universal o promover la igualdad de géneros, entre otros), y poner en valor la contribución que realizan las empresas desde el ejercicio de la responsabilidad corporativa

La Comarca

12/01/2007

(Última actualización: 25/08/2008 14:00)

Imprimir

Su Alteza Real la Infanta Doña Cristina y el Excelentísimo Señor Don Iñaki Urdangarín, Duques de Palma, han presentado hoy en la sede social de Telefónica en Madrid “2015: Un mundo mejor para Joana”, un proyecto destinado a promover y difundir los 8 Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) puestos en marcha por Naciones Unidas con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas en el ámbito global.

El origen de esta iniciativa hay que buscarlo en septiembre de 2000, cuando los 190 países miembros de la ONU decidieron trabajar en la búsqueda de un mundo mejor, con la vista puesta en el año 2015, a través de la consecución de 8 objetivos: erradicar la pobreza extrema, lograr la enseñanza primaria universal, promover la igualdad entre géneros y la autonomía de la mujer, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir el VIH/Sida, garantizar la sostenibilidad del medio ambiente y fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

Las 11 empresas que forman parte del Foro de Reputación Corporativa (fRC) son, además, firmantes del Global Compact (Pacto Mundial) de Naciones Unidas, iniciativa lanzada en 1999 por el anterior Secretario General de la ONU, Kofi Annan, con el fin de que las empresas adopten voluntariamente diez principios universales para la promoción de la ciudadanía corporativa y la globalización responsable en aquellos países en los que operan. En este sentido, las 11 empresas del Foro consideraron elaborar un plan de acción con un doble objetivo: de una parte, contribuir a un mejor conocimiento y una mayor sensibilización de los ODM entre sus grupos de interés; y, de otra, poner en valor y reforzar la contribución que estas empresas, a través de sus políticas de responsabilidad corporativa, realizan para contribuir al avance en la consecución de los ODM.

Objetivos de Desarrollo del Milenio

El acto se desarrolló con la presencia de Su Alteza Real la Infanta Doña Cristina y el Excelentísimo Señor Don Iñaki Urdangarín, Duques de Palma, con las intervenciones de César Alierta, presidente de Telefónica y del Foro de Reputación Corporativa en el ejercicio de 2006 y representantes de Naciones Unidas. Además, contó con la presencia de la delegada del gobierno en Madrid, Soledad Mestre, y representantes de las compañías del Foro: Salvador Alemany, consejero delegado de Abertis; Andreu Claret, director del gabinete de Presidencia y Relaciones Externas del Grupo Agbar, en representación de Jordi Mercader, presidente del Grupo Agbar; Francisco González, presidente de BBVA; Santiago Bergareche, vicepresidente de Ferrovial; María del Carmen González, subdirectora de Reputación Corporativa en representación de Gas Natural; Ignacio Sánchez-Galán, presidente de Iberdrola; Fernando Conte, presidente de Iberia; el doctor Fernando Mugarza, director de Comunicación y Relaciones Institucionales del Grupo Novartis en España; José Salgueiro, presidente de Renfe y Antonio Brufau, presidente de Repsol YPF. Intervino también Luis Abril, secretario general del fRC y director general de la Secretaría Técnica de la Presidencia de Telefónica S.A.

En su intervención, César Alierta incidió en la importancia de este proyecto para la consolidación del fRC, y para las empresas que lo forman. Expuso, además, las razones que fundamentan el proyecto 2015: Un Mundo Mejor para Joana, destacando la fuerza que alcanzan las empresas del fRC en términos de capacidad comunicacional, de compromiso con la responsabilidad social, y como aliados de las instituciones multilaterales y de los países para contribuir a la creación de riqueza y bienestar en los países en los que operan. En este mismo acto, César Alierta traspasó la presidencia del Foro para 2007 a Antonio Brufau, presidente de Repsol YPF.

En su intervención, los representantes de Naciones Unidas, enfatizaron “la gran oportunidad que representan las empresas para contribuir al desarrollo y al progreso de las sociedades.” Se destacó, por otra parte, cómo el Global Compact de Naciones Unidas se ha constituido en catalizador universal de la responsabilidad corporativa, y en la mayor red multilateral de acción positiva en asuntos como el medioambiente, los derechos humanos o la igualdad de oportunidades, estrechamente vinculados a los ODM.

2015: Un Mundo Mejor para Joana

“2015: Un mundo mejor para Joana” se trata de una campaña de comunicación de gran alcance dirigida a los grupos de interés de las empresas del fRC. Gira en torno a un símbolo, Joana, una niña de nueve años que representa a millones de niños que en 2015 alcanzarán su mayoría de edad, fecha prevista para hacer balance del cumplimiento de los Objetivos del Milenio. Esta circunstancia sirve como hilo conductor de la campaña que el Foro de Reputación Corporativa inicia hoy para concienciar a la sociedad acerca de la necesidad de cooperar en la consecución de estas 8 grandes metas, al tiempo que se pone en valor y se refuerza la contribución que estas empresas hacen en campos como la sostenibilidad medioambiental, la erradicación de la pobreza, la lucha contra el VIH o la educación.

En los próximos años, a través de Joana se irán conociendo los diferentes objetivos, los avances en su cumplimiento, las iniciativas de las empresas del fRC más directamente relacionadas con ellos, y, finalmente, en 2015, se medirán los éxitos logrados a través de la campaña que hoy se presenta.

Se trata, en definitiva, de la mayor campaña de comunicación jamás realizada por un grupo intersectorial de empresas, que hoy se ha puesto al servicio de la ONU y de los Gobiernos, de los ciudadanos, de los empleados y de las empresas con repercusión en la totalidad de países en que están presentes las compañías del Foro de Reputación Corporativa, más de 100 en todos los continentes.

La campaña cuenta, además, con la colaboración de destacados profesionales. Así, la creatividad corrió a cargo de Young & Rubicam, que aportó una parte de su trabajo pro-bono. La realización del vídeo que presenta el programa “2015: Un mundo mejor para Joana” es de Achero Mañas, director, entre otras, de películas de alto contenido social, como El Bola o Noviembre, además de documentales y producciones publicitarias. La música, por su parte, es de Marlango, el grupo compuesto por Leonor Waitling, Alejandro Pelayo y Oscar Ybarra, quienes, además, cederán los derechos de autor de esta banda sonora a UNICEF.

Acerca del Foro de Reputación Corporativa

El Foro de Reputación Corporativa (fRC) es una organización sin ánimo de lucro fundado en septiembre de 2002 por Agbar, BBVA, Telefónica y Repsol-YPF, como un lugar de encuentro, análisis y divulgación de tendencias, herramientas y modelos de gestión de la reputación corporativa,. En 2004 al Foro se adhirieron empresas españolas tan relevantes como Abertis, Ferrovial, Gas Natural, Iberdrola, Iberia, y RENFE. Y en 2006 se incorporó Novartis, líder mundial de la salud. El interés del fRC por la reputación surge de su convencimiento acerca del impacto que ésta tiene como elemento generador de valor para las empresas que lo integran y sus grupos de interés. El fRC tiene una presidencia y una secretaría rotativas, de tal manera que cada año una de las empresas miembro ejerce esta labor.

“Resumen Proyecto Joana”

Este proyecto nació con el fin de promover los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), desde la creencia de que se trata de un reto global al que las empresas no pueden sustraerse, por constituir los ODM unos valores universales.

Desde el fRC y las empresas que lo forman se desarrollará una campaña de comunicación de alcance global y alto impacto social. Para ello se ha creado un concepto potente, a la vez que comprensible, cuya flexibilidad le permitirá perdurar en el tiempo y ser adaptado a las diferentes fases del proyecto a nivel mundial y a los distintos contextos locales.

De este modo, Joana se convierte en la representación y la conciencia de los OMD, siendo la voz de las futuras generaciones.

La campaña de comunicación, que comenzó la pasada Navidad, tendrá su continuidad, en un primer paso con la comunicación interna del proyecto a los empleados de cada una de las empresas que forman el fRC. De la misma forma, se incluirán, en las respectivas páginas web, banners con link a la página web de Joana.

Con la creación de una página web oficial para el proyecto se pretende sensibilizar e involucrar aún más al público, impulsando que el concepto traspase fronteras.

En un segundo paso la campaña de comunicación se verá reforzada con presencia gráfica en prensa y espacios en televisión, así como a través de otros soportes propios de las empresas.

En un futuro, se realizarán acciones especiales, coincidiendo con fechas determinadas que tengan relación con cada uno los objetivos del Milenio. Mientras tanto, las empresas integrantes extenderán el plan de acción a sus modelos de negocio.

“Acerca del Global Compact de Naciones Unidas”

El Pacto Mundial (Global Compact) de las Naciones Unidas es una iniciativa de compromiso ético destinada a que las entidades de todos los países acojan como una parte integral de su estrategia y de sus operaciones, diez Principios de conducta y acción en materia de Derechos Humanos, Trabajo, Medio Ambiente y Lucha contra la Corrupción.

Su fin es promover la creación de una ciudadanía corporativa global, que permita la conciliación de los intereses y procesos de la actividad empresarial, con los valores y demandas de la sociedad civil, así como con los proyectos de la ONU, Organizaciones Internacionales sectoriales, sindicatos y ONGs.

En España, el Pacto Mundial de las Naciones Unidas ha tenido una gran acogida entre empresas, sindicatos, entidades educativas y ONGs, creándose un importante movimiento a favor de sus diez Principios.

La idea de un Pacto Mundial (Global Compact) de las Naciones Unidas en materia de responsabilidad social de las empresas, fue lanzada por el anterior Secretario General de la ONU, Kofi Annan ante el World Economic Forum en Davos, el 31 de Enero de 1999.

Su fase operativa comenzó el 26 de julio de 2000, cuando el mismo Secretario General hizo una llamada a los líderes y responsables de las compañías para que se unieran a un gran pacto que llevara a la práctica el compromiso ampliamente compartido de sincronizar la actividad y las necesidades de las empresas, con los principios y objetivos de la acción política e institucional de las Naciones Unidas, de las organizaciones laborales y de la propia sociedad civil.

El Pacto es un instrumento de libre adscripción por parte de las empresas, organizaciones laborales y civiles, que descansa en el compromiso de implantación de los diez Principios del Pacto en su estrategia y en sus operaciones. En este sentido, el Pacto no es ni un instrumento regulador que plantea normas legales de conducta para todas las entidades, ni un instrumento que concede una certificación a aquellas que cumplen con determinados requisitos. La entidad que se adhiere al Pacto asume voluntariamente el compromiso de ir implantando los diez Principios del Pacto en sus actividades diarias. Así mismo, adquiere el compromiso de ir dando cuenta a la sociedad, con publicidad y transparencia, de los progresos que realiza en ese proceso de implantación, mediante la elaboración de los Informes de Progreso.

El Pacto funciona como una red integrada de trabajo en la que las compañías participantes, la ONU, sus organizaciones sectoriales, las ONGs globales y las uniones sindicales internacionales, promueven los objetivos y Principios del mismo en torno a cuatro componentes o instrumentos principales, que marcan el estilo de trabajo y las actividades que desarrollan las entidades adheridas al Pacto:

• Desarrollo de Iniciativas conjuntas para la promoción de buenas prácticas empresariales.

• Creación de foros de diálogo y redes de colaboración entre el mercado y la sociedad en las materias objeto del Pacto.

• Promoción de un foro activo de educación y aprendizaje para promulgar estos valores entre la comunidad educativa, así como estudios de casos e iniciativas piloto de implementación de los Principios.

• Creación de redes y plataformas locales y nacionales que permitan el aprendizaje mutuo entre empresas, así como dar respuesta a las necesidades e intereses específicos de cada comunidad empresarial en su progreso hacia la implantación de los diez Principios.

El conjunto de estas actividades, así como todo lo referente a su promoción y desarrollo, están dirigidos globalmente desde la Oficina de Naciones Unidas para el Pacto Mundial (Global Compact), con sede en Nueva York. A su vez, son numerosas las redes locales que han ido colaborando para que todos los esfuerzos sirvieran como elemento dinamizador común a nivel mundial, entre ellas la red local Española Pacto Mundial.

Los principios del Pacto Mundial de Naciones Unidas

Principio 1.- Las empresas deben apoyar y respetar la protección de los derechos humanos fundamentales, reconocidos internacionalmente, dentro de su ámbito de influencia.

Principio 2.- Las empresas deben asegurarse de que sus empresas no son cómplices en la vulneración de los derechos humanos.

Principio 3.- Las empresas deben apoyar la libertad de afiliación y el reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva.

Principio 4.- Las empresas deben apoyar la eliminación de toda forma de trabajo forzoso o realizado bajo coacción.

Principio 5.- Las empresas deben apoyar la erradicación del trabajo infantil.

Principio 6.- Las empresas deben apoyar la abolición de las prácticas de discriminación en el empleo y la ocupación.

Principio 7.- Las empresas deberán mantener un enfoque preventivo que favorezca el medio ambiente.

Principio 8.- Las empresas deben fomentar las iniciativas que promuevan una mayor responsabilidad ambiental.

Principio 9.- Las empresas deben favorecer el desarrollo y la difusión de las tecnologías respetuosas con el medio ambiente.

Principio 10.- Las empresas deben trabajar contra la corrupción en todas sus formas, incluidas extorsión y soborno

“Acerca de los Objetivos de Desarrollo del Milenio”

El 8 de septiembre del año 2000, la Cumbre del Milenio reunía en la sede de la Organización de Naciones Unidas en Nueva York a 189 Jefes de Estado y de Gobierno, con el fin de transmitir el mensaje claro de que la erradicación de la pobreza mundial debía ser una prioridad para todas las naciones. Este espíritu se reflejó en la Declaración del Milenio que firmaron todos los asistentes a la cumbre, y que constituye fundamentalmente un firme compromiso con los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Los primeros siete objetivos acordados hacen referencia a la erradicación del hambre y la pobreza, la educación primaria universal, la igualdad de género, reducir la mortalidad infantil y maternal, la detención del avance del VIH/SIDA, paludismo y tuberculosis y la sostenibilidad del medio ambiente. El Objetivo 8 se centra en fomentar una asociación mundial para el desarrollo a través de la materialización de un compromiso firme que aúne recursos y voluntades en forma de alianzas entre países ricos y pobres.

Además, a partir de los objetivos, se desarrollaron 18 metas concretas y 48 indicadores cuantificables para poder evaluar el progreso alcanzado. Estas metas constituyen la “hoja de ruta” de la sociedad internacional en materia de cooperación y, por ello, la Declaración del Milenio implica un cambio de paradigma, ya que deja de ser una simple declaración para convertirse en un compromiso de todos los países firmantes con resultados concretos. El mensaje de la Declaración es que “somos la primera generación capaz de erradicar la extrema pobreza, y no queremos perder esta oportunidad”.

Objetivo 1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Meta 1. Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas cuyos ingresos sean inferiores a 1 dólar por día.

Meta 2. Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas que padezcan hambre.

Objetivo 2. Lograr la enseñanza primaria universal

Meta 1. Velar por que, para el año 2015, los niños y niñas de todo el mundo puedan terminar un ciclo completo de enseñanza primaria.

Objetivo 3. Promover la igualdad entre los sexos y la autonomía de la mujer

Meta 1. Eliminar las desigualdades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria, preferiblemente para el año 2005, y en todos los niveles de la enseñanza antes de fines de 2015.

Objetivo 4. Reducir la mortalidad de los niños menores de 5 años

Meta 1. Reducir en dos terceras partes, entre 1990 y 2015, la mortalidad de los niños menores de 5 años.

Objetivo 5. Mejorar la salud materna

Meta 1. Reducir, entre 1990 y 2015, la mortalidad materna en tres cuartas partes.

Objetivo 6. Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades

Meta 1. Haber detenido y comenzado a reducir, para el año 2015, la propagación del VIH/SIDA.

Meta 2. Haber detenido y comenzado a reducir, para el año 2015, la incidencia del paludismo y otras enfermedades graves.

Objetivo 7. Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente

Meta 1. Incorporar los principios del desarrollo sostenible en las políticas y los programas nacionales e invertir la pérdida de recursos del medio ambiente

Meta 2. Reducir a la mitad para el año 2015 el porcentaje de personas que carezcan de acceso sostenible al agua potable y a servicios básicos de saneamiento.

Meta 3. Haber mejorado considerablemente, para el año 2020, la vida de por lo menos 100 millones de habitantes de tugurios.

Objetivo 8. Fomentar una asociación mundial para el desarrollo

Meta 1. Desarrollar aún más un sistema comercial y financiero abierto, basado en normas, previsible y no discriminatorio. Se incluye el compromiso de lograr una buena gestión de los asuntos públicos, el desarrollo y la reducción de la pobreza, en cada país y en el plano internacional.

Meta 2. Atender las necesidades especiales de los países menos adelantados.

Se incluye el acceso libre de aranceles y cupos de las exportaciones de los países menos adelantados; el programa mejorado de alivio de la deuda de los países pobres muy endeudados y la cancelación de la deuda bilateral oficial, y la concesión de una asistencia para el desarrollo más generosa a los países que hayan expresado su determinación de reducir la pobreza.

Meta 3. Atender las necesidades especiales de los países en desarrollo sin litoral y de los pequeños Estados insulares en desarrollo (mediante el Programa de Acción para el desarrollo sostenible de los pequeños Estados insulares en desarrollo y las decisiones adoptadas en el vigésimo segundo período extraordinario de sesiones de la Asamblea General).

Meta 4. Encarar de manera general los problemas de la deuda de los países en desarrollo con medidas nacionales e internacionales a fin de hacer la deuda sostenible a largo plazo. En los casos de los países menos adelantados, los países africanos, los países en desarrollo sin litoral y los pequeños Estados insulares en desarrollo, algunos de los indicadores mencionados a continuación se supervisarán por separado.

Meta 5. En cooperación con los países en desarrollo, elaborar y aplicar estrategias que proporcionen a los jóvenes un trabajo digno y productivo.

Meta 6. En cooperación con las empresas farmacéuticas, proporcionar acceso a los medicamentos esenciales en los países en desarrollo a un costo razonable.

Meta 7. En colaboración con el sector privado, velar por que se puedan aprovechar los beneficios de las nuevas tecnologías, en particular de las tecnologías de la información y de las comunicaciones.