El jóven actor es descendiente de Puertollano ya que su padre es de esta ciudad y su madre de Calzada de Calatrava

BORJA NAVAS Y "EL PERA" ESTARÁN HOY SÁBADO EN MULTICINES ORTEGA

Volando voy ha sido el primer trabajo cinematográfico de Borja Navas, que el próximo sábado de 19,15 horas hasta el final de la proyección de su película, en el pase de las 20 horas, estará en Multicines Ortega. Se da la curiosa circunstancia de que Borja Navas nunca se había planteado dedicarse a la interpretación ni había participado en actividades teatrales en el colegio y, ahora, es una de las más de los jóvenes actores

La Comarca

11/02/2006

(Última actualización: 25/08/2008 12:00)

Imprimir

Borja Navas, protagonista de la película de Miguel Albadalejo estará hoy junto a Juan Carlos Delgado "el pera" en los Multicines Ortega para firmar autógrafos y contactar con todos aquellas personas que quieran conocer más de cerca a este jóven actor que ha cautivado a todos con su primera película así como al personaje real de la película.

Borja Navas

Se da la circunstancia de que Borja proviene de nuestro entorno ya que su padre es natural de Puertollano y su madre de Calzada de Calatrava y, por este motivo, viene de forma desinteresada a nuestra ciudad. Borja estará desde las 19,30 horas en el vestíbulo de los Multicines Ortega para despues, a las 20 horas, asistir al segundo pase en ese día de su primera película.

Borja tiene en la actualidad 11 años y fue seleccionado entre más de 6000 jóvenes aspirantes a actores que fueron entrevistados por Javier Goñi durante los nueve meses del curso escolar 2003-2004 en diferentes colegios de la zona este y sur de Madrid. Borja realizó cinco pruebas de cámara con lecturas parciales del guión.

"EL PERA" (por Carmen Cardoso Parra)

Juan Carlos Delgado, más conocido como ‘El Pera’, Nació en Getafe y cuando era niño fue detenido en numerosas ocasiones. Cuando ya nadie confiaba en él y todos pensaban que moriría en una reyerta o en una persecución policial, le enviaron a la Ciudad Escuela de los Muchachos en Leganés. Allí se convirtió en una persona distinta, en un modelo para muchos

A los ocho años, Juan Carlos Delgado conducía coches. No karts, o modelos por el estilo, sino coches de verdad, a pesar de que no llegaba ni a los pedales. Y los utilizaba para robar y huir de la policía. Era el más pequeño de su banda, pero todos le reconocían como el jefe.

Le llamaban El Pera y decían que era el amo de las calles de Getafe, donde se crió. Con 11 años, había sido detenido en 150 ocasiones: la mayoría de las veces por robos a mano armada, aunque también por dos intentos de homicidio. Un historial propio de un guión de cine. Pero él se defiende: “Yo nunca he sido un delincuente. Era un niño. Y un niño nunca es un delincuente”.

Era un caso perdido o, al menos, eso creían todos. Sus padres no podían con él y había pasado ya por numerosos correccionales sin ningún resultado. Nadie daba nada por él, hasta que cierto día, tras una de sus muchas fechorías, un juez le envió a la Ciudad Escuela de los Muchachos (CEMU) de Leganés, en Madrid.

Le llevaron en agosto de 1980. “Decidí quedarme para no causar más problemas. Sabía que me escaparía, más temprano que tarde, como y cuando me diera la gana”.

Y allí, obró el milagro. Juan Carlos conoció a Alberto Muñiz, Tío Alberto, como le llaman todos. “Es mi padre, mi amigo, mi dios en la tierra, la persona que hizo que yo cambiara”, dice Juan Carlos. Él fue el padre y el fundador de la CEMU, hace más de treinta años.

Así recuerda él su llegada en la biografía que se acaba de publicar sobre Delgado: “El Pera, nacido y bautizado Juan Carlos, nos llegó a los once años, con complexión de ocho, rostro de veinte y experiencia de cincuenta. Nos llegó pequeño, descuidado en el vestir, malhechor y... listo como el hambre”.

Le dijeron que Juan Carlos era un chico irrecuperable, pero él no se dio por vencido. Se lo ganó a base de comprensión, cariño y tolerancia. “La nobleza de su alma, que descubrí enseguida, me obligó a prohijarle, a quererlo, y a ser con él, por él, implacable. Y un día, un ave Fénix más, resurgió de sus propias cenizas y remontó el vuelo...”.

El Tío Alberto pronto se dio cuenta de que con una reeducación, El Pera podría salvarse. Había que cambiar su conducta entendiendo su forma de ser. Sentía mucha atracción por los deportes de velocidad y de riesgo, especialmente por el motociclismo y automovilismo. “Nací con esa pasión, siempre me han gustado mucho los coches y aprendí mucho en las persecuciones con la policía”, asegura. En la CEMU realizó actividades en los talleres mecánicos y participó en pruebas de motociclismo y karts.

Juan Carlos sentía que la Ciudad Escuela era su hogar. Llegó incluso a ser alcalde en dos ocasiones. Allí también pudo realizar su sueño. Como su ilusión era correr en competiciones de coches, Alberto Muñiz le presentó a varios pilotos. Finalmente se inició en ese mundo y llegó a ser campeón de España.

Sinopsis de la película:

Getafe, finales de los años 70. La gente mira extrañada como un 600 sin conductor atraviesa la calle a toda velocidad. Al volante va Juan Carlos, el Pera, un niño de 9 años con una extraordinaria habilidad para conducir coches.... y para robarlos. Sus padres, desesperados, intentan alejarle de sus amigos, los chavales más problemáticos del barrio, pero el Pera elige la calle como centro de operaciones y lugar de aprendizaje, sin reglas ni límites. Pero su suerte cambia cuando llega a la Ciudad Escuela de los Muchachos. Allí, en un arriesgado pulso, el carisma y convicción del Tío Alberto intentarán rescatar al niño que, al fin y al cabo, el Pera lleva dentro. Volando Voy está basada en la historia real de Juan Carlos Delgado, el Pera.

REPARTO:

Actor/Actriz: Borja Navas, Álex Casanovas, Mariola Fuentes, Fernando Tejero, Mar Regueras

Cinemat/Montador: Pablo Blanco

Director: Miguel Albaladejo

Fotografía: Alfonso Sanz

Guionista: Miguel Albaladejo

Producción: Gustavo Ferrada, Jaume Roures

Notas de Producción:

El rodaje comenzó en Septiembre del 2004 en Madrid y Toledo, y duró aproximadamente 11 semanas, con un presupuesto de 4 millones de euros.