Puertollano
Una “Asamblea” de rebeldes buenos

ICARO Teatro cierra el año con 16 actuaciones que han visto más de 3.000 personas

MANUEL VALERO

28/12/2005

(Última actualización: 25/08/2008 14:00)

Imprimir

Casi tres mil personas han visto el espectáculo musical La Asamblea Mágica que a lo largo del año ha girado por un total de 16 escenarios de las provincias de Ciudad Real y Toledo desde la noche del preestreno en la sala El Viejo y el Loco a finales de febrero. Desde entonces el grupo ICARO Teatro, formado por Miguel,. Sergio, César, Fredeswinda, Ursula, Elena, Gloria y Manuel no ha parado. En una primera etapa, La Asamblea Mágica viajó a Malagón, Valdepeñas y Campo de Criptana dentro del programa de la Diputación “De regocijos y fiestas”, después fue seleccionado por la Red de Teatro de la Junta con la que se desplazó a Piedrabuena, Tomelloso, Talavera, Manzanares, Pedro Muñoz, Daimiel y Esquivias.

“Ha sido una experiencia estupenda porque ha superado nuestras expectativas, teniendo en cuenta que ha sido nuestra primera incursión en el mundillo del teatro tanto de Augusto como mía, aunque, bueno siempre nos ha gustado trajinear con la música y hacer pequeños cociertitos por puro entretenimiento”, señala Manuel Valero, el autor del libreto.

Según cuenta, uno de los momentos más inolvidables de la gira fue el estreno del espectáculo en el Auditorio Municipal de Puertollano: porque era el estreno, porque era en Puertollano y porque el público respondió tan bien que prácticamente llenó el patio de butacas. “No nos lo creíamos, nos hubiéramos conformado con tener un poco de calorcillo, que dicen los actores, cien o ciento cincuenta personas. Nuestra intención era que La Asamblea Mágica rompiera definitivamente la virginidad sobre las tablas, pero cuando vimos que no paraba de entrar gente pues, imagínate”.

La actuación de Puertollano se produjo merced a una contratación directa como las dos actuaciones de Ciudad Real capital, aunque aquí el público no respondió como en Puertollano. “Fue un lunes después de la Semana Santa y normalmente no se suele programar teatro en lunes, con todo no estuvo mal, hubo calorcillo y un poco más. Curiosamente fue menos gente la segunda vez que la pusimos y eso que hicimos publicidad. Es lo que tiene este mundillo que nada o muy poco es previsible”,añade.

Sin embargo la noche de la puesta en escena en la Casa de Medrano en Argamasilla de Alba fue precisamente mágica. Fue la primera vez que se hizo al aire libre y el público acudió generoso a la llamada. Casi lleno.

Otro de los aspectos que tanto Manuel como Augusto destacan de esta aventura musical es la excelente acogida que tuvo en aquellas plazas donde el espectáculo se hizo en sesión matinal para los estudiantes como pasó en Tomelloso y Manzanares. “Lleno total, sí, pero el reto estaba en contener al público juvenil y convertirlo en cómplice. Este público es implacable;.si no le gusta lo que ve no se aguanta como hace el público adulto, digamos, sino que te lo recuerda y de qué manera. Pues bien, no sólo siguió el musical con atención sino participando en las canciones. Fue fantástico”, apostilla Augusto Guzmán.

Pese a que el musical no tiene una gran producción basa su creatividad en la historia (rebelión de otros personajes de Cervantes contra el gigantismo de Don Quijote), el texto y las canciones de estilos modernos, así como la puesta en escena y el vestuario, tan actual como mimético.

Obviamente no en todas las plazas fue lo mismo en cuanto a concurrencia de público. En Pedro Muñoz , Daimiel y Esquivias flojeó pero quien fue a ver la obra salió entusiasmado, aseguran autor y compositor.

La intención de ambos es continuar a lo largo de 2006, tanto con el musical La Asamblea Mágica como con otros proyectos que de momento no quieren adelantar. “A ver si es verdad que a partir del Centenario empezamos a ser autónomos en esto de la Cultura y a crear nuestras propias cosas y darlas a conocer, que así también se hace autonomía”, sentencia Valero.