Puertollano
La Fundación de carácter regional posee un centro de Rehabilitación Psicosocial en Puertollano

FISLEM TRABAJA EN POS DE LOGRAR LA NORMALIZACIÓN SOCIOLABORAL DE LOS ENFERMOS MENTALES

J. Carlos Sanz

20/12/2005

(Última actualización: 25/08/2008 14:00)

Imprimir

Hasta hace poco las personas aquejadas de trastornos mentales gravitaban alrededor de una sombría impotencia: el enfermo mental contaba con posibilidades remotas de llevar una vida normal y corriente. El Limbo institucional en el que este sector de la población se encontraba comenzó a resquebrajarse gracias a la puesta en marcha, en el año 2000, de los Planes de Salud Mental en Castilla-La Mancha.

LLEGADA DE FISLEM

Una iniciativa apuntalada en torno a un objetivo claro: hacer todo lo posible porque el enfermo mental pudiera integrarse sociolaboralmente. Con esta idea nació en el 2002 FISLEM, una Fundación de ámbito regional para la integración sociolaboral del enfermo mental. Desde que comenzó a funcionar, FISLEM ha abierto 20 centros de atención psicolaboral en toda la región, incluyendo el existente en Puertollano el cual lleva un par de años en marcha.

CENTROS DE REHABILITACIÓN SOCIOLABORAL

En esta andadura, el centro que FISLEM posee en la localidad ha atendido a un total de 65 personas procedentes de Puertollano y su comarca. Actualmente, FISLEM presta servicio a 50 usuarios en este centro. Se trata de un trabajo compartido con la Unidad de Salud Mental, en donde los enfermos reciben atención sanitaria y luego se les deriva al centro de atención psicolaboral. Aquí se pone en práctica el objetivo de rehabilitar, en la medida de lo posible, a estas personas.

Según José Antonio Contreras, presidente de FISLEM en la región, “en estos centros se les presta un apoyo especial. Los profesionales les ayudan a recuperar funciones perdidas como socialización, incorporación al ámbito laboral así como la mejora de los procesos afectivos y memorísticos que suelen estar deteriorados por los síntomas de sus enfermedades”, señala.

Fruto de esta actividad restauradora, los usuarios de estos centros llevan a cabo talleres ocupacionales en donde diseñan y realizan distintos productos. Así, hasta principios de Enero, la Casa de Cultura de Puertollano acoge una muestra en la que se han seleccionado aquellos trabajos realizados por los usuarios de FISLEM. Podemos encontrarnos desde velas, jarras, jabones, toallas, albornoces, camisetas, productos elaborados por estas personas y con los que demuestran su grado de funcionalidad. “Muchos de ellos poseen una creatividad importante que debe focalizarse y potenciarse”, asegura Contreras para quien no hay ningún resquicio de duda de que la integración de estos enfermos mentales es posible.

PROGRAMAS RESIDENCIAL Y DE INTEGRACIÓN LABORAL

Personas aquejadas de patologías como depresiones severas, esquizofrenias, trastornos maníacos-depresivos y que en la mayoría de los casos precisan un plus de apoyo especial, traducido en aspectos como realización de actividades formativas, con el que recuperar, lo antes posible, una normalización en la sociedad. “Nos interesa demostrar a la ciudadanía que estas personas pueden hacer una vida normal y corriente, que pueden trabajar y vivir como los demás”, explica Contreras.

Por este motivo, FISLEM contempla un Programa Residencial; se trata de un conjunto de actividades y recursos de alojamiento y soporte residencial que aseguran la cobertura de las necesidades básicas de la vida diaria y la integración comunitaria de estas personas. En la actualidad, FISLEM tiene 32 viviendas abiertas en la región donde se atienda a 136 personas. La idea es facilitar un nivel de emancipación en los usuarios. “Hay veces que la familia por diversas circunstancias no puede seguir cuidando al enfermo y por ello contamos con complejos residenciales donde son atendidos por nuestros profesionales. Lo que pretendemos es que realicen una vida independiente dentro de sus limitaciones”, afirma Contreras.

El otro pilar de esta intención integradora lo constituyen los Programas de Inserción Laboral. Contreras reconoce que hasta hace muy poco era impensable que una persona aquejada de enfermedad mental pudiera encontrar trabajo. Pintaban bastos para este sector y afortunadamente, con la entrada de los Planes de Salud Mental, el panorama ha cambiado gracias a la creación de los Centros Especiales de Empleo. Con los mismos FISLEM pretende capacitar el área formativa de estos enfermos “en definitiva les enseñamos un oficio. Son centros donde estas personas trabajan, perciben un sueldo y aquellos que veamos pueden pasar a tener un empleo normalizado con apoyo de nuestros profesionales”, asegura Contreras.

De hecho, en Puertollano está prevista la próxima construcción de un centro de estas características junto con otros nueve en toda Castilla-La Mancha. Y como demostración de esta finalidad rehabilitadora, el director regional de FISLEM confirmaba que “actualmente nueve usuarios de nuestro centro están trabajando en los Planes de Empleo puestos en marcha por el Ayuntamiento”.