Puertollano
La zaragozana deleitó al poco público que se dio cita en el Auditorio Municipal de Puertollano el pasado sábado.

CARMEN PARÍS, LA REVOLUCIONARIA DEL MESTIZAJE MUSICAL

J. Carlos Sanz

10/10/2005

(Última actualización: 25/08/2008 12:00)

Imprimir

Carmen París es una máquina de tricotar y su música es la costura con la que ha diseñado un nuevo traje para la jota aragonesa. El tejido que emplea la zaragozana no es otro que el maridaje, un material con el que hilvana tradición e innovación. A través de su música, Carmen demuestra que la convivencia de estos dos términos, tradicionalmente enfrentados en la escena musical, es posible como así quedó patente en “Pa mi genio” (2003) y ahora con “Jotera lo serás tú” (2005).

Claro que no basta con mezclar estilos sin más y como buena modista, la de Utebo tiene sus armas secretas como son la intuición y el genio. Esta espigada y extrovertida cantautora ha puesto patas arriba la escena musical española con su particular forma de concebir el mestizaje.

Para muchos, hasta la irrupción de Carmen París, pretender mezclar el patrimonio folclórico aragonés con ritmos sudamericanos como el candombe, la ranchera o la música popular cubana, era ante todo una insensatez. Hacía falta encontrar ese punto en común que comparten estos estilos y esa tarea le ha correspondido a la zaragozana. Con su segundo disco, “Jotera lo serás tú”, Carmen París demuestra con creces que entre la música aragonesa y la sudamericana existen más semejanzas que diferencias. Quién nos lo iba a decir.

Pero para ello, París ha tenido que atravesar su particular “cadalso” musical hasta dar con su propio lenguaje. La pizpireta zaragozana que empezó desde muy “chavalica” a patearse las verbenas de medio Aragón a través de la ruta “BBC”, entiéndase bodas-bautizos y comuniones, ha tardado casi 20 años en encontrar la fórmula adecuada que bregado con todo tipo de estilos. “Con 17 años empecé en la música cantando en orquestas, luego me dio por la zarzuela, tangos, coplas, hice coros para grupos de funky y rock. Cuando llegué a los 30 años, me dije que tenía que elaborar mi propio proyecto. Y tras cinco años de elaboración saqué mi primer disco en el que aparece mi propio lenguaje musical”, explica la zaragozana.

El resultado es una música con denominación de origen “Ribera del Ebro”, para nada baladí y sí muy elegante. Junto a una hornada de estupendos músicos, Carmen París deslumbró al escaso público que se dio cita en el Auditorio Municipal de Puertollano. Haciendo gala de su método “porque quiero, porque puedo y porque me da la gana”, la zaragozana lo mismo te canta una jota con sabor a chotis y aroma jazzístico como una jota de bouquet andalusí y fragancia hindú. Vamos, un híbrido en toda regla y de alta potencia. Y tan campante, con esa pose de brazos en jarra tan característica de los cantantes de jota pero al mismo tiempo moviéndose como cualquier negra del Caribe que se precie.

En “Jotera lo serás tú” se percibe de forma clara la impronta de su productor, el compositor Tino Di Geraldo quien en su día sacó un disco que tituló “Flamenco lo serás tú” y que con su permiso, Carmen París se permite la licencia de decir lo mismo pero con la jota aragonesa. “Debido a mi socarronería pensé en este título como una ironía para toda aquella gente que le cuesta clasificarme. Con mi música demuestro que las fronteras no existen y que a través de la jota se pueden hermanar otros estilos como el chotis, la ranchera e incluso la música popular cubana”, señala esta zaragozana con alma de collage universal.

Un disco en el que destacan las colaboraciones de Javier Ruibal, Eliseo Parra y Mercedes Ferrer. “Considero que no tienen el suficiente reconocimiento teniendo en cuenta la labor que han realizado por la música en España. Eliseo Parra ha hecho una labor de recuperación tremenda del folclore ibérico, Ruibal es el compositor más completo que hay en este país y Mercedes Ferrer es una cantautora estupenda”, de ahí que estos “outsiders” del panorama musical español tengan presencia y den empaque en este nuevo disco de Carmen París.

Curiosamente, la de Utebo ha recibido menos rapapolvos de los esperados por parte de la crítica musical y de los puristas de la jota aragonesa. Sí le ha caído algún coscorrón que otro “como una crítica que me hicieron en El Heraldo de Aragón” pero el resto están siendo buenas. A nivel comercial no es que Carmen París esté vendiendo discos como rosquillas pero sí se vislumbran buenas perspectivas. “Con el disco anterior se vendieron 48.000 copias en tres años. Con este segundo había una expectativa de superar esto en menos tiempo pero no está siendo así. Mi música lleva su propio ritmo porque no se trata de algo pasajero o de moda. Funciona comercialmente a medio plazo”, confiesa.

Además, y contra todo pronóstico, la música de Carmen París no ha causado tanto revuelo como el que se esperaba en la tierra que la vio nacer. “Cuando saqué mi primer disco pensaba que me iban a llover todo tipo de críticas y ocurrió todo lo contrario. El gran empujón me lo ha dado Aragón, he tenido un apoyo absoluto por parte de gente, instituciones y medios de comunicación. De hecho, el año que viene se celebra la Expo y cuentan conmigo”, comenta con satisfacción la zaragozana.

Es inevitable no hablar de las influencias musicales de Carmen París, sobre todo siendo una mujer que se ha empapado desde pequeñita con multitud de estilos. Sus referencias van desde “nacionales como Martirio, Chano Domínguez, Mª del Mar Bonet, Eliseo Parra hasta gente de fuera como Milton Nascimento, Dulce Pontes, Goran Bregovic, Herbie Hancock”, vamos un ramillete de musicazos de aúpa.

Carmen París concluirá su gira de promoción actuando en las islas Canarias y ya en noviembre en el Instituto Cervantes que se acaba de inaugurar en Bulgaria. Más allá de cualquier análisis exhaustivo, lo cierto es que el presente de la escena musical española se llama Carmen París. Como bien dice en “Conocimiento”, uno de sus temas de su último álbum: “Sólo existe el ahora”. Pues eso.