Puertollano
La escuadra industrial demostro fortaleza en defensa y efectividad en ataque

VICTORIA DEL BALONCESTO PUERTOLLANO EN SU DEBUT LIGUERO

Ángel Moreno

10/10/2005

(Última actualización: 25/08/2008 12:00)

Imprimir

Bonito debut liguero de Jesús Muñiz como técnico frente a Brabender, ex jugador del Real Madrid, el alumno venció al maestro. El cuadro local dio toda una exhibición de entrega y poderío físico ante la escuadra de Illescas que en los últimos compases del choque acusó en demasía.

Se pudo observar un Baloncesto Puertollano con fortísima defensa, interceptación de línea de pase y veloces contragolpes, sin duda las señas de identidad de la escuadra industrial.

MAL COMIENZO, MEJOR DESARROLLO

El primer cuarto no empezó demasiado bien para los intereses locales, se pecó de precipitación con demasiados errores en ataque y no sabiendo sujetar a Manuel, el máximo anotador visitante, con cuatro triples en el primer cuarto, por el contrario si fue efectiva la presión a toda cancha en momentos puntuales así el primer acto quedaría 25-31 en contra. Tras el mínimo alto el cuadro amarillo arrasa a los verdes, consiguiendo un parcial de 10-0, estando sensacionales en ataque y defensa, esto hacia su primera ventaja, pero una serie de errores en los últimos instantes y un mayor acierto visitante dejo el marcador ajustado a un 46-45.

Como ya pasara al inicio del partido el conjunto de Brabender empezaría pisando fuerte realizando un parcial de 2-7 a favor, sabiendo reaccionar la escuadra amarilla. En este segundo periodo dos hombres por encima de todo pasaron casi desapercibidos, por los locales, Koke aunque anotaba tuvo un mayor seguimiento, pero quien quedo anulado del todo fue, Manuel, el cual solo anota cuatro puntos. El plano físico empezaría a pasar factura y tras una mínima ventaja visitante los de Muñiz volverían a ponerse por delataste para acabar 71-70 el penúltimo cuarto.

ULTIMO CUARTO DECISIVO

Era fundamental empezar bien el tramo final y así se hizo, concentración máxima en defensa con cortes de cuero y en ataque fluidez de esférico además de presión a toda cancha, esto fue más que suficiente para poner nervioso a los de Brabender que no anotaban con fluidez y cometían errores de pase, a lo que se unieron varias técnicas, por protestar con demasiado ímpetu. Los locales nunca entraron en ese juego, sino todo lo contrario concentración máxima. El electrónico reflejaba un 80-74 a tres minutos, parecía renta corta, pero fue suficiente ya que los locales con gran acierto en ataque y los visitantes físicamente hundidos hicieron un marcador más abultados, además se dio la circunstancia que cuando solo restaba un minuto para finalizar Alfonso, base, visitante realizo dos faltas a Bretones el cual desde la línea de tiros libres no erró ni un solo tiro.

Victoria merecida para los de Muñiz por su entrega. Sin duda la combinación, fuerte defensa y rápidos contragolpes, suplen bien la falta de un poste.