La muestra itinerante ya ha sido visitada por más 8.000 personas

PUERTOLLANO RECUERDA LA FIGURA DEL INGENIOSO HIDALDO CON LA EXPOSICIÓN "ICONOGRAFÍA POPULAR DE EL QUIJOTE"

Medio centenar de piezas entre cromos, grabados, postales, sellos, cupones, envoltorios, carteles y otros objetos con la imagen de El Quijote componen esta exposición que a lo largo de este año visitará las poblaciones más importantes de Castilla-La Mancha.

Nota de Prensa de la Junta

05/09/2005

(Última actualización: 25/08/2008 12:00)

Imprimir

La Casa Municipal de la Cultura de Puertollano (Ciudad Real) acogerá hasta el próximo 16 de septiembre la exposición "Iconografía popular de El Quijote", una muestra itinerante organizada por la Junta de Comunidades, a través de la empresa pública Don Quijote de la Mancha 2005 y el Centro de Estudios de Castilla-La Mancha (CECLM), que pretende resaltar la importancia que ha tenido el lenguaje visual a la hora de dar a conocer la figura del Ingenioso Hidalgo.

En total, más de 8.000 personas han visitado esta muestra que comenzó su recorrido el pasado mes de abril en Cuenca. Desde entonces la exposición ha pasado por las ciudades de Toledo, Ciudad Real, Albacete, Talavera de La Reina, y recientemente ha sido expuesta en la Universidad Internacional de Andalucía de La Rábida (Huelva), donde ha registrado más de 2.000 visitas.

Durante el acto inaugural, en el que han participado el director del Área de Cultura de la empresa pública Don Quijote 2005, José Domingo Delgado; el delegado de Cultura en la provincia de Ciudad Real, Ángel López; el concejal de Cultura del Puertollano, Luis Pizarro; e Isidro Sánchez y Esther Almarcha, comisarios de la exposición y codirectores del CECLM, se ha puesto de manifiesto la colaboración entre todas las administraciones para traer a Puertollano este montaje.

El Quijote en imágenes

Los materiales expuestos, procedentes de fondos del CECLM, se han dividido en cinco apartados que recorren desde El Quijote en Estampas hasta El Quijote Filatélico, El Quijote Conmemorativo, El Quijote de Pahissa, y El Quijote Publicitario y Comercial.

De esta forma, el recorrido por el montaje comienza con algunas de las estampas relativas a los episodios más representativos del Ingenioso Hidalgo, como las que realizó la Imprenta Real de Madrid entre 1797 y 1798, para continuar con carteles, y tarjetas postales realizados durante las diferentes conmemoraciones celebradas en torno al Quijote: un buen ejemplo es la colección del Centro de Estudios de Castilla-La Mancha compuesta por 25 postales en las que en una versión libre, obra del ilustrador Pedro de Rojas (1872-1947), se trasladan algunos de los episodios de la obra cervantina a ambientaciones y acontecimientos del siglo XX.

También dedica la exposición un apartado al Quijote de Jaime Pahissa y Laporta, nacido en Sans (Barcelona) el 2 de abril de 1847 y considerado uno de los más notables ilustradores de El Quijote, obra para cuya edición de Fidel Giró en 1897 realizó una serie de ilustraciones que fueron reproducidas con posterioridad tanto para nuevas ediciones como para diversas colecciones de cromos de las que se llegaron a editar millones.

Escenas multitudinarias, personajes aislados, elementos costumbristas y folklóricos caracterizan las imágenes de Pahissa que, sin embargo, siempre mantuvo un estricto realismo que le impidió representar las fantasías imaginadas por Don Quijote.

En el capítulo dedicado al Quijote publicitario y comercial la exposición muestra una serie de objetos que reflejan la utilización, por parte de algunas empresas españolas de los siglos XIX y XX, de la imagen inmortal del personaje como agente publicitario de sus productos. Las primeras empresas que utilizaron el recurso de la publicidad en España fueron las alimentarias y con especial protagonismo la empresa de chocolate Matías López, que encargó en 1875 a Francisco Ortego el que se considera el primer cartel publicitario.

De esta empresa se pueden ver dos colecciones de postales y envolturas de caramelos realizadas para la celebración del Tercer Centenario de la publicación del Quijote. También aparecen colecciones de cromos de chocolates Amatler y Lloveras, o la de Yogur Danone, que vieron reforzado su impacto en la sociedad del momento gracias a la radio y a la televisión.

Cajas de cerillas, colecciones de vitolas, barajas y cupones de Don Quijote de La Mancha de 1935 son otras de las piezas que componen esta exposición que concluye con un homenaje al Quijote Filatélico en el que se puede observar, entre otros objetos, un sobre de una carta de El Toboso a Palma de Mallorca datada el 9 de agosto de 1947.

Tras su estancia en la Casa Municipal de la Cultura de Puertollano, el montaje irá hasta Guadalajara para ser expuesto en el Palacio del Infantado.