Alfonso Castro en un libro de entrevistas

Catálogo de (in)discreciones, el reciente libro de entrevistas del periodista puertollanero Alfonso Castro, es una carta de navegación que conduce al lector a puertos ignotos, a pequeñas islas donde esperan personajes dispares, que se sinceran ante la visita del viajero que recala en estas placenteras ensenadas dialécticas.

Santos G. Monroy

25/05/2005

(Última actualización: 25/08/2008 12:00)

Imprimir

No es para menos. Alfonso Castro es todo un veterano en el oficio de contar las cosas, un hombre con un insaciable afán de saber, un maniático de la información. Como periodista, Alfonso posee las cualidades imprescindibles: rigurosidad, distanciamiento de la noticia y estilo eficaz y directo. Algo que salta a la vista en sus numerosas crónicas en El Mundo y El País, o sus colaboraciones en distintos medios de comunicación como Ya, Diario16, Lanza, La Tribuna, Interviú, Bisagra o Añil, entre otros muchos.

Hace unos años Alfonso se desmarcó de la noticia y nos sorprendió con su primera incursión en el mundo literario gracias a la publicación de su libro de poesía Noche de Peces. En esta obra deliciosa Alfonso se desnudó al completo para convertirse en un auténtico cronista de sus propios sentimientos. Pero ahora nos vuelve a regalar otra obra. Este Catálogo de (in)discreciones es más que un libro recopilatorio de entrevistas: es un recorrido por 18 años de historia de Castilla-La Mancha (entre 1983 y 2001) a través de las entrevistas realizadas a una treintena de personajes.

Pero que nadie se espere un rosario de sesudas y aburridas entrevistas. Éste es un libro para pasárselo bien y sobre todo un libro accesible a todo el mundo, sea cuales fueren sus inquietudes. El propio autor da lo mejor de sí ante personas de la talla de Sara Montiel, Pedro Almodóvar, Francisco Umbral, Francisco Nieva, Adolfo Marsillach, Antonio Gala, Gregorio Prieto o Manuel Valero.

Este catálogo de entrevistas se transmuta en peculiar libro de viajes que se desarrolla en los más variopintos escenarios, mientras los diálogos revelan un marcado carácter cervantino, como si entrevistador y entrevistados alternaran continuamente en sus papeles de Don Quijote y Sancho Panza. Así, a lo largo de estas conversaciones, Alfonso hace a veces de Quijote, a veces de Sancho, dependiendo del personaje que le acompañe. En unas ocasiones, presenta su faceta soñadora y nos ofrece preguntas que no son sino hondas reflexiones; en otras, se revela socarrón, escéptico, divertido, trasgresor, coplero... El lector se va haciendo amigo de los personajes entrevistados, pero también tendrá la oportunidad de conocer más al propio autor, que aquí ha demostrado su maestría en el arte de la entrevista periodística. En efecto, Alfonso consigue lo que pocos comunicadores: resultar tan natural en sus diálogos como cuando habla con sus propios amigos, describir a la perfección los modos y maneras de sus personajes y que el lector tenga la sensación de hallarse junto a él, sentado en la mesa en cualquier café de Madrid o de pie en las viejas calles de Toledo, mientras toma notas y vigila su grabadora.

Alfonso Castro se retrata en esta nueva obra tanto a sí mismo como a sus ilustres interlocutores. Estamos ante un personal catálogo de opiniones, pero también de estados de ánimo, de formas de ver y pensar la vida. El contenido puramente periodístico de esta selección de diálogos trasciende los límites del oficio para convertirse en un crisol de sentimientos y en una antología de reflexiones. Tienen aquí cabida, como si de un cuaderno de bitácora existencial se tratase, meditaciones sobre la cultura y el arte, la arquitectura, el diseño, la música, el cine, el teatro, la literatura...

Se trata, además, de un libro en el que cualquiera puede sacar provecho, desde el lector más grave al más socarrón. Abundan los momentos divertidos, las anécdotas, los chistes, los retazos de historia, los chascarrillos, pero también las reflexiones sobre la cultura, música, teatro, moda, cine, filosofía, sociedad, historia... El registro temático sorprende en cada página: especialmente interesantes y divertidas son las entrevistas a Paco Clavel, la del coplero Tomás de Antequera, la de Francisco Umbral, la de Herminio Molero (que aún reivindica su papel de creador de Radio Futura) o las de Pedro Almodóvar y su madre Francisca Caballero.

En suma, Catálogo de (in)discreciones reúne las virtudes que cualquier buen libro, según Cervantes, debería tener: divertir y enseñar pero, sobre todo, ayudarnos a ser mejores personas.