Debate sobre financiación autonómica en las Cortes de Castilla-La Mancha

ARAÚJO: "DESDE CASTILLA-LA MANCHA DEBEMOS GARANTIZAR EL ACCESO A LOS SERVICIOS ESENCIALES"

La consejera de Economía y Hacienda, Mª Luisa Araújo, defendió hoy un modelo de financiación que se construya desde el diálogo y el acuerdo y respetando los principios constitucionales de igualdad y solidaridad.

Consejería de Economía y Hacienda

05/05/2005

(Última actualización: 24/08/2008 12:00)

Imprimir

La consejera de Economía y Hacienda, María Luisa Araújo compareció hoy en las Cortes de Castilla-La Mancha para defender una reforma del modelo de financiación en condiciones de igualdad y que corrija las deslealtades del Gobierno del PP en estos años de aplicación del sistema.

Araújo se mostró partidaria de esta modificación indicando que desde el modelo anterior la mayoría de las regiones han asumido competencias esenciales para los ciudadanos "que nos exigen más calidad y extensión de los servicios que prestamos".

"Desde Castilla-La Mancha estamos convencidos de que debemos garantizar el acceso a los servicios esenciales en condiciones de igualdad, lo que está requiriendo inversiones en infraestructuras y servicios que afectan a la evolución de nuestros gastos".

Durante el debate general de financiación la consejera recordó que a lo largo de este último periodo las múltiples incorrecciones del Gobierno del PP en la aplicación del sistema han agravado la situación. Desde la aprobación de medidas tributarias que afectan a impuestos cedidos a las comunidades autónomas hasta la aprobación de iniciativas legales con repercusiones en el gasto de las comunidades y sin compensación.

También se ha padecido en este periodo, recordó, la desinformación y la falta de participación real en los procesos de gestión tributaria que ha acaparado para sí el Ministerio de Hacienda a través de la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

Es por ello, añadió, que parece adecuado plantear una reforma que busque corregir las deslealtades en la aplicación del actual sistema permitiendo una revisión que garantice la estabilidad del sistema, la lealtad en la aplicación, más recursos a las comunidades autónomas y hacernos partícipes en los procesos de dirección y gestión tributaria para garantizar una correcta información y una mayor eficacia.

En este sentido, avanzó que Castilla-La Mancha nunca aceptará un modelo que no se construya desde el diálogo y el acuerdo, que no respete los principios constitucionales y que no garantice los recursos necesarios para que en nuestra región podamos prestar servicios esenciales como la educación, la sanidad, el empleo o los servicios sociales, en condiciones de igualdad.

Históricamente Castilla-La Mancha, explicó la consejera de Economía, ha defendido que cualquier sistema se construya siempre desde el diálogo entre Estado y comunidades autónomas en base a un acuerdo sobre recursos y de acuerdo a instrumentos adecuados para recibir esta financiación. "Estos requisitos han sido siempre irrenunciables para nosotros", por ese motivo se rechazó el modelo de 1997 y se dio el visto bueno al del año 2002.