En los próximos días se publicará una Orden de ayudas

MEDIO AMBIENTE INCENTIVARÁ LA PESCA SIN MUERTE ENTRE LAS SOCIEDADES DE PESCADORES DE LA REGIÓN

La consejera de Medio Ambiente, Rosario Arévalo, destacó el esfuerzo realizado por el Gobierno de Castilla-La Mancha para fomentar una practica de la pesca sostenible y anunció la inminente creación del Consejo Regional de Pesca, que cuenta ya con el visto bueno del Consejo Asesor de Medio Ambiente.

Consejería de Medio Ambiente

03/04/2005

(Última actualización: 25/08/2008 14:00)

Imprimir

La Consejería de Medio Ambiente establecerá a partir de este mes de abril un régimen de ayudas a las sociedades de pescadores de la región declaradas colaboradoras en Castilla-La Mancha, con el objetivo de incentivar la pesca en los cotos sin muerte y fomentar esta modalidad.

La titular de la Consejería, Rosario Arévalo, explicó que se destinarán más de 30.000 euros a las distintas sociedades de pescadores de la región para gastos de contratación de personal de vigilancia en los cotos o actividades relacionadas con la pesca ‘sin muerte’ y la conservación del medio acuático, incluidos los cursos en la Escuela Regional de Pesca Fluvial, ubicada en Uña (Cuenca).

Arévalo destacó la necesidad de implicar a las sociedades de pescadores en la conservación de los ecosistemas acuáticos, permitiendo que gestionen cotos en régimen de concesión destinados a recuperar poblaciones de peces, crear escuelas de pesca o mantener cotos de pesca intensiva en tramos ecológicamente poco sensibles.

En este sentido, la consejera de Medio Ambiente señaló que el Gobierno regional ha realizado un esfuerzo especial para actualizar y modernizar la legislación que afecta a la pesca fluvial con la aprobación de la Ley y Reglamento de Pesca de Castilla-La Mancha que ha incorporado varios objetivos innovadores.

Entre ellos, la consejera mencionó la conservación de la pureza genética y la biodiversidad natural de las especies; el fomento de métodos de gestión basados en el aprovechamiento sostenible de las poblaciones naturales o la realización de actividades en la Escuela Regional de Pesca Fluvial de Uña, que se creó en 1988 para promover una mentalidad y conciencia medioambiental en el colectivo de jóvenes pescadores.

Otros logros importantes, según señaló Arévalo, es la inminente creación del Consejo Regional de Pesca, que cuenta ya con el visto bueno del Consejo Asesor de Medio Ambiente, y la declaración de la trucha común como ‘especie de interés preferente’, lo que ha permitido el planeamiento técnico del aprovechamiento de los cotos trucheros y el inicio de un programa de determinación de la pureza genética de las distintas poblaciones de trucha común.

La consejera lamentó que la trucha autóctona está siendo contaminada por la mezcla de otras especies centroeuropeas. "Nuestro objetivo es detectar las poblaciones autóctonas puras para garantizar su preservación y constituir a partir de ellas líneas puras para restaurar otras poblaciones genéticamente contaminadas", explicó.

La titular de Medio Ambiente pidió también la colaboración ciudadana para el mantenimiento de la pesca, un sector que constituye una actividad de gran atractivo y que cuenta en la región con más de 126.000 aficionados.

Castilla-La Mancha cuenta con 342,5 kilómetros de tramos trucheros, con una superficie de 332 hectáreas, distribuidas en 21 tramos de pesca sin muerte, 21 cotos especiales, un coto de repoblación sostenida, 24 cotos intensivos y cuatro refugios de pesca.

Albacete, Cuenca y Guadalajara son provincias que destacan por su oferta y la calidad de sus aguas, con la existencia de tramos trucheros muy buenos, mientras que Ciudad Real y Toledo destacan por la pesca de ciprínidos, el black-bass y el lucio.