En su intervención en el Senado sobre las medidas a adoptar en relación con la lengua azul

Elena Espinosa ha informado que se están coordinando actuaciones que permitan el movimiento de animales sin provocar riesgos en zonas libres de lengua azul

La ministra ha explicado que se están manteniendo reuniones con las Comunidades Autónomas y el sector ganadero, incluido el del toro de lidia, para establecer las medidas sobre movimiento de ganado

Carmen Vallejo

16/03/2005

(Última actualización: 25/08/2008 14:00)

Imprimir

La ministra Elena Espinosa ha informado esta mañana en el Senado sobre las medidas que se están adoptando en relación con la lengua azul, una enfermedad que, tal como ha explicado, no afecta solo a los toros de lidia, sino a toda la cabaña española de rumiantes, que supera los 30 millones de cabezas de ganado.

En su intervención ha comunicado que se están manteniendo reuniones con las Comunidades Autónomas y el Sector, incluido el del toro de lidia, para coordinar las actuaciones que permitan el movimiento de animales, sin provocar riesgos en las zonas actualmente libres de lengua azul.

Estamos trabajando, ha señalado la ministra, para dar una adecuada respuesta a las preocupaciones expresadas por el sector del toro de lidia, sin que se comprometa la sanidad animal de la cabaña ganadera.

Tras recordar que España cuenta con 24 millones de cabezas de ovino, 3 millones de caprino y 5,5 millones de bovino, con una producción que, en 2004, alcanzó 7.000 millones de euros, Elena Espinosa ha destacado la vocación exportadora del vacuno, lo que exige ser cautos en el establecimiento de medidas para el movimiento de animales.

Hay que encontrar, ha manifestado la ministra, fórmulas que compatibilicen los intereses de la sanidad animal de nuestra cabaña ganadera con los sectores de lidia, sin olvidar que, desde el punto de vista sanitario, el ganado de lidia no se diferencia del resto del ganado vacuno.

Por ello, ha añadido, debemos evaluar el riesgo que conllevaría el movimiento del ganado de lidia desde zonas restringidas por la lengua azul, hacia zonas libres de la misma, sobre todo, tendiendo en cuenta que el mayor número de festejos se realizan durante los meses de junio a septiembre, cuando la actividad del vector transmisor de la enfermedad es más elevada.

Elena Espinosa ha reconocido la importancia que la cultura del espectáculo taurino tiene en España, asegurando que desde el Ministerio de Agricultura se está trabajando para que la celebración de los festejos taurinos no se vea perjudicada. Se establecerán, ha señalado, las medidas oportunas para que el movimiento de los animales que se encuentran en el área restringida de la lengua azul, no pueda suponer un riesgo para el resto del territorio nacional libre de la enfermedad.