Ciudad Real, primera provincia en la que se pondrá en marcha el proceso de venta

1793 FAMILIAS CIUDADREALEÑAS PODRAN SER PROPIETARIAS DE LAS VIVIENDAS QUE LES ARRENDO EL GOBIERNO REGIONAL

El consejero de Vivienda y Urbanismo, Alejandro Gil, señaló que el precio medio de venta de estas viviendas será de veinticinco mil euros, cantidad que los inquilinos podrán satisfacer a razón de ciento cincuenta euros mensuales durante veinte años

Alberto Pérez

10/03/2005

(Última actualización: 25/08/2008 14:00)

Imprimir

El consejero de Vivienda y Urbanismo, Alejandro Gil, anunció hoy que 1793 familias de la provincia de Ciudad Real que viven actualmente en viviendas alquiladas a la Junta de Comunidades van a tener la oportunidad de adquirir su casa gracias al procedimiento de venta que el Gobierno de Castilla-La Mancha va a poner en marcha de forma inminente

Gil dio a conocer que Ciudad Real será la primera provincia en iniciar este proceso y aclaró que las 1.793 viviendas que se ponen a la venta corresponden a cincuenta y tres promociones construidas por el Ejecutivo regional en treinta y dos municipios de la provincia que fueron adjudicadas en régimen de alquiler. Las viviendas tienen una antigüedad media de diecinueve años.

Las poblaciones de la provincia que cuentan con mayor número de las viviendas que se ponen a la venta son la capital, con 401; Valdepeñas, con 196; Puertollano, con 170; Manzanares, con 117; Pedro Muñoz, con 109; Almagro, con 90; Alcázar de San Juan, con 85; Daimiel, con 81, y, por citar otras dos localidades, Almadén, con 79 viviendas de titularidad autonómica, y Viso del Marqués con 64. A esta primera oferta de 1793 viviendas seguirá una segunda fase de otras dos mil hasta completar un total de tres mil ochocientas viviendas a la venta.

El consejero indicó que las familias que están ocupando las viviendas tendrán prioridad para adquirirlas y que se trata de una propuesta de compraventa totalmente voluntaria. No obstante, destacó que se trata de una oferta muy ventajosa, ya que los alquileres que han abonado hasta ahora los inquilinos se descontarán del precio final, de tal forma que el precio medio de venta es de unos veinticinco mil euros, que, gracias a la propuesta de hipoteca de Caja Castilla-La Mancha, se convierten en mensualidades de alrededor de ciento cincuenta euros a satisfacer en veinte años.

Alejandro Gil explicó que se remitirá una carta a las familias que habitan estas viviendas para informarles de esta oferta y que, a continuación, personal de la Consejería de Vivienda y Urbanismo visitará uno por uno a los inquilinos para aclarar sus dudas y las condiciones particulares del préstamo hipotecario que pueden subrogarse para adquirir su casa.

El consejero de Vivienda y Urbanismo explicó las líneas generales de esta operación después de asistir a la Comisión Provincial de Vivienda de Ciudad Real, en la que se informó a los integrantes de este organismo las condiciones de compraventa que plantea el Gobierno de Castilla-La Mancha y se tomaron dos decisiones que van a beneficiar a otras doscientas veinticinco familias de la provincia.

Así, se aprobó que ciento cincuenta y cinco familias puedan empezar a vivir en otras tantas viviendas que la Junta de Comunidades tiene desocupadas en treinta y un municipios de la provincia y la apertura del procedimiento para adjudicar otras setenta viviendas que está construyendo el Gobierno de Castilla-La Mancha en la capital (35) Argamasilla de Alba (28) y Poblete (7).

Gil indicó que el plazo para solicitar una de estas viviendas se abre el próximo 21 de marzo y que espera que puedan estar adjudicadas en septiembre. El consejero indicó que los interesados en hacerse con una de estas viviendas podrán obtener información en la Delegación de Vivienda y Urbanismo en Ciudad Real y a través de la página web de la Junta de Comunidades (www.jccm.es) a partir de la fecha indicada.

Alejandro Gil destacó especialmente que, a partir de estas tres promociones, las viviendas se adjudicarán con un procedimiento mixto, ya que una mitad se asignará en función del baremo que puntúa a cada solicitante en función de sus condiciones socioeconómicas y la otra mediante sorteo público ante notario.