Así lo aseguró el académico que hoy presentó junto al presidente Barreda la edición de la obra realizada por el Gobierno de Castilla-La Mancha

FRANCISCO RICO: "EL TREN DE EL QUIJOTE ARRANCÓ DESDE CASTILLA-LA MANCHA"

El presidente del Gobierno castellano-manchego afirmó que con esta edición, cuyos derechos se cedieron a la Real Academia y a la Asociación de Academias de la Lengua de Latinoamérica, Castilla-La Mancha ha realizado una contribución a este IV Centenario de las más duraderas y que permanecerá más allá de este año 2005.

Concha del Castillo

10/03/2005

(Última actualización: 25/08/2008 14:00)

Imprimir

El académico Francisco Rico, autor de la edición de Castilla-La Mancha de la obra de Miguel de Cervantes Don Quijote de la Mancha, aseguró hoy, durante su presentación en la Biblioteca Regional, que "el tren de El Quijote, al que luego se montaron otras instituciones como la Real Academia de la Lengua, arrancó desde Castilla-La Mancha".

De este modo, el sillón "p" minúscula de la Real Academia, catedrático de Literaturas Hispánicas Medievales y profundo conocedor de la obra inmortal de Cervantes ponía en valor la edición literaria llevada a cabo por Castilla-La Mancha para remarcar en varias ocasiones que "estoy como un niño con zapatos nuevos y, por tanto, contento y agradecido a los que apoyaron esta idea, entre ellos el hoy presidente Barreda, porque ésta es la edición que siempre había querido hacer".

En ese mismo sentido, destacó la importante decisión del Gobierno de Castilla-La Mancha de ceder los derechos de la edición a la Real Academia y a la Asociación de Academias de la Lengua de Latinoamérica porque ha permitido acercar a dos continentes con esta obra gracias al millón de ejemplares impresos, si bien precisó que "la de la Real Academia es un facsímil, una reproducción en formato reducido respecto a los contenidos que sí incluye la de Castilla-La Mancha".

Precisamente, fue el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, en su intervención inicial, el primero que resaltó el hecho de ceder esos derechos "a una institución tan importante como la Real Academia" y a cuya presentación oficial asistía en su sede el pasado uno de diciembre.

Seguidamente, el presidente Barreda subrayó que con esta edición, "la mejor edición al cuidado de quién más sabe de El Quijote", el Gobierno de Castilla-La Mancha lo que ha pretendido es "realizar una contribución de las más duraderas para que este proyecto, al igual que la Ruta de Don Quijote, permanezca en el tiempo más allá de este año 2005".

En esta misma línea, fue el propio Francisco Rico quien indicó la "función social" de esta edición, ya que, a su juicio, "los libros se deben leer lo mejor posible y de la manera más sencilla, como es éste el caso, por lo que debo reiterar mi agradecimiento a los amigos de Castilla-La Mancha, algo que responde a la realidad y no a la complacencia".

"Una edición al servicio del lector sin traicionar a la historia"

De hecho, Rico manifestó que este Quijote, gracias a su contenido literario, su tipografía, la caligrafía y su encuadernación permite ser leído en el tren, en la parada de un autobús o encima de una mesa al tiempo que el lector se enciende un cigarrillo porque, "la edición se ha puesto a la comodidad y al servicio del lector facilitando su lectura y sin traicionar a la historia".

El académico relató la composición de la edición, configurada con el estudio de un centenar de ediciones de la obra de Cervantes, y la distribución de la misma que se inicia con la presentación del presidente Barreda, "que no está escrita al uso", en palabras del propio Francisco Rico, y a la que le suceden el prólogo del autor, una introducción, una larga nota al texto, la edición y sus notas y un rico y valioso material complementario.

Éste último incluye una biografía de Cervantes con sus testimonios más personales, las particularidades de la lengua cervantina, un determinado número de ilustraciones, algunas de ellas curiosas y únicas como "el mapa del cautivo" con su trayectoria europea y mediterránea, y un total de seis índices que permiten localizar fácilmente desde refranes, locuciones y modismos hasta citas y palabras anotadas para cerrar este libro, un útil sumario del argumento.

Finalmente, quiso también resaltar el elegido académico en 1986 que frente a su primera edición de El Quijote realizada en 1998 para el Instituto Cervantes y revisada ahora con motivo del Centenario, la de Castilla-La Mancha es más personal, y, sobre todo, más eficiente para su lectura y práctica para su consulta.

Antes de concluir este acto en una abarrotada de público sala de presentaciones de la Biblioteca Regional, el presidente Barreda quiso referirse no sólo al libro y al personaje, Don Quijote, sino también a la tierra que se celebra este año 2005, Castilla-La Mancha que dispone de una seña de identidad universal y en la que se puede disfrutar, rememorando las palabras del historiador Pierre Vilar, de ese "denso brebaje de historia concreta que destila toda obra maestra".