Puertollano
Las obras tendrán un plazo de ejecución de 18 meses

Luz verde para la construcción del nuevo colector de la Calle Gran Capitán

José C. Sanz

09/03/2005

(Última actualización: 25/08/2008 14:00)

Imprimir

Al igual que un paciente en lista de espera, la localidad puertollanense acaba de recibir la confirmación por parte de la UE de su próxima intervención quirúrgica para mejorar sus problemas de circulación de aguas en la Calle Gran Capitán y barriada “Libertad”.

Una actuación urbanística calificada por Antonio Rodríguez, Concejal de Urbanismo, como laboriosa y de gran envergadura en la que el viejo colector, que como un vaso sanguíneo se extendía desde la confluencia de Gran Capitán con Avenida Primero de Mayo hasta el propio Pozo Norte, será sustituido por uno nuevo, con más de cinco metros de diámetro y que permitirá acabar de una vez con los problemas de inundaciones que se producían en esta zona de la ciudad cada vez que las tormentas o las lluvias torrenciales hacían acto de aparición.

Un proyecto de gran magnitud, debido a que la instalación del nuevo colector ocupa una longitud de 1,5 kilómetros, y que ocasionará molestias a los vecinos de la zona afectada, como señalaba Antonio Rodríguez. “Se trata de una obra civil que afectará al 27% de la población de Puertollano. Ya adelanto que se van a ocasionar molestias porque es una calle que presenta gran afluencia de tráfico, alberga importante volumen comercial pero la ciudadanía debe entender que es una obra necesaria”.

El presupuesto del nuevo colector asciende a la “friolera” de 3.490.000 euros, y un 80% de la cifra presupuestada será financiada por fondos de la UE una vez que estos han sido desbloqueados. Los 698.000 euros restantes serán sufragados por las arcas municipales.

La empresa PROARQUI, adjudicataria del proyecto, dispondrá de un plazo de ejecución de las obras de 18 meses. Sin embargo, el pistoletazo de salida para poner “patas arriba” la zona afectada no se producirá hasta que finalice el verano debido a que el proyecto debe sacarse a licitación y posteriormente aparecer publicado en el Boletín Oficial Europeo.

Con la instalación del nuevo colector se lograrán tres objetivos, según destacaba Antonio Rodríguez. Por un lado, permitirá recoger el agua de tormenta y que hasta ahora bajaba con un gran volumen de caudal por la Calle Gran Capitán ocasionando problemas de inundaciones de garages y viviendas. En segundo lugar, evitará el que la suciedad y contaminación que suelen arrastrar las primeras aguas de lluvia se quede en la superficie urbana. Y el último objetivo, es que por fin se da respuesta a un sector de la ciudadanía que llevaba tiempo reclamando una actuación urgente para acabar con la problemática de las inundaciones.

Un colector que se ubicará a cinco metros de profundidad, por lo que se tendrá que llevar a cabo una compleja entibación para evitar posibles socavones –esperemos que no ocurra como en el barrio barcelonés del Carmel- y que desembocará en un mastodóntico tanque cuyas dimensiones serán de 20 X 40 metros, el cual estará ubicado en el Pozo Norte. En este enorme depósito se confinará el agua proveniente del colector y luego se bombeará, a través de un sistema de tuberías, hasta la Depuradora municipal. A juicio de Antonio Rodríguez, “el nuevo colector permitirá disponer de una red separativa de aguas. Así, las aguas fecales y las primeras aguas de lluvia tendrán su propio recorrido”.