Así se ha acordado en el Consejo de Gobierno

EL PRESIDENTE BARREDA ANUNCIA LA PUESTA EN MARCHA DEL CHEQUE EMPLEO

08/03/2005

(Última actualización: 25/08/2008 14:00)

Imprimir

Entre 14.000 y 15.000 mujeres de la Región podrán beneficiarse de la regulación del Cheque Empleo. Esta iniciativa, propuesta por el presidente regional en el Debate sobre el Estado de la Región, consiste en una ayuda en forma de título personal, que oscila entre los 3.000 y los 9.000 euros, para aquellas empresas que establezcan una relación laboral de al menos un año de duración con las mujeres titulares del Cheque Empleo.

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, ha anunciado, durante el transcurso del acto institucional con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora celebrado en Torrijos (Toledo), la puesta en marcha del Cheque Empleo. Esta iniciativa es uno de los programas del Plan por el Empleo de la Mujer, que el Gobierno regional ha diseñado de la mano de las organizaciones sindicales y empresariales en el contexto del Acuerdo por el Empleo 2004-2007.

Enmarcado en la Estrategia Europea por el Empleo, este programa está dirigido a mujeres que reúnen unas condiciones mínimas de empleabilidad y que quieren incorporarse o reincorporarse al mercado laboral después de una ausencia prolongada.

El Consejo de Gobierno, presidido por José María Barreda, aprobó esta mañana la puesta en marcha de esta medida, que es pionera en España y que entrará en vigor tras su publicación en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha el próximo viernes, 11 de marzo.

El Cheque Empleo es un título nominativo emitido por el Servicio Público de Empleo de Castilla-La Mancha que certifica que sus titulares reúnen los requisitos de profesionalidad y antigüedad en la demanda de empleo de al menos un año. Este programa comprende un incentivo de 3.000 euros para las empresas que contraten a una titular Cheque Empleo, que podría llegar hasta los 7.000 euros en caso de que el contrato sea de carácter indefinido.

Las mujeres víctimas de violencia doméstica, las afectadas de una invalidez reconocida y las que vuelven a Castilla-La Mancha después de un periodo fuera de España, emigrantes retornadas, están consideradas como colectivos prioritarios, por lo que no tienen necesidad de cumplir requisitos de antigüedad de desempleo y profesionalidad y la cuantía del Cheque que recibirán ascenderá, como mínimo, a 6.000 euros.

Para aquellas mujeres que pertenezcan a uno de estos tres colectivos y firmen un contrato indefinido, la cuantía por la que se emitirá el cheque de incentivo a la empresa ascenderá a 9.000 euros.

Las mujeres portadoras del Cheque Empleo dispondrán de seis meses para hacerlo efectivo. Este período podrá renovarse por otros seis meses si se entrega a empresas o entidades sin ánimo de lucro de la Región que formalicen un contrato laboral con ellas.

Asimismo, se les asignará un orientador laboral que llevará a cabo un seguimiento personalizado del itinerario de inserción al mercado laboral y trabajará junto a la mujer titular para facilitarle la búsqueda de empleo. Cada participante recibirá asistencia y formación en técnicas de búsqueda de empleo.

Esta medida tiene por objeto apoyar a las mujeres portadoras del Cheque Empleo en la búsqueda de un puesto de trabajo e incentivar económicamente a las empresas que las contraten.

Hacia un mercado laboral integrado

Se trata así de eliminar los obstáculos que el mercado ofrece a la inserción laboral de la mujer y, en definitiva, contribuir a construir un mercado laboral integrado, ya que limitar los recursos humanos de nuestro sistema productivo al colectivo masculino supone prescindir de la mitad de los mismos, restar riqueza y visiones diferentes al ámbito laboral y pretender asentarse sobre un solo eje, cuando se dispone de dos.

Este nuevo programa está integrado en el Plan de Empleo de la Mujer, cuyos objetivos son aumentar la empleabilidad y la productividad de colectivos de mujeres que lo necesiten y busquen un empleo, fomentar una cultura igualitaria en las relaciones laborales y en las actitudes de los empleadores frente a la mujer y establecer mecanismos que ayuden a ambos sexos a conciliar la actividad profesional con la vida familiar.

Durante el pasado año, de cada cuatro puestos de trabajo que se crearon en la Región tres fueron ocupados por mujeres (el 76%). No obstante, el Gobierno regional es consciente de que se debe seguir trabajando en esta línea. Por ello, se ha propuesto que 2005 sea el año del empleo femenino y de su promoción, y para seguir fomentando la incorporación masiva de las mujeres en el mercado laboral se va a incentivar a las empresas castellano-manchegas para que apuesten por su contratación.