Puertollano
En la inauguración de la segunda gran exposición "La Mancha de Don Quijote, realidad de una fantasía"

EL GOBIERNO DE CASTILLA-LA MANCHA INCENTIVARÁ LAS VISITAS A ESTA MUESTRA PARA ACERCARLA A LA GENTE MÁS JOVEN

Sólo en el mes de febrero, la provincia de Ciudad Real ha registrado más de 5.000 visitas en las diversas actividades culturales organizadas con motivo del IV Centenario de El Quijote. La exposición que hoy inauguró el presidente Barreda en Puertollano (Ciudad Real) es una apuesta clara por recordar al mundo que La Mancha existe más allá de la imaginación de Cervantes.

NOTA DE PRENSA ENVIADA POR JCCM

07/03/2005

(Última actualización: 25/08/2008 14:00)

Imprimir

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, que inauguró hoy en Puertollano (Ciudad Real) la segunda gran exposición que organiza el Gobierno regional con motivo del IV Centenario de la publicación de Don Quijote de la Mancha, bajo el título "La Mancha de Don Quijote, realidad de una fantasía", indicó que desde el Gobierno de Castilla-La Mancha se van a incentivar las visitas a esta muestra para que los más jóvenes se acerquen a la obra de Cervantes.

El presidente Barreda felicitó a los comisarios de la muestra y reconoció que ésta permite una reflexión de la evolución en los usos y costumbres de La Mancha de El Quijote hace ahora cuatrocientos años. A su juicio, esta exposición, además de estar "muy bien planteada", destaca por el estudio etnográfico y antropológico que conlleva y que acerca a los visitantes las vivencias y los sentidos de la época del Ingenioso Hidalgo.

Recordando a Pierre Vilar, quien dijo que leyendo El Quijote se puede saborear el gusto del brebaje de la historia concreta que destila toda obra maestra, José María Barreda señaló que el gusto de ese brebaje se puede apreciar en el recorrido de esta muestra.

Se trata de una exposición "popular, audaz e interesante para todo tipo de público". Asimismo, recordó que Castilla-La Mancha celebra un libro, Don Quijote, y una tierra, La Mancha. Y es que a juicio del presidente castellano-manchego habría que darle la razón al escritor don Manuel Azaña cuando señaló aquello de que El Quijote no podría haber sido de otro sitio. El responsable del Ejecutivo castellano-manchego advirtió que Castilla-La Mancha dispone de un icono universal y que cuanto más se hable de Don Quijote más se hablará de esta tierra. "No podemos desaprovechar la ocasión de recordar al mundo que La Mancha existe, y en este caso Puertollano, y que se puede y se debe visitar", apuntó.

Notable respaldo a los actos del IV Centenario

Según los datos facilitados por el presidente Barreda, los actos culturales organizados con motivo del IV Centenario están registrando un notable respaldo. Así, sólo en el pasado mes de febrero y en la provincia de Ciudad Real más de 5.000 personas han participado en los diversos eventos organizados con motivo de la efeméride.

La celebración del IV Centenario en Castilla-La Mancha tiene, según avanzó Barreda, tres dimensiones. Además de la cultural, la turística y la económica. Respecto a la segunda, la turística, destacó el gran esfuerzo que el Gobierno regional está realizando con el proyecto de la "Ruta de Don Quijote" y, tras recordar que éste es un libro de rutas y andanzas, añadió que esta infraestructura nace con vocación permanente, que será uno de los corredores ecoturísticos más importantes de Europa y que se podrá recorrer con el libro de Cervantes bajo el brazo.

Por lo que se refiere a la dimensión económica y empresarial, José María Barreda, resaltó que nada de lo indicado podría realizarse sin la iniciativa privada que fomenta con su inversión una visión más empresarial de nuestra Región. "El año de El Quijote debe ser el año de Castilla-La Mancha", reiteró el presidente que al mismo tiempo recordó que esta celebración será un gran escaparate para presentar las ventajas de las que disfrutará esta tierra, una de las mejor comunicadas de todo el territorio nacional.

En la inauguración de esta muestra el presidente de Castilla-La Mancha estuvo acompañado por el alcalde de Puertollano, Joaquín Hermoso, por la consejera de Economía y Hacienda y presidenta de la empresa pública "Don Quijote de la Mancha 2005", María Luisa Araújo, y por la consejera de Cultura, Paz López, entre otras autoridades.

Una muestra dividida en siete capítulos

"La Mancha de Don Quijote. Realidad de una fantasía" ha sido dividida en siete capítulos con los que los visitantes podrán adentrarse en la época de Cervantes no sólo a través de la vista, sino también del tacto, el oído e incluso el olfato. Ropas y Ropajes; Caminos y Cañadas; Ventas y Posadas; Fiestas y Holganzas; Sierras y Llanos; Viandas y Manjares y Música y Bailes son los ámbitos que conforman esta exposición realizada con montajes, escenografías, vídeos, audios, odoramas, maquetas, paneles interactivos y piezas que, salvo contadas excepciones, no pertenecen a museos, sino que proceden de coleccionistas y anticuarios.

Así, entre otras cosas el visitante podrá vestirse de época, participar en el ambiente de una venta, escribir cartas con los materiales que se utilizaban hace 400 años, tentar una lanza e incluso conocer las transformaciones que han experimentado los paisajes manchegos desde aquella época hasta la actualidad.

De esta forma, la muestra ha sido concebida como un gran escenario comunicativo desde el que ilustrar, además, el paso de la tradición a la modernidad que ha sufrido el espacio manchego hasta nuestros días, y pretende también hacer desaparecer algunos tópicos y concepciones erróneas de los tiempos cervantinos.

Consolación González Casarrubios y Juan Antonio Rodríguez Menéndez, del Museo de Artes y Tradiciones Populares de la Universidad Autónoma de Madrid; Mikel Asensio Brouard, de la UAM; y Elena Pol Méndez, de InterpretArt, son los comisarios de la exposición que permanecerá abierta en el Auditorio Municipal de Puertollano hasta el próximo 30 de septiembre y que forma parte de la programación cultural diseñada por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, a través de la Empresa Pública Don Quijote 2005, con motivo del IV Centenario de la obra de Cervantes.