Región
La Comarca de Puertollano

La joven pintora exhibe sus obras premiadas en el Museo de Ciudad Real
Pilar Cardó, premiada en la Muestra de Jóvenes Artistas

Alfonso Castro

Pilar Cardó, artista local (Puertollano, 1976), exhibe estos días y hasta el 7 de noviembre cuatro obras de su más reciente producción en el Museo Provincial de Ciudad Real en la exposición colectiva de la Muestra de Jóvenes Artistas de Castilla-La Mancha de 1999 convocada en su día por la Consejería de Cultura de la Junta en las modalidades de Artes Plásticas, Fotografía y Cómic.
Cardó consiguió uno de los tres únicos premios del apartado Artes Plásticas, en el que también fueron seleccionados otros siete artistas de la comunidad, entre quienes se hallan las ciudad-realeñas Carmen Regatero y María Consuelo Fernández.
La pintora, que a buen seguro ha recibido con  este galardón un importante espaldarazo moral  en el inicio de su trayectoria profesional, comenzó su formación plástica en la Escuela de Artes y Oficios de Ciudad Real, licenciándose después, en 1998, en la Facultad de Bellas Artes de Cuenca, en la que realiza actualmente el programa de doctorado.
La presencia pública de su obra hasta el momento es reducida, habiendo expuesto únicamente -que tengamos noticia- en una muestra colectiva el año pasado en Torralba de Calatrava y desde el pasado 15 de octubre hace lo propio en la exposición de jóvenes artistas de nuestra comarca de cara al nuevo milenio que se exhibe en Almodóvar del Campo. A lo que hay que añadir esta participación suya en Ciudad Real dentro de la Muestra joven regional, cuya itinerancia se inició a partir del pasado septiembre en Toledo y Cuenca, para seguir hasta final de año en las ciudades de Guadalajara y Albacete.
 

En su haber hállase también la obtención en 1993 y 1995 de los dos primeros premios -concretamente a un cartel y a un cuadro pictórico- convocados por el Ayuntamiento de Almodóvar.
Del análisis y observación de las cuatro obras no tituladas de esta pintora hasta ahora presentes en el Museo de Ciudad Real puede adivinarse en ella una apuesta decidida por el eclecticismo reinante aún en el arte contemporáneo. Así, Pilar Cardó echa mano en estos cuadros de pequeño y mediano formato tanto de la figuración y de la fotografía al natural, como de una cierta abstracción expresionista y de un esquematismo simbólico/conceptual, fundiéndolo todo como si se tratase de piezas de collage ejecutadas con enormes dosis de sutileza, de delicadeza y hasta de misterio.
 
 
Página anterior