Protagonistas
La Comarca de Puertollano

Jaime Hijazi Abencerraje, reelegido presidente de la Asamblea Local de Cruz Roja en Puertollano
“La historia de Puertollano y la de la Cruz Roja siempre han ido unidas”

Isabel Sáez

Lleva en Puertollano desde 1975. Desde entonces, el doctor Jaime Hijazi Abencerraje, especialista en aparato digestivo y originario de Jordania, poco a poco se ha ido identificado con los problemas de Puertollano, hasta el punto de olvidarse casi del de su propio país . Presidente de la Asamblea Local de la Cruz Roja desde 1980, acaba de ser reelegido  por el comité ejecutivo para seguir al frente de esta institución humanitaria que el año pasado cumplió el 90 aniversario de su presencia en nuestra ciudad. Si por algo se caracteriza su mandato es por haber  impregnado un aspecto sanitario en el comité local,  introduciendo por ejemplo charlas dirigidas a padres. Siempre dispuesto a colaborar con la gente que se lo pide, pues la filosofía de esta institución así lo determina (participó con una ponencia sobre el asociacionismo en la reunión de Santa Agueda sobre el cáncer de mama), nuestro protagonista reconoce que siempre hay un techo. “Bendito sea el hombre que conoce sus límites y sus fronteras”, apostilla Hijazi.
Pregunta.- ¿Cómo ha resultado este año el Día de la Banderita el 2 de octubre pasado?
Respuesta.- Se han recaudado casi dos millones de pesetas. La participacipación ha sido altísima porque el año pasado tras la cuestación por los hogares y empresas se recogieron trescientas mil pesetas menos que este año, con lo que la participación va en aumento.
P.- La actuación de las asociaciones en este día anual de colecta es un factor decisivo, ¿no?
R.- La verdad es que sí. En anteriores cuestaciones había mucho voluntario a título individual, pero desde el año pasado pedimos la colaboración de las asociaciones. Digamos que son ellas las que se han brindado y se siguen brindando, con lo que la cosa ha mejorado muchísimo, ya sea por su arraigo popular o su simpatía. Con las Amas de Casa o Santa Agueda se ha conseguido recaudar muchísimo dinero. No podemos olvidar que la Cruz Roja es de todos.
P.- ¿Cómo es la situación del voluntariado en Puertollano?
R.- En la Cruz Roja de Puer-tollano, el voluntariado está formado por un gran abanico, que va desde el joven, el de mediana edad y la gente mayor, pero siempre que hablamos de voluntariado nunca hablamos del anónimo, esa persona mayor (40-60 años) que en cuanto le llamas para cualquier misión, lo deja todo y viene. Son muchísimas las señoras, a las que yo admiro, que ofrecen su voluntad y trabajo, le mandes lo que le mandes. Que nadie me interprete mal por ser elitista,  pero todas ellas son mujeres de altos directivos de la ciudad y que realmente dan ejemplo porque atienden ancianos en sus domicilios a la vez que les asesoran. El voluntario joven sigue trabajando en ese terreno pero más del tipo administrativo. Y luego hay voluntarios para campañas puntuales, cuando existe la necesidad de recabar fondos o alimentos para las catástrofes mundiales. Ellos no están aquí todos los días pero en cuanto los llamas se organiza todo rápido. Están siempre a tu disposición.
P.- En septiembre se elegía nuevo comité ejecutivo de Cruz Roja, del que vd. salió nuevamente como presidente. ¿Cómo resumiría todos estos años al frente de la Asamblea Local?
R.- Como voluntario llevo más de 20 años en Cruz Roja, aunque la presido desde el año 1980. Como presidente jamás me he sentido diferente del resto del grupo. Aquí desde el primer día hemos estado todos como una piña, cohesio-nados. He continuado unas líneas generales de mi maestro directo, D. Manuel Gimeno, de quien aprendí su bondad y entrega a pesar de que no había una línea maestra a seguir que luego nosotros hemos ido forjando. Ese sentimiento hacia los demás, que no caridad sino altruismo y de auténtica humanidad, lo hemos captado de él. Eso sí, siempre hemos sabido respetar la jerarquía y no tomar ninguna decisión sin consultar antes. Es positivo para Cruz Roja que sigamos trabajando juntos y es lo que estamos haciendo. Ha habido también un cambio generacional, se ha renovado el comité, pero seguimos con el mismo objetivo, que es Cruz Roja y los demás.
P.- ¿En qué campaña ha demostrado más  su solidaridad el pueblo de Puertollano?
R.- Sin ninguna duda, en la del Huracán Mitch del año pasado. La gente se ha volcado de una manera impresionante con estos damnificados. Nosotros hemos sido los mejores en toda España. Los números cantan, pues materialmente está demostrado. Aún sigue estando abierta la  “línea Mitch”, seguimos mandando dinero porque, transcurrido un año desde la catástrofe, la reconstrucción de Centroamérica no ha concluido ni mucho menos. Cruz Roja siempre está alerta por lo que pueda ocurrir en cualquier parte del mundo.
 

P.- Entonces está claro que los puertollanenses saben responder ante las situaciones de emergencia.
R.- A la vista está que sí. Sin embargo, también hay gente reticente, aunque eso no nos importa. No nos importa los que no se arriman, sino los que sí lo hacen, a quienes estamos por otra parte agradecidos. Jamás puedes reprochar a nadie que no haya sido generoso ante una situación de necesidad. En Cruz Roja siempre tenemos que estar abiertos a toda la gente.
P.- Después de 90 años de historia de la Cruz Roja en Puertollano, ¿se siguen manteniendo sus mismos principios?
R.- Las sociedades, como los conceptos y valores, cambian, por lo que en Cruz Roja también se ha producido una especie de transformación a fondo. Ahora la Cruz Roja se vuelca hacia adentro con la ayuda a domicilio y el sistema de telealarma. Mucha gente piensa que la Asamblea sólo actúa en las grandes catástrofes, pero también mira hacia adentro con estas actuaciones que son fruto de mi presidencia. Hemos introducido la escuela sanitaria, la escuela de padres o las campañas de juguetes y alimentación. Ahora la Escuela de Padres está en fase planificación porque hemos agotado los temas interesantes que podíamos abordar. Se han fijado unos objetivos para este curso con distintas asociaciones, y ahora veremos su viabilidad, si disponemos de profesionales dispuestos a continuar con la labor que el año pasado iniciamos.
P.- A un año de la apertura del Museo permanente de la Cruz Roja, ¿cómo está siendo su aceptación entre la población?
R.- Es un museo digno de ver porque es único en España. La gente que viene se emociona, pues muchos puertollanenses encuentra raíces en el Museo. No hay ninguna otra ciudad en la que estén tan vinculados el pasado minero y el de la Cruz Roja. El que una persona reconozca en un fotografía por ejemplo a su abuelo es algo que le hace mucha ilusión. Cruz Roja siempre ha estado muy unida a la historia de Puertollano y eso queda reflejado en el Museo.
 
 
Página anterior