Edición mensual - Diciembre 2014 - Colaboraciones

El Carril-Bici que se hizo mayor y se convirtió en Vía Verde

Eduardo Martínez

Nº 251 - Colaboraciones

Imprimir

Después de 20 años qué lejos queda todo, a veces hasta los cronistas olvidan la historia.

Hace unos días fue inaugurada la rehabilitación del tramo del trazado de Vía Verde que desde la Dehesa Boyal se dirige hasta la antigua estación de ferrocarril de Cabezarrubias del Puerto, ampliando y prolongando el ya viejo carril-bici que desde Puertollano llega a la Dehesa Boyal.

El carril bici que hoy une Puertollano con la Dehesa Boyal surgió como compromiso del entonces Presidente de la Diputación de Ciudad Real, Francisco Ureña, quien lanzó esta idea cuando se presentaron los proyectos de reparación de diversas carreteras comarcales que unían Puertollano con la recientemente inaugurada Central Térmica de Elcogas, allá por el año 1994.

El Ayuntamiento de Puertollano había dotado una partida presupuestaria de 6,6 millones de pesetas, poco más de cuarenta mil euros para cofinanciar con la Diputación Provincial el proyecto de carril-bici a la Dehesa Boyal, que en aquellos momentos tenía un coste de 26 millones de pesetas, poco más 130.000 euros. En su trazado de cuatro metros de anchura, salía desde Puertollano por la margen derecha de la carretera de Mestanza, evitando, en lo posible, que fuera pegado a la carretera, quedando separado para evitar accidentes y buscando una mayor seguridad de los ciclistas.

Sin embargo, pasaban los meses y la obra no se ponía en marcha, la Diputación se encontraba enredada en el siempre complejo ámbito legal de las explotaciones mineras, y además el carril-bici en su trazado debía cruzar dos vías férreas de Renfe, una en desuso apenas si planteaba problemas, pero la otra vía férrea que conecta con Repsol planteaba más problemas.

La obra no comenzaba y aquel año 1995 hubo elecciones municipales. Las promesas de carriles -bici se multiplicaron e incluso algún grupo político llegó a plantear en su programa electoral la construcción de un velódromo. Sin embargo pasadas las elecciones el proyecto de carril-bici seguía prisionero enredado en la titularidad de los terrenos y en las diferencias políticas surgidas entre el nuevo Ayuntamiento de Puertollano y la nueva Diputación de Ciudad Real gobernada por el popular Francisco Garrido.

En enero de 1996, cuando el carril-bici seguía sin construirse, visitó Puertollano el director de la Fundación, de .Ferrocarriles Españoles, Carlos Zapatero; (perversas coincidencias en los apellidos) para exponer su propuesta de incluir a Puertollano en el Programa Vías Verdes; como apuesta por mejorar el equipamiento público en base a la recuperación recreativa de las viejas vías ferroviarias.

En aquella época, hace 18 años, la Fundación de .Ferrocarriles Españoles propuso tres alternativas de actuación en tres líneas férreas:

-Puertollano-San Quintín, que abarca los municipios de Puerto-llano, Argamasilla, Almodovar, Villamayor y Cabezarados, y casi 25 kilómetros de longitud.

-El tramo de línea férrea Valdepeñas-Puertollano, a través de Moral, Granátula, Calzada, Aldea.del Rey y Argamasilla, con 76 km.

-Y la tercera opción la línea férrea Fuente del Arco-Peñarroya- Puertollano; que abarca las provincias de Ciudad Real, Córdoba y Badajoz, cuyos 225 kilómetros la convierten en la segunda vía de servicio minero más larga de España y Europa.

Enseguida el Club Cicloturista Caminos y Cañadas organizó la primera pedalada popular "Pro-Vía Verde" después, en mayo de 2007 vendría la segunda pedalada, entre Puertollano-San Quintin, proponiendo el uso de la carbonilla del Terri como opción barata para la recuperación del trazado. La vida a veces es caprichosa. En los años sucesivos, a esta marcha cicloturística le siguieron nuevas ediciones.

Finalmente en la primavera de 1997 la Diputación de Ciudad Real adjudicó las obras de construcción del carril-bici que incluía la construcción de una pasarela sobre el río Ojailen y dos túneles, uno bajo la vía del tren y un túnel posterior que se ejecutó al mismo tiempo que la variante minera. El carril-bici quedó abierto en el verano de ese año, en el que tras la novedad inicial, los ciclistas fueron sustituidos por caminantes. Luego vino más de un año de reparaciones de una construcción que había sido realizada de forma defectuosa. Más tarde fue necesaria una importante labor de concienciación para impedir que el trazado del carril-bici fuese utilizado por vehículos motorizados.

En ese tiempo Sabas Nogales concejal de Medio Ambiente, año tras año, realizaba plantaciones en ambas márgenes del carril-bici para generar suficiente sombra que sirviera de refugio en los largos y soleados días de verano. En pocos meses fueron instalados algunos bancos, recuperando y restaurando los viejos bancos de granito que tiempo atrás sirvieron para el descanso de paseantes en la zona de pérgolas en el paseo del Bosque.

Pero la semilla estaba sembrada y el trabajo continuó, en esos meses mantuvimos varios contactos con la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, en esos contactos conocimos que la expresión "VÍA VERDE" es una marca registrada por la Fundación de los Ferrocarriles Españoles (FFE) en la Oficina Española de Patentes y Marcas en 1994, cuyo uso está legalmente restringido a los itinerarios que discurren sobre antiguas infraestructuras ferroviarias.

En esos contactos, Carmen Aycart, gerente del programa Vías Verdes . nos planteó la posibilidad de desarrollar parcialmente el proyecto de la línea del antiguo trazado del ferrocarril Fuente del Arco-Peñarroya-Puertollano definiendo una actuación desde Puertollano a la aldea de El Horcajo,

Este tramo, con un recorrido de 40,4 kilómetros de longitud, era factible desde el punto de vista técnico según el trabajo de campo realizado por la Fundación, exceptuando el túnel del puerto de Niefla donde habita una colonia de murciélagos, (quirópteros dice el Diario Oficial de Castilla-La Mancha), protegida por la Junta de Comunidades.

Esta vía estrecha desde Puertollano a la aldea de El Horcajo cuenta con un entorno espectacular pero su materalización entonces y ahora es muy difícil, desde el puerto de Niefla hacia el Horcajo ya que parte del trazado discurre por la finca La Garganta, finca cinegética famosa por la polémica sobre el tránsito en los caminos públicos..

En esos momentos, a comienzos del año 2000, supimos que el mayor de los problemas se encontraba en la propiedad de los terrenos, ya que parte del trazado de la antigua línea de ferrocarril discurre por terrenos que son propiedad de particulares. Ese sería durante muchos años el verdadero caballo de batalla, dado que la financiación del proyecto podría realizarse sin dificultades a través del entonces vigente programa europeo de Vías Verdes.

De los terrenos afectados por este proyecto Puertollano-El Horcajo, en sus 40,4 kilometros, un 43 por ciento estaban en manos de la empresa ferroviaria FEVE( Ferrocarriles de vía estrecha), que en casos similares vende a los ayuntamientos implicados los terrenos por un precio casi simbólico. Un 17 por ciento de los terrenos era propiedad del Ayuntamiento de Puertollano, y en este tramo no habría tampoco problemas, mientras que el 40 por ciento restante estaba en manos de particulares, con los que habría que entablar conversiones para solicitar el derecho de paso.

Los 40,4 kilómetros de la posible Vía Verde se componen a su vez de 31,5 kilómetros del antiguo trazado del ferrocarril de vía estrecha de Peñarroya, en desuso y desmantelado; de 4,6 kilómetros del carril bici que une Puertollano con la Dehesa Boyal y de 4,1 kilómetros de recorrido por otras vías, como cortafuegos, caminos rurales y carreteras.

La Vía Verde del Valle de Alcudia tenía 13,6 kilómetros de trazado en el municipio de Puertollano, siendo de propiedad municipal en su totalidad. En Cabezarrubias del Puerto, la vía verde tenía 6,7 kilómetros de trazado, con un 95,8 por ciento de los terrenos del tramo propiedad de FEVE y el 4,1 por ciento restante era propiedad de particulares.

En Brazatortas, donde la actuación tendría 11,5 kilómetros de trazado, el 63,7 por ciento era de FEVE, el 36,2% de particulares. Y en cuanto al término municipal de Almodóvar del Campo, donde los kilómetros de trazado serían 8,5, un 6,7% del tramo era de propiedad municipal y el 93,2% (8.229 metros) de particulares.

En la primavera de 2000, Andrés Usero Moreno un ingeniero técnico industrial de nuestra comarca, apasionado de este ferrocarril publicó en el periódico Lanza, en varias entregas, un estudio sobre la vía estrecha Peñarroya- Puertollano y sus estaciones y apeaderos, ilustrándonos sobre la magnitud de este proyecto en caso de poder materializarse: San Quintín, Villazaide, Almodóvar de Campo, Puertollano, Ojailén, Cabezarrubias del Puerto, Brazartortas-Alcudia, Fuencalien-te-Escorial, El Horcajo, La Garganta, Conquista, El Minguillo, Villanueva de Córdoba, La Jara, Pozoblanco, Alcaracejos, estación de El Soldado, Peñas Blancas, Cámaras Altas, Bélmez, Pueblo del Terrible, Peñarroya-Pueblonuevo, Fuente Obejuna, La Coronada, Granja de Torrehermosa, Azuaga, Estación de Berlanga, Valverde de Llerena, Fuente del Arco.

En esos artículos nos narraba la situación de la estación de Ojailén, cerca de los lugares que hoy día ocupan los lavaderos de ENCASUR dando servicio a barrios de Puertollano hoy desaparecidos Ojailén, Asdrúbal, San Esteban o María Isabel habitados por mineros. Andrés Usero también nos ilustró sobre el impulsor de la vía estrecha Charles Ledoux, que ya había construido un trazado de ferrocarril en Grecia para la entonces todopoderosa Sociedad Minero-Metalurgica Peñarroya., SM.M.P.

Desde los primeros contactos con la Fundación de los Ferrocarriles, han pasado casi 20 años, y en este proyecto ha habido y habrá muchos protagonistas, pero especial relevancia han tenido las personas de Caminos y Cañadas que nunca abandonaron, siempre creyeron en la potencia de este proyecto, que lo han defendido, reivindicado, y con su esfuerzo y sudor, lo han construido, literalmente. En estos días el carril-bici a la Dehesa Boyal oficialmente ha crecido. Se ha convertido en Vía Verde. Pero aún queda mucho por hacer.

Ojala que algún día sea posible recorrer en bicicleta ese trazado de 225 kilómetros que separan a Puertollano de Fuente del Arco. Hoy, para empezar sería bueno que nuestras autoridades se dirijan a los responsables de la página web de "Vías Verdes" para enviarles toda la información, imágenes, trazado, recursos y cuanta información proceda, para que dicha página web usada por miles de visitantes recoja adecuadamente la información sobre esta vía verde.