Edición mensual - Septiembre 2012 - Fiestas Patronales

COLABORACIONES

La oficina de atención al consumidor de la Asociación El Timón cierra sus puertas

Noelia Iñesta Fernández

Nº 244 - Fiestas Patronales

Imprimir

Durante 28 años, la Asociación de amas de casa “El Timón” lleva prestando el servicio de atención al consumidor, pero la falta de pagos por parte de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha llevado a que esta oficina cierre sus puertas por falta de recursos. María de los Ángeles Caballero, presidenta de “El Timón”, confirma que “desde el año 2010 la Junta debe el dinero de la subvención, y con el cambio de gobierno en 2011 no sacaron la convocatoria de subvenciones para el consumo, con lo sin subvención hemos decidido cerrarla porque no podemos afrontar los pagos de alquiler”.

La deuda de la Junta de Comunidades asciende a 8.500 euros, un pago que viene adeudándose desde 2010. Caballero afirma que “hemos hablado con la consejera de la junta y nos dijo que tal y como está la situación lo último que se iba a subvencionar eran los temas de consumo, ya que tenían preferencia los temas de salud, violencia de género…”.

El servicio prestado por El Timón, se diferenciaba del OMIC de Puertollano en que sólo recogían consultas. “La diferencia es que nosotros solo cogíamos consultas. Teníamos un gabinete de abogados a nivel regional que es el Gabinete de la Federación Regional de Aldonza Unae, y nosotros solo recogíamos las consultas. Las quejas y reclamaciones las hacían ellos. Nosotros desde Puertollano solo éramos un vínculo entre la federación y las personas que acudían” explica Caballero.

Pese a la situación económica el Ayuntamiento prestó ayuda el pasado año a la Asociación El Timón y le otorgó una subvención que afrontaba el pago de 5 meses de alquiler. María de los Ángeles Caballero explica “el ayuntamiento el año pasado nos subvencionó 5 meses de alquiler pero entiendo que el ayuntamiento no puede favorecer a las asociaciones. Así que la asociación sobrevive con la cuota anual de 30 euros, el dinero que queda de la lotería y las entradas que se cobran por representaciones teatrales”.

A pesar de que la asociación ha tenido que cerrar su oficina de atención al consumidor, El Timón sigue funcionando como agrupación de amas de casa. Caballero explica que el número de socios ha descendido, pero no tiene nada que ver con el cierre de la oficina sino que “ha descendido desde que no tenemos tantas actividades gratuitas como antes, solo con la cuota de las socias nos mantenemos malamente porque el alquiler son 300 euros” subraya María de los Ángeles.