Edición mensual - Septiembre 2011 - Opinión

Leer las señales

El observador

Nº 238 - Opinión

Imprimir

La vida, como un sueño, tiene su interpretación. Sólo hace falta leer las señales que en el sueño aparecen para interpretar su significado. Lo creamos o no todo lo que nos ocurre es para que aprendamos, las circunstancias que nos rodean son sin duda las más apropiadas para ello. Mientras no aprendamos de las circunstancias, nos encontraremos siempre con lo mismo, hasta que logremos superar esas circunstancias. La ira es algo que no se puede tocar, la ira nos devuelve siempre aquello que rechazamos. La vida no es facil, es una prueba que debemos superar.

La vida no es como la imaginamos, ni como la imaginan los demás. La vida transcurre al margen de lo que pensemos de ella. Solo si abandonamos todo error, lejos de toda forma, nos daremos cuenta del vacío que somos. Estamos llenos de vacío. Comprender la vida es comprender la infinidad de estados que se dan cita en todo momento.

Tenemos que ser libres mentalmente, fabricar nuestro propio sueño. Podemos ser lo que queramos, tenemos la posibilidad de cambiar a cada instante, si cambiamos nosotros también cambian los hechos, pero nos aferramos a nuestra forma.

No debemos permitir que la crisis nos afecte psicológicamente. En todos los tiempos el ser humano ha luchado por la supervivencia, en situaciones más difíciles de las que nos encontramos. Solo se cae lo que está mal construido y aquello que consideramos como esencial no lo es. Sólo permanece lo verdadero. Dejemos que los poderosos moldeen el mundo a su antojo, nuestro mundo no es de aquí.