Edición mensual - Septiembre 2011 - Fiestas Septiembre

Vórtices de luz (Reflexiones sobre la feria y fiestas)

Emiliano Vozmediano

Nº 238 - Fiestas Septiembre

Imprimir

Como si fuera una ciudad de luces, ruidosa, divertida, llena de hombres y mujeres, con sus sonrisas, en medio del barullo espectacular que nos absorbe y llama la atención, así, con los ojos de un niño me dejo impresionar mientras camino con mi familia entre el gentío. Me divierto más aún observando las caras de mis hijas y, de otros niños que, perciben alucinados este mundo soñado y feliz, artificial y loco… Nada mejor que retrotraerse a la infancia y recrear cierto mundo construido a base de sueños, cuya meta es el pasatiempo de pequeños mundos divertidos, recreados dentro de cualquier atracción.

En un mundo que se acerca a la locura, observo con ilusión, pequeñas burbujas que se hacen grandes y, dentro, obtienen el poder de hacer olvidar la dificultad del día a día, con sus sorpresas inesperadas. Mundo de colores y luces, colores con los que la gente expresa su alegría o, sus conceptos de la belleza, que mezclados en una marabunta de personas de todas procedencias ofrecen una sorprendente explosión de variedad humana.

Cultura del pueblo, simple y llanamente. Colaboración y ganas de retener el tiempo un instante, solo un instante, justo lo necesario para devolvernos al ser íntegro, ese que nace de lo más profundo de nosotros, donde la alegría es la reina que ha logrado apoderarse del pensamiento común.

Lo ficticio se materializa, el sueño ahora es real momentáneamente. El giro del tiovivo hace que olvide por un momento la gravedad que me sujeta al suelo. Algunos, para despejarse del miedo gritan y ríen. Bajo el cielo, lleno de estrellas, en un infinito causal, vivimos nuestra imaginación. Pero, para explicarnos eso, sin palabras, ya están los niños, eternos vencedores en la fiesta.

El mundo mágico se ha hecho realidad, globos y sonrisas me recuerdan que sí, a tener el derecho de vivir íntegramente, sin miedo…

Será, como siempre, durante unos días. Música para alimentar nuestro espíritu creativo. Solo podría querer una cosa, que esa energía se abra hacía el futuro destruyendo los muros que impiden que los seres humanos obtengamos, por fin, la misma libertad del aire, del agua o de la Luz que nos baña. Vuelva a nosotros la fuerza que nos lleve hacia prototipos perfectos de Belleza Social, de Justicia y de Igualdad.

Seguro que la aportación, genial, de todos y todas, podrá conducirnos hacia ese mundo que ya, si, habita en nuestros corazones y, que estallará, como los fuegos artificiales… pues, es este uno de sus símbolos sicológicos, estallido, fuerza, luz y color… belleza sobre el fondo de las estrellas, que se desparrama en direcciones geométricas expulsadas con velocidad trazadora y hermosa, describiendo fractales que nos permitirán entrar aún más en el espectáculo de lo impresionante.

Imaginación es la clave del juego, cuanta más capacidad de concentración en este futuro, más posibilidades tenemos de obtenerlo. ¿Por que no intentarlo?

“Escribimos nuestra intención para el futuro en el momento de pensarla... No es que seamos un programa, ya totalmente hecho para describir una trayectoria estática y fija... Somos, como un barco que va por la mar. El barco, somos nosotros. La mar, es el hecho previsto. Nosotros decidimos el rumbo o dirección. Navegamos en un programa ya establecido, pero, podemos optar por decidir la dirección...”

Simplemente, pensar y esperar, que todos y todas aquellos que sientan que revivir lo mejor de nosotros mismos es algo excepcional y aconsejable. Así es posible que podamos plantearnos nuevas metas para afrontar el futuro con las mismas ilusiones que tuvimos durante nuestra infancia y que aún están ahí, latentes, y, esperando la salida en forma de fuego artificial y apoteósico. Ojalá algún día encontremos la libertad plena, pues ese es el Objetivo principal de nuestra estancia en el circuito de la Evolución, para todos los Seres Humanos de este Planeta. También el Mundo empieza en nuestra Ciudad o Pueblo, y, desde ahí podemos poner principio a nuestra fiesta para el conjunto total, en pro de los Otros.

Bienvenidos todos aquellos que aportaran su Luz, pues eso somos esencialmente; viajeros en una onda que también se convierte en partícula, sin dejar de ser Uno en el Todo: Luz para acompañar a los nuestros en un precioso viaje temporal que espero se alargue positivamente en el tiempo. Las mejores sonrisas en nosotros, y sobre todo, en la faz de los niños es una de las metas a conseguir. Y, como en la mejor de las películas de ciencia ficción ¡Que la Fuerza os acompañe!