Edición mensual - Abril 2011 - Provincia

De Lara califica la iniciativa de solidaria e igualadora y destaca que el reparto es justo y equitativo

La Diputación Provincial destinará 900.000 euros para las aldeas de la provincia

La Comarca

Nº 234 - Provincia

Imprimir

“Si hay una noticia al respecto de justificar la existencia de las Diputaciones y que tiene que ver con la manera que se han de equilibrar los territorios, con auspiciar políticas solidarias y con apoyar a los municipios que lo necesitan es el Plan de Aldeas, sin la institución provincial muchas no existirían”. Con estas palabras defendió De Lara el papel de las instituciones provinciales y justificó la puesta en marcha, un año más, de esta iniciativa, mediante el que se invertirán 900.000 euros en las 66 pedanías que hay en la demarcación ciudadrealeña pertenecientes a 25 municipios.

De Lara señaló que en virtud a esta importante actuación se beneficiarán 6.716 habitantes, de los 529.000 que residen en la provincia, por lo que suponen el 1’26 por ciento de la población ciudadrealeña. Indicó que con cargo al Plan de Aldeas se sufragan obras de abastecimiento, saneamiento, alumbrado público, pavimentaciones de aceras, edificios públicos, instalaciones deportivas, equipamiento, ocio, etc. Estima, por tanto, que, de todos los planes que pone en marcha la Diputación quizás sea el más compensador, equitativo y justo, “porque respetamos por encima de todo el derecho del vecino que quiere optar libremente a vivir en un núcleo pequeño”.

El reparto, como explicó, es “justo y equitativo”. Arroja una media de 134 euros por habitante. Comentó, a este respecto, que se asigna una cantidad fija por aldea que asciende a 6.000 euros. También otra por número de habitantes, y otra más que es proporcional a la distancia de cada pedanía respecto a la localidad matriz, que es de la que dependen. A modo de ejemplo, aseguró que la pedanía de San Benito dista 94 kilómetros de su ayuntamiento de referencia, que es Almodóvar del Campo. Y también se utiliza como indicador el número de aldeas de cada municipio.

Así las cosas, el pueblo que menos dinero recibe es Almadenejos por el anejo de Gargantiel (8.905 euros). Y el habitante más privilegiado es el único vecino de Ventillas, por el que Fuencaliente recibe 8.993 euros. De Lara detalló como curiosidad que si al resto de los ciudadanos que viven en la provincia se aplicaran los criterios del Plan de Aldeas, la Diputación tendría que invertir 4.800 millones de euros.

Destacó el hecho de que los ayuntamientos perciban el 80 por ciento del gasto de forma anticipada y que se permitan justificaciones hasta el 30 de junio de 2012. Además, los consistorios pueden justificar inversiones y obras hechas desde el 1 de enero de 2011. Y recordó que en años anteriores los municipios complementaban la inversión aportando entre el 5 y el 25 por ciento del total, mientras que a partir de 2010 únicamente se hacen cargo del 5%.

Además del Plan de Empleo de la Diputación, que despliega ocho millones de euros, el de Apoyo a Zonas Deprimidas, el de ayuda a pueblos de 2.000 habitantes, el de caminos, el de obras hidráulicas, el de mancomunidades, del apoyo al Consorcio del RSU, de los anticipos que se hacen a los ayuntamientos, De Lara entiende que con el de Aldeas se cierra el círculo de la solidaridad municipal. “Lo normal es acudir a los graneros de votos, pero en este caso no pensamos en esa clave porque estamos interviniendo en un plan equilibrador. En definitiva, hacemos lo que tenemos que hacer, lo que tenían que hacer todos, que es ayudar a los que menos tienen y menos pueden, que es discriminar de manera positiva a aquellos que más necesitan de lo público”.

“No primamos en función de criterios bastardos, no excluimos a las aldeas y a los municipios de otros programas, sino que este plan es complementario de la mayoría de los programas que acabo de comentar”, concluyó De Lara.