Edición mensual - Abril 2011 - Opinión

El equilibrio con la vida

El observador

Nº 234 - Opinión

Imprimir

Nadie tiene lo que quiere, nadie quiere lo que tiene. Esta frase describe el sentimiento de insatisfacción en el que todos (la gran mayoría) nos encontramos. Buda insistía en este aspecto de la naturaleza humana. Es verdaderamente difícil encontrar a alguien satisfecho con su suerte. Da igual las vueltas que podamos dar, al final lo importante es nuestra relación con la vida, con la realidad. La realidad, la naturaleza, es como nuestra madre, nos da la vida y nos alimenta. No podemos permanecer en conflicto con ella. Es fundamental encontrar nuestro equilibrio con la vida. Todos los desequilibrios o enfermedades empiezan por ahí, solo si corregimos desde el mismo epicentro desde donde se origina la disonancia cognitiva podemos restaurar nuestro estado de equilibrio natural. No se pueden guardar sentimientos de rencor para con la realidad. No estamos capacitados para juzgar si lo que nos ocurre es buena o mala suerte, pues nuestro conocimiento de la realidad es incompleto, sin duda el universo se desenvuelve como debe.

Ahora más que nunca, nos es fundamental encontrar el equilibrio energético, en esta civilización cuyo principal problema es la energía, acuciada por el desastre nuclear. El petróleo es causa de guerras. No hay duda de que el futuro pasa por las energías alternativas, pero sobre todo por el ahorro energético, no hace falta tanta ostensión. Lo simple es lo mas efectivo energéticamente. Una energía limpia es también una energía sin guerras, sin desastres ecológicos que dejan huella. Una energía que favorezca la vida en este planeta.