Edición mensual - Abril 2011 - Entrevista

Reconvirtiendo el escenario formativo y laboral para la Castilla-La Mancha post crisis

La actual situación económica, aparte de destruir empleo de manera inmisericorde, ha puesto de relieve las carencias formativas que presentan muchos parados en la región. En la Consejería de Empleo, comandada por Paula Fernández, han iniciado una carrera a contrarreloj para adaptar las políticas activas de empleo al nuevo escenario laboral que está surgiendo. Más que nunca hay que aplicar acciones formativas tendentes a la recualificación, poner toda la carne en el asador para que los afectados estén mejor preparados cuando arrecie el temporal. Fernández desgrana para La Comarca todas las medidas que se han iniciado para que la reconversión sea efectiva.

J. Carlos Sanz

Nº 234 - Entrevista

Imprimir

J. Carlos Sanz: Pregunta obligada para quien ocupa la Consejería de Empleo en Castilla-La Mancha. Con unas cifras de parados que superan las 216.000 personas ¿Cuándo se prevé desde el gobierno regional una recuperación paulatina del mercado de trabajo?

Paula Fernández: Es complicado asegurarlo aunque comenzamos a ver que la destrucción de empleo se está ralentizando. Sin embargo, desde que me incorporé a esta consejería llevo diciendo que habremos de esperar a los meses de mayo o junio para percibir un lento crecimiento del empleo neto en la región.

J. C. S.: Ante una crisis tan profunda, con unos efectos tan ingobernables, teniendo en cuenta que no es endémica en Castilla-La Mancha ¿Qué capacidad de acción posee un ejecutivo autonómico para tomar medidas que sean antídotos eficaces para prevenir el desempleo? ¿Cómo valora que el principal partido de la oposición, el PP, focalice en el gobierno regional las culpabilidades de esta crisis?

P. F.: Es muy fácil para el PP responsabilizar al gobierno regional de lo que está ocurriendo en el apartado económico aunque también es una falta de respeto a los ciudadanos. Si de verdad Mª Dolores de Cospedal, líder del PP en Castilla-La Mancha y número dos de esta formación política a nivel estatal, tuviera recetas mágicas para acabar con el desempleo no ocurriría lo que también sucede en comunidades como Murcia o Galicia (gobernadas por el PP) donde la destrucción neta de empleo ha sido mucho mayor que en Castilla-La Mancha.

La pérdida de empleo que estamos viviendo en el país es consecuencia de una crisis bicéfala: por un lado, la crisis que vive el mercado financiero que no ha sido generada por el gobierno de la nación ni por el autonómico, su origen es mundial, y por el otro la crisis del sector inmobiliario consecuencia de haber crecido de forma desmesurada y debido a la reforma de la Ley del Suelo que gestionó el PP cuando gobernó en España, esto hay que decirlo con claridad. Desde que estalló la burbuja inmobiliaria, las mayores pérdidas de empleo se han producido en 2008 y 2009. Estamos comprobando que desde el segundo semestre de 2010, cada mes el desempleo sube a un ritmo menor, es decir, se está ralentizando la destrucción de empleo, se aminora su crecimiento.

Desde la JCCM estamos trabajando en dos líneas: desde la Consejería de Economía y Hacienda, de la mano de empresarios y sindicatos gracias al pacto por Castilla-La Mancha, estamos tomando medidas para dinamizar la economía como por ejemplo la línea PYMES-Finanzas para facilitar algo que las pequeñas y medianas empresas echan en falta como es la circulación de capital. Hay otras acciones como el Aval Castilla-La Mancha y datos positivos como el que el año pasado nuestra comunidad fuera la que más creció en exportaciones, casi un 18%. Estamos ayudando a la modernización de empresas con una vertiente de internacionalización, generamos confianza en las empresas extranjeras y en ese sentido la inversión externa está creciendo bastante en Castilla-La Mancha.

Por otro lado, desde la consejería de Empleo estamos trabajando en dos líneas: aplicar Planes de Formación y Recualificación de los trabajadores porque será imposible que el nuevo mercado laboral que está naciendo tras esta crisis pueda absorber a gente que no está cualificada. En 2010 se destruyeron empleos pero se crearon más de 1.100 contratos netos en el sector aeronáutico, más de 3.000 empleos en el sector de las energías renovables, así como en el ámbito de la dependencia. Son tres ejemplos de sectores generadores de empleo, donde hay que reorientar la formación de algunos trabajadores hacia los mismos.

J. C. S.: Menciona la necesidad de reciclar desde la óptica formativa gente que se quedó en paro para de algún modo ser derivados en otros sectores. ¿No está subordinada esta finalidad al hecho de que exista suficiente demanda de trabajadores en esos sectores emergentes? ¿Cómo se sabe que serían los sectores más aconsejables?

P. F.: No podemos esperar a que exista la oferta en un puesto de trabajo para empezar a formar. Nos basamos en estudios rigurosos de tendencias de mercado, elaborados de la mano de empresarios, y por eso hemos diseñado un Mapa de necesidades formativas en Castilla-La Mancha, rastreando comarca a comarca, viendo las ofertas de empleo, el tejido empresarial instalado, evaluando las demandas de los últimos meses, analizando cada sector de manera exhaustiva. De este modo, hemos evaluado cuáles son las necesidades formativas en cada una de las comarcas de la región por lo que la formación se adecua a estas necesidades y entendiendo que cuando se cree empleo debe haber gente lo suficientemente preparada. Aunque este Mapa es un documento vivo, la formación se planifica anualmente por lo que iremos viendo la evolución de ese mercado de trabajo incipiente.

J. C. S.: En planes formativos, principal puntal de las políticas activas de empleo, el gobierno regional destinará este año 58 millones de euros. Dentro de las distintas acciones me llama la atención los llamados “Planes Experimentales de empleo” ¿En qué consisten? ¿A quiénes van dirigidos?

P. F.: No serán tan experimentales porque la tendencia será a generalizarlos. Para estos programas de empleo se selecciona a un grupo de personas, a petición de una empresa, ayuntamiento u ONG, se plantea una acción formativa experimental, escogiendo a demandantes de empleo, trabajando con ellos en un itinerario formativo personalizado, analizando sus potencialidades, evaluando en el sitio dónde viven cuáles serían las posibilidades de inserción laboral y orientando a cada uno de ellos en función de sus capacidades. Estos planes experimentales de empleo traían aparejado un compromiso de contratación; por ejemplo, cuando se concedía a un ayuntamiento el compromiso alcanzaba un 35% pero nos dimos cuenta que la inserción laboral, cuando se trabaja de forma individualizada, llega hasta el 70% y por eso nos hemos puesto a generalizar estos itinerarios personalizados para llegar al máximo de demandantes de empleo. Se ha puesto en marcha, de forma más genérica, en el paquete de medidas denominadas “Acción Joven” y estamos reforzando las oficinas del SEPECAM con nuevos orientadores.

J. C. S.: En ese sentido, se van a invertir 3,7 millones de euros para modernizar los servicios del SEPECAM con el afán de que sea más eficaz, ágil y adaptado a las necesidades de los demandantes de empleo ¿Cómo se va a hacer todo esto?

P. F.: Hemos pasado de tener 10 orientadores a 200 en toda Castilla-La Mancha para este año. Asimismo, en cada oficina del SEPECAM hemos duplicado el número de Técnicos Asesores de Empleo. Estas personas reciben al demandante de empleo y trabajan con él de forma personalizada, viendo su formación, orientándoles de manera individualizada hacia aquellos sectores donde pueden tener mejores perspectivas de inserción laboral.

Es una forma de trabajar distinta, es la gran vuelta de tuerca que se está dando a las políticas activas de empleo. Se trata de un modelo novedoso y hay que ir implantándolo poco a poco pero entendemos que es trabajo para garantizar un futuro mejor.

J. C. S.: Dentro de las medidas incluidas destaca la promoción de empresas de economía social ¿Por qué es tan importante promocionar esta tipología de empresas?

P. F.: Hemos comprobado que en Castilla-La Mancha todo lo que son cooperativas y sociedades laborales están soportando mejor la crisis y además, en nuestra región, son un potencial importante porque más de 20.000 personas trabajan en esta tipología de empresas. Hay que darles un trato especial en el sentido de ayudas económicas porque son generadoras de empleo, sobre todo en aquellos lugares donde otras empresas no suelen invertir. Este año hemos modificado la Ley de Cooperativas introduciendo novedades como crear la figura de empresa Microcooperativa, que la pueden crear sólo dos personas y que para un determinado ámbito, como el rural, serán generadoras de empleo por las características de nuestra región. Otro modelo sería la Cooperativa Rural; hasta ahora estaba extendido un modelo de Cooperativa Agroalimentaria pero en esas zonas se pueden ofrecer servicios sin crear nuevas cooperativas si no con el respaldo de las ya existentes, abriendo otras líneas de actuación como Atención a Dependencia, es decir, diversificar su actividad y creemos que por la acogida que está teniendo será importante. Sobre todo porque las características de la región favorecen este tipo de empresas, máxime en aquellas zonas donde no llegan otras inversiones.

J. C. S.: En el Mapa de necesidades formativas que se ha elaborado ¿Qué sectores aparecen como los más indicados para generar empleo?

P. F.: Depende de cada sitio aunque hay algo que se repite en cada comarca: los empleos blancos, todo lo ligado a la Ley de Dependencia, un sector generador de empleo y que demanda profesionales cualificados. También, todo lo relacionado con el medio ambiente en su más amplio sentido desde producción de Biomasa para energía térmica, tratamiento de residuos de aguas, etc. Se trata de un sector que demanda nuevos profesionales así como el de las Tecnologías de la Información y Comunicación. Luego, hay comarcas específicas donde se requieren especialistas en el sector agroalimentario, otras en comercio exterior y algunas como la comarca de Puertollano cuyo tejido industrial requiere de personal cualificado en tecnología industrial, energías renovables, etc. También, polos aeronáuticos como Albacete e Illescas. En total, hemos estudiado a fondo 43 comarcas, hemos dividido la comunidad en tantas zonas como oficinas del SEPECAM tenemos por lo que es un estudio muy atomizado y que nos da información muy precisa.

J. C. S.: Castilla-La Mancha presenta unos niveles de desempleo muy elevados en el colectivo juvenil. ¿Qué carencias existentes se han encontrado como factores que agraven este porcentaje y qué medidas se han diseñado desde la Consejería de Empleo?

P. F.: El desempleo juvenil es lo que más nos está ocupando en los últimos meses. Contamos con una tasa de paro juvenil del 43% y este porcentaje precisa de un análisis cuidadoso. Cuando se analiza el grado de formación que poseen muchos jóvenes desempleados resulta que un 50% abandonó la ESO, que no tienen otra formación porque encontraron un trabajo fácil aunque precario en la construcción o empresas relacionadas. Hemos iniciado una campaña muy potente dirigida a estos jóvenes, pese a que el PP nos haya acusado de ofrecerles el volver a la escuela, dándoles la oportunidad de que se formen para volver a emplearse. Así, estamos trabajando con la Consejería de Educación para organizar cursos a través del SEPECAM y poder examinarlos en los Centros de Adultos, además de líneas de becas para estos jóvenes que no tengan la ESO y posean cargas familiares. Sería comparable a un Plan de Choque para que muchos consigan la titulación de ESO en poco tiempo; también, el 30% de los desempleados jóvenes poseen la ESO pero carecen de otra cualificación por lo que aparte de que puedan participar en la oferta formativa del SEPECAM, les hemos diseñado un programa específico denominado “Formación Dual” que contempla prácticas no laborales en empresas y dirigidas a que puedan obtener el certificado de Profesionalidad correspondiente.

Por último, el 20% restante de jóvenes en paro poseen cualificación y para ello ponemos en marcha el programa “Primer Contrato” donde hemos sacado una oferta de 1.500 plazas para que los empresarios que así quieran contraten prácticamente a coste cero a estos jóvenes. A las empresas, desde la JCCM, se les subvenciona con hasta 6.000 euros un contrato en prácticas durante seis meses. Estamos recibiendo más de 2.000 solicitudes lo que demuestra que los empresarios confían en el gobierno regional y a partir de ahí evaluaremos cuáles son las especialidades que más demandan.

J. C. S.: También dirige la Consejería de Igualdad. Entroncando esto con el problema del empleo, el paro afecta en mayor medida a las mujeres que a los hombres en nuestra región ¿Por qué se habla tanto del emprendimiento para el ámbito femenino como una posible solución?

P. F.: Un matiz importante; en todas las políticas activas de empleo financiadas por fondos públicos ha de haber una participación paritaria y proporcional al número de desempleados inscritos. Por otro lado, nos hemos dado cuenta que en los países anglosajones el autoempleo tanto en jóvenes como mujeres es una forma de buscar una salida profesional cuando se ha terminado la formación, algo que en nuestro país no suele ocurrir, no existe esa cultura de emprendimiento y nos hemos propuesto fomentarla. Sucede que hay buenas ideas, se dispone de subvenciones para poner en marcha un proyecto pero fracasa porque no hay formación empresarial para materializarlo. Este año desarrollaremos cuatro Talleres Piloto de Empleo para formar a emprendedores y en concreto, en Puertollano, por aprovechar las sinergias del programa municipal “Tú vales, tú puedes” hemos decidido que sea sólo para mujeres mientras que los otros tres serán de participación mixta.

J. C. S.: ¿Qué otras acciones para estimular el empleo femenino se están haciendo?

P. F.: La igualdad es irrenunciable para este gobierno y por eso hemos aprobado leyes y medidas para fomentar la igualdad desde el inicio de la autonomía. Fuimos la primera región con una Ley de Prevención de malos tratos, el pasado noviembre se aprobó una Ley de Igualdad que es importante para fomentar el empleo femenino pues obligamos a la participación equitativa de hombres y mujeres en las acciones formativas públicas, facilitando la formación con becas específicas de educación para aquellas mujeres que eligen una Formación Profesional en sectores donde no participan habitualmente como el técnico o industrial.

También, colaboramos con el Instituto de la Mujer para que las empresas pequeñas tengan sus planes de igualdad otorgando la Q de calidad. Asimismo, se realizan muchas campañas de sensibilización porque es verdad que las mujeres tienen más desempleo en ciertas actividades pero en los últimos años más de 200.00 mujeres se han incorporado al mercado laboral de la región y desde el 2007 hasta hoy el 80% de los empleos nuevos han sido ocupados por mujeres. Por tanto, hay datos esperanzadores porque partíamos de muy atrás.

J. C. S.: Todo este esfuerzo para reconvertir la formación de la gente parece una carrera contrarreloj para que la crisis no nos deje rezagados ¿Confía en la efectividad de lo que se está haciendo ante una crisis tan mutable?

P. F.: No sólo confiamos si no que vemos cómo las medidas dan buenos resultados, se trabaja en el camino adecuado porque apostamos por sectores emergentes, mantenemos actividades tradicionales pero acometiendo una modernización, etc. Hay que apostar por lo nuevo, estamos haciendo los deberes y echamos de menos que el PP no haya estado codo con codo con nosotros. Hemos debatido en las Cortes Regionales sobre empleo más de 16 veces esta legislatura y las resoluciones del PP no apuestan por nada nuevo, no terminan de concretar sus propuestas, no detallan las medidas cuando, en cambio, el gobierno regional las ha diseñado con las asociaciones de cada sector. Eso lo hemos sufrido durante toda la legislatura, el PP se ha aprovechado de la situación dura y terrible de la crisis, del drama de los parados para intentar conseguir el poder y querer ganar unas elecciones. Esa actitud no es buena para Castilla-La Mancha porque pasa factura.